Nuestro Monte del Calvario

Las obras del Hospital en una fotografía tomada el pasado miércoles, 15 de junio de 2015 // Foto: ANP

Las obras del Hospital en una fotografía tomada el pasado miércoles, 15 de julio. // Foto: ANP

Por Álvaro Nuño

El martes pasado, mi compañera, Concha Balenzategui hablaba en este mismo blog de los gestos que ha percibido tras el convulso periodo electoral. Coincido con ella en que fue todo un detalle por parte del presidente regional, Emiliano García-Page, venir al Palacio del Infantado a la toma de posesión de los cargos alcarrreños de la nueva administración regional -Araceli Martínez como directora del Instituto de la Mujer y de Alberto Rojo como delegado de la Junta en Guadalajara- en un acto abierto y sin el cordón policial que rodeaba a la señora Cospedal cada vez que nos visitaba. Pero creo que hay tanto que hacer por delante en esta región que ya es hora de ir guardando la moqueta y el oropel, remangarse la camisa y ponerse manos a la obra.

Y en ese aspecto creo que lo tiene relativamente fácil el señor García-Page en Guadalajara de por dónde empezar. Hay una infraestructura primaria, sin duda uno de los servicios mas utilizados por toda la población y símbolo de los recortes sufridos en la pasada legislatura, cuya reanudación seguro que sería vista por todo el mundo, no sólo como un gesto de cara a la galería, sino como un verdadero acontecimiento que simbolizaría, sin duda, un cambio de rumbo en las políticas de la Junta en Guadalajara: ¡Señor Page, ponga de una vez en marcha las grúas del Hospital!

Todos en esta ciudad y en esta provincia sabemos lo que ocurrió. No fue el Partido Popular el culpable de paralizar esas obras al llegar al gobierno en mayo de 2011. Fue el gobierno del socialista de José María Barreda el que no pagaba a las empresas concesionarias de las obras. Y estas se hartaron y las dejaron exactamente como están ahora mismo. Como se dice popularmente, el PP se encontró con el pastel. Pero, a pesar del tiempo transcurrido, no nos hemos acostumbrado a ver esas cinco grúas como mástiles de un gran barco fantasma sin velas, mecidas sólo al albur de los vientos. Nos lo prometió a todos en su programa electoral; concretamente en el punto 426: “Nos comprometemos con la reanudación de las obras iniciadas de ampliación del Hospital de Guadalajara”. ¡Pasar del dicho al hecho sí que sería todo un símbolo!

El Consejero de Sanidad, visitando las obras del aparcamiento el pasado 17 de junio // Foto: Sescam

El anterior Consejero de Sanidad se despidió visitando las obras del aparcamiento el pasado 17 de junio // Foto: Sescam

El abandono de esas obras supuso, primero, el descalabro de una administración, la del Partido Socialista, que se dedicaba en su última legislatura a prometer cosas que sabia que no podía cumplir, a firmar facturas que sabía que no podía pagar. Y las de las obras del Hospital debían ser muy gordas (había otras más pequeñas y de eso fui testigo en primera persona, pero es otra historia). Pero la inoperancia se mantuvo con el Partido Popular y sus sufridos recortes. Tuvo cuatro años el alcarreño de Madrid José Ignacio Echániz, a la sazón consejero de Sanidad,  para mover de nuevo esas grúas, pero no lo consiguió ni un milímetro (obviando el último paripé poselectoral de echar una capa de asfalto en los futuros aparcamientos). Ahí siguen, simbolizando una crisis que afecta a lo más básico, el servicio sanitario. Nuestro particular Monte del Calvario, con sus cruces de hierro y todo.

Lo dicho señor Page, si es cierto que la señora Cospedal dejó pagadas todas las deudas de la Junta y confiamos en su palabra, empiece por el Hospital. Los miles de ciudadanos que hemos visto con desesperanza durante cuatro años esas grúas, se lo agradeceremos.

El Presidente regional junto a los altos cargos de Guadalajara en la Junta // Foto: guadalajaradiario.es

Y aunque es pleno verano y hace mucho calor, no me resisto Señor Page a recordarle algunas de las 820 medidas del programa electoral del Partido Socialista que hacen referencia a nuestra provincia, por si pudiera ir adelantando trabajo a las consejeras de Guadalajara y al resto de su equipo. Tiempo tendremos de evaluar su desarrollo dentro de seis meses, tal y como el propio programa promete, “por un foro ciudadano que represente a toda la sociedad”.

