Los Centros de Interpretación y el refranero

El Parque Natural del Alto Tajo cuenta con cuatro centros de interpretación. // Foto: M.P.

El Parque Natural del Alto Tajo cuenta con cuatro centros de interpretación. // Foto: M.P.

Por Marta Perruca

A estas alturas de la vida, una va asumiendo que aunque el refranero popular sí tiene todas las respuestas, no necesariamente tiene por qué llevar razón. Por ejemplo, existen dichos perversos como: “menos da una piedra”, “menos es nada” o “a falta de pan, buenas son tortas”,  que nos explotan en la cara  en muchos de nuestros empeños y empresas. Se trata de esa última frase lapidaria que casi nos obliga a conformarnos con algo que no llega, ni de lejos, a lo que necesitaríamos o consideraríamos óptimo, pero “es lo que hay” y “menos es nada”.

Y el caso es que, aunque a todas luces algo siempre va a ser más que nada, si necesitamos pan y nos dan tortas, esas tortas serán más que nada, pero no nos sirven.

Me quedé estupefacta cuando llegó a mis manos el calendario de apertura de los Centros de Interpretación del Parque Natural del Alto Tajo, de este verano. Probablemente, muchos se preguntarán, ¿pero han estado abiertos? Y la respuesta podrá ser afirmativa, pero abrir seis días al año y nada, para mí, es lo mismo, y más si no se realiza una campaña de información efectiva para que, al menos, los visitantes que se encontraban en nuestro territorio durante esas fechas pudieran haber disfrutado de una visita que tienen vedada los turistas que se acercan aquí durante el resto del año.

Concretamente, y en lo que respecta a los centros del Parque Natural del Alto Tajo, el de Zaorejas ha abierto ocho días, entre julio y agosto; Corduente y Checa, seis en agosto y Orea, cuatro.

Calendario de apertura de los centros de interpretación de este verano.

Calendario de apertura de los centros de interpretación de este verano.

Pero voy adelantando que hoy me he puesto frente al ordenador para ser portadora de buenas noticias, lo que por otro lado, tengo que admitir que me encanta, porque me tocó ser  la primera en informar sobre el cierre indefinido de estos centros, en 2011 y, casualidades del destino, hoy puedo decir que volverán a abrir sus puertas.

La empresa pública, Geacam, se hacía cargo de su gestión durante dos años y su propuesta del año pasado ya me resultó irrisoria. Entonces, los centros de Corduente y Zaorejas abrieron del 19 de julio al 7 de septiembre, únicamente los fines de semana (un total de 18 días);  Checa y Orea lo hicieron en el mismo periodo de tiempo, pero fines de semana alternos (nueve días cada uno). Mandayona abrió del 15 de agosto al 14 de septiembre, sólo los fines de semana (once días) y Pelegrina del 20 de septiembre al 10 de noviembre (16 días).

En el territorio del Geoparque, esta apertura estival pasó sin pena ni gloria entonces, cuando abrieron muchos fines de semana del verano, que no todos, y con más motivo, ahora. Los establecimientos hoteleros y hosteleros de la comarca,  principales prescriptores turísticos, después de la Oficina de Turismo, no tenían ni idea, con lo que, teniendo en cuenta la escasa oferta de días, si alguien llegó a visitar alguno de ellos  fue por casualidad.

Estos centros cerraron sus puertas en 2011, con motivo de la crisis, cuando se puso de moda la palabra austeridad y se impuso el criterio del cerrojazo a todo aquello que no resultara rentable. Y, seguramente, esos centros, levantados en aquella época de grandes presupuestos y proyectos megalómanos, resultaran caros de mantener, pero estoy convencida de que podrían ser rentables si se lleva a cabo una buena gestión de los mismos.

Los centros de interpretación deben ofrecer algo más que una visita interesante. // Foto: M.P.

Los centros de interpretación deben ofrecer algo más que una visita interesante. // Foto: M.P.

De esta manera, tendrían un efecto dinamizador en la economía de este territorio si, por ejemplo, además de ofrecer una visita interesante, actuaran como centros de recepción de visitantes y fueran capaces de dirigir al turista hacia los distintos establecimientos hosteleros y comercios de la comarca. O si se centralizara desde ellos la oferta de actividades de ocio y aventura que se pueden desarrollar en los distintos puntos del Geoparque. Además, cuentan con instalaciones suficientes para programar un calendario de actividades, que podría atraer a distintos tipos de público a esta comarca.

Tampoco sería descabellado que se reservara una zona de tienda, que pudiera servir de escaparate para que los artesanos y productores locales pudieran vender sus productos y desde donde, además, se pudieran comercializar distintas propuestas de merchandising del Parque Natural y el Geoparque.

Decía al principio que no tengo demasiada fe en el refranero popular, porque creo que, aunque tenga todas las respuestas, a menudo, éstas no son ciertas. Y es que si, ante esos pocos días que han abierto los centros de interpretación durante los dos últimos años alguien dijera “menos da una piedra”,  se le podría decir que, en esta provincia y, con especial significado en el Geoparque y en el Parque Natural del Alto Tajo, las  piedras nos han legado unos impresionantes paisajes, que a su vez, han condicionado una gran biodiversidad, incluso los lugares donde se han asentado los poblamientos humanos de las distintas civilizaciones que han pasado por aquí, desde la prehistoria y, por lo tanto, también nuestra historia y cultura. Ahora pretendemos que sean motor de desarrollo de esta comarca deprimida, por lo que podemos decir que las piedras, aquí, nos lo han dado todo.

Los centros de interpretación deben ser una pieza fundamental del engranaje de esa maquinaria y era un despropósito que estuvieran cerrados.

Sin embargo, comentaba al principio, hoy no me he sentado a escribir con la intención de lamentarme, sino de compartir buenas noticias, porque, afortunadamente, tal y como he podido saber, en 2016 los centros de interpretación volverán a abrir sus puertas de manera continuada y eso representa una oportunidad de hacer las cosas de otra manera. Precisamente, creo que  ese debe ser el objetivo ahora, porque de poco servirá retirar los candados de estos centros si la iniciativa no va respaldada de un buen proyecto, enfocado a obtener la rentabilidad que en 2011 no supieron ver.

No obstante, hoy sólo puedo alegrarme de que otro de los motores de esa maquinaria vaya a ponerse en marcha.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s