Juego de Tronos

Imagen de la Sierra de Caldereros con el Castillo de Zafra al fondo. // M.P.

Imagen de la Sierra de Caldereros con el Castillo de Zafra al fondo. // M.P.

Por Marta Perruca

A estas alturas, todavía me sorprendo de lo rápido que avanza todo y los cambios que ha experimentado nuestra vida cotidiana, casi de un día para otro. Cómo las nuevas tecnologías han llegado, revolucionándolo todo: nuestra manera de relacionarnos con los demás, de buscar información, consumir productos e, incluso, de garantizarnos nuestro entretenimiento.

Ahora no importa tanto lo que figure en la parrilla de los distintos canales de televisión, porque si lo que hay no te convence puedes disfrutar de una amplia oferta on line, a cualquier hora.

Recuerdo que me prometí a mi misma no volver a aficionarme a ninguna otra serie de Internet, después de asumir que no estaba preparada para ello. La realidad es que nací en un tiempo en el que sólo se veían dos canales y no teníamos otra opción que esperar hasta la semana o el día siguiente para disfrutar de otro capítulo, pero no importaba demasiado, porque se trataba de series que habían repuesto mil veces como “Verano azul”, “Se ha escrito un crimen”, “V”, “Vacaciones en el mar”, “Mac Gyver”, “Las chicas de oro” y, más tarde, “Los Simpsoms” y ya nos sabíamos todos los capítulos de memoria. Ahora la respuesta está a sólo un click de distancia y es muy difícil resistirse: sobre todo si el episodio en cuestión tiene uno de esos finales diseñados con premeditación y alevosía para dejarte en vilo toda la semana…

Me negué en redondo la primera vez que mi hermano me habló de aquella serie y más  cuando me aseguró que el primer capítulo bastaba para engancharse. No se me quitaba de la cabeza el día en que probé con “Isabel” y no fui capaz de parar hasta que acabé con la primera temporada… Pero me contagié de aquella gripe y no tuve más remedio… Y así empecé a aficionarme a “Juego de Tronos”, que después de cinco temporadas se ha convertido en todo un fenómeno de la pequeña pantalla.

En aquella época de dos canales habría sido impensable que los paisajes de nuestra comarca olvidada pudieran servir de escenario para rodar nuestra serie americana favorita, a no ser que se tratara de una de las fantasías de esas tardes de verano, cuando soñábamos con ser astronautas o estrellas del rock.

Escarpes de Caldereros. // M.P.

Escarpes de Caldereros. // M.P.

La Sierra de Caldereros configura un paisaje sublime en el que se alternan los escarpes rocosos con extensos páramos y las rocas construyen monolitos de formas imposibles. También llama la atención su particular colorido, a veces rojizo, otras, rosáceo e incluso me atrevería a decir que algunos escarpes emergen en forma de crestas de cierto color azul verdoso. Presidiendo todo ello se levanta el castillo de Zafra, sobre una roca.

Visita guiada siguiendo la Geo-ruta 10 por la Sierra de Caldereros. // Foto: M.P.

Visita guiada siguiendo la Geo-ruta 10 por la Sierra de Caldereros. // Foto: M.P.

Siempre me pareció un lugar especial, pero el hecho de encontrarse fuera de los límites del Parque Natural, donde la despoblación de esta comarca es todavía más acusada, relegó a este paraje al anonimato hasta que los molinos quisieron instalarse allí. Entonces,  una asociación cultural promovió su declaración como Monumento Natural, lo que ocurría en 2005. Sin embargo, no se puede decir que este episodio le confiriera la popularidad de otros parajes, ni siquiera los esfuerzos realizados por el Geoparque, que trazó y señalizó una Geo-ruta y ha celebrado numerosas visitas guiadas a la zona, consiguió atraer a los visitantes hasta aquí. Tampoco se pude decir que los esfuerzos por promocionar este lugar hayan caído en saco roto, porque de otra manera quizá los ecos del castillo de Zafra y la Sierra de Caldereros jamás hubieran llegado a la productora HBO, de Juego de Tronos.

Son estos nuevos tiempos frenéticos, que no necesitan embajadores, ni apoyo institucional, porque Internet es ese gran escaparate en el que no hay nada demasiado pequeño u olvidado si es fácil de encontrar en la red y se adapta a lo que alguien necesite.

En estos tiempos, además, no es fácil guardar un secreto y, a estas alturas, todos los seguidores de la serie parecen bastante seguros de que el Castillo de Zafra se convertirá en la Torre de la Alegría, en las Montañas Rojas del Reino de Poniente donde parece ser que se revelará la estirpe de Jon Nieve.

El castillo de Zafra