  • 154.- Demandar al Gobierno de España un Parador en Molina de Aragón que ofrezca un número de habitaciones y servicios complementarios acorde con la demanda de servicios turísticos presentes y futuros en la zona. El Señorío de Molina de Aragón tiene importantes recursos turísticos para convertirse en un polo de gran valor.
  • 220.- Instaremos a la Administración del Estado a implantar y mejorar el transporte de Cercanías ferroviarias en el Corredor del Henares.
  • 232.- Recuperaremos los servicios de Ciudad Directo diario en ambos sentidos entre las 7 principales ciudades de la región.
  • 233.- Potenciaremos el transporte público en el entorno metropolitano de Guadalajara, introduciendo sistemas de tarificación unitaria con el transporte urbano.
  • 234.- Impulsaremos la mejora del transporte público de los municipios del Corredor del Henares con Madrid posibilitando una comunicación más rápida y directa.
  • 235.- Coordinaremos con la Comunidad de Madrid la potenciación del uso del Abono Transporte y su posible ampliación a otros municipios y servicios.
  • 286.- No a la fractura hidraúlica o fracking. Declararemos a Castilla-La Mancha libre de fracking y pararemos los proyectos de exploración en la región, suspendiendo las autorizaciones concedidas por tratarse de una técnica de extracción de hidrocarburos agresiva con el medio natural y rural.
  • 290.- Vamos a apostar porque la Central Nuclear de Trillo no prorrogue nunca su vida activa más allá de la expiración de su licencia, aunque entendemos que el debate sobre energía nuclear es un asunto que debe dirimirse a nivel del Estado.
  • 291.- Fomentamos la sustitución de la Central Nuclear de Trillo por otras de generación eléctrica con energías de origen renovable o no contaminantes aprovechando toda la infraestructura eléctrica de evacuación existente en la actualidad.

Entrepeñas y Buendia acumulan en estos momentos 454 hms2. // Infografía: Río Tajo VIVO (Facebook)

  • 298.- Ley regional para defender el agua de Castilla-La Mancha y la necesidad de informe preceptivo ante cualquier transferencia de agua que pudiera plantearse a otros territorios (clara alusión al trasvase Tajo-Segura).
  • 299.- Reforma de todos los planes hidrológicos de la región (“Tenemos como objeto asegurar las reservas suficientes en la cabecera del Tajo para cubrir las necesidades de la cuenca y garantizar el desarrollo económico y turístico de la cabecera”).
  • 316.- Reclamaremos del Estado una deuda histórica relacionada con la derivación de agua a través del acueducto Tajo-Segura, lo que ha originado una pérdida de riqueza para Castilla-La Mancha.
  • 370.- Declaración de Castilla-La Mancha como territorio libre de Fracking (el programa del PSOE repite con insistencia este punto)
  • 428.- Volveremos a poner en pleno funcionamiento los Centros de Especialidades, Diagnóstico y Tratamiento (Azuqueca de Henares).
  • 573.- Reabrir las escuelas rurales cerradas en este último periodo y garantizar la apertura de la escuela allí donde haya un mínimo de cuatro niños en edad de escolarización obligatoria (en la provincia hay cerradas 10 con estas premisas).
  • 597.- Resolver el problema de servicio educativo con un Plan Básico de Infraestrucuturas, como es el caso de Yebes, que afecta a  600 chicos menores de 16 años, el municipio mayor de España sin colegio.
  • 639.- Nuevas infraestructuras en el campus de Guadalajara de la Universidad de Alcalá de Henares, con especial atención a los Parques Científicos y Tecnológicos.
Anuncios

5 pensamientos en “Nuestro Monte del Calvario

  1. Una pequeña matización a eso de “todo el mundo sabe lo que ocurrió” y al “no fue el PP el culpable de paralizar las obras”… El que fuera consejero de Sanidad, Fernando Lamata, nunca negó que había problemas de pago, pero las obras continuaban hasta el 22 de julio de 2011. Ese día se firmó el acta de replanteo que paralizaba definitivamente las obras del hospital. Cospedal llevaba exactamente un mes como presidenta de la Junta. Es decir, la empresa constructora no abandonó. Fue el gobierno de Cospedal el que canceló el proyecto al mes justo de tomar posesión.
    De hecho, en los presupuestos regionales de 2013 el gobierno de Cospedal puso una partida de 8 millones de euros para obras del hospital de Guadalajara. Siendo evidente que las obras no iban a retomarse, el PSOE medio preguntó, medio acusó, al gobierno de Cospedal si ese dineral era para indemnizar a la empresa por la rescisión definitiva del contrato de obra. El PP y la Junta nunca lo negaron, desmintieron o matizaron. Tampoco lo explicaron. Simplemente no respondieron.
    Y todavía más: luego el gobierno de Cospedal y el PP empezaron a decir que había que “redimensionar” el proyecto original del nuevo hospital. Es decir, hacer otro proyecto más pequeño, no retomar el que se habían encontrado en marcha.

  2. Independientemente de cuándo se firmara el acta o la rescisión formal del contrato, todo el mundo podía ver en la primavera de 2011 que cada vez había menos trabajadores y no se movía un ladrillo Ya antes de que llegara Cospedal, era evidente que las obras del Hospital no avanzaban.

  3. Ya, Concha, pero la diferencia es que el gobierno anterior a Cospedal no renunció nunca a que las obras continuaran, mientras que Cospedal lo puso por escrito y lo firmó al mes de llegar al poder. Podría haber seguido negociando con la constructora una ampliación de los plazos de la obra, un aplazamiento de los pagos, etc. Sin embargo, prefirió renunciar a seguir la obra y pagó ocho millones de indemnización por hacerlo. La diferencia es evidente. Además, y sobre todo, ¿qué intenciones de continuar con una ampliación de
    Hospital iba a tener alguien que ni
    siquiera ha tenido a pleno rendimiento la infraestructura que había? No olvidemos que Cospedal ha tenido cerrada permanentemente una de las nueve plantas? La realidad, nos pongamos como nos pongamos, es que el Hospital de Guadalajara le ha importado un pimiento a Cospedal, a Román y a todos los del PP de Guadalajara mientras han gobernado Castilla-La Mancha, a diferencia de lo que va a pasar a partir de ahora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s