Luto deportivo

Por Ana G. Hernández

Cancha polideportiva vacía. Foto: El Baluarte de Cádiz.

Cancha polideportiva vacía. Foto: El Baluarte de Cádiz.

No se cómo expresar mi malestar después de conocer que ni el Brihuega FS ni el CEBA Guadalajara seguirán adelante con sus proyectos deportivos que, por un lado, llevó a los briocenses a Primera División y que, por otro, mantuvo a los morados en LEB Plata como uno de los equipos fuertes de esta categoría. Como muchas veces antes, el dinero ha echado por tierra lo que estos equipos se han ganado en sus respectivas canchas.

Y es que, hasta hace apenas unas semanas, los equipos de la provincia prometían una futura temporada inolvidable. Mientras el Deportivo Guadalajara y el CEBA se jugaban el ascenso con más o menos posibilidades de conseguirlo, el BM Guadalajara conseguía mantenerse en Liga Asobal Bauhaus y el Brihuega celebraba la consecución de un ascenso histórico a la máxima categoría del fútbol sala nacional. Nada más lejos de la realidad. El deporte guadalajareño parecía contar con una salud envidiable, aunque seguía arrastrando un problema endémico de salud universal: la falta de asistencia a sus campos y pabellones. Eso por no hablar del eterno galimatías del dinero. Como toda empresa, además de no tener pérdidas, debe pagar a sus trabajadores. Y ni CEBA, ni Depor, ni BM Guadalajara han ido al corriente de pagos la pasada campaña, a pesar de que poco a poco vayan arreglando estos impagos.

Dos rompecabezas que año tras año van unidos de la mano. Ninguna empresa quiere invertir en un negocio que apenas tiene clientes. Sin ir más lejos, el Brihuega apenas contó con un centenar de socios la temporada pasada. Por no mencionar el aspecto del Palacio Multiusos en los partidos del CEBA. Por su parte, el BM Guadalajara se tuvo que refugiar en el David Santamaría para que las 500 personas, que acuden a sus partidos, hagan caldera y se oiga algo más que el correr de los jugadores sobre el parqué. Mientras, el Depor apenas movilizó a la ciudad en los dos partidos de play-off que se disputaron en el Escartín, sin hablar de que durante la temporada se reunían a orillas del Henares un millar de personas.

La Zorra Alkarreña, fiel a sus colores. Foto: youtube.

La Zorra Alkarreña, fiel a sus colores. Foto: youtube.

Desde mi punto de vista la explicación de estos guarismos es clara, el aficionado guadalajareño al deporte está cansado de ilusionarse con un equipo que le puede dar la espalda en cualquier momento con el tema dinero como principal causante de todos los males. Pasó con el CB Guadalajara y con el Avirresa en los 90, con el Gestesa entrado el nuevo milenio y con el Depor después del tan ansiado ascenso a Segunda División. Ya fuera por malas gestiones por parte de la directiva, por ser incapaces de pagar el canon o por no conseguir un patrocinador que solventara todos estos males, lo cierto es que el dinero siempre es el protagonista de los desastres deportivos alcarreños.

Un dinero que no llega porque al guadalajareño de a pie no le interesa ese equipo y no le interesa porque sabe de primera mano que en un futuro ese equipo le va a defraudar. Luego siempre hay excepciones, como La Zorra Alkarreña, que se mantiene fiel a su equipo contra viento y marea. Este semana escribía Rubén Uría en la web de Eurosport: “Los hinchas defenderán a su Valencia siempre: los presidentes, los entrenadores, los agentes y los jugadores pasan y la afición se queda. Quizá por eso, porque los sentimientos siempre permanecen, los hinchas merecen un club más profesional y transparente, porque aunque las acciones no son suyas, el Valencia no existiría sin ellos”. Quiten Valencia y pongan Guadalajara y añadan que en Guadalajara la afición no está dispuesta a ningún desengaño más. No es que no está dispuesta es que directamente muchos clubes ya han dejado de existir para ellos.

Anuncios

Un pensamiento en “Luto deportivo

  1. Políticamente correctísimo, los patrocinadores de nivel no aparecen, es cierto (Guadalajara no les parece rentable) y los emprendedores, tan de moda y tan apoyados por estos gobiernos, no arriesgan. La afición es escasa y cómoda, crisis aparte. Y las instituciones (que no las nombras) están solo a ganar elecciones y perpetuarse, sin arriesgar en equipos de élite, que a medio plazo son rentables: impulso de cantera, publicidad ciudad y turismo deportivo (del que tanto habla el sr Eladio) y como las instituciones no arriman el hombro(o no pueden) y las empresas tampoco, el entusiasmo solo no basta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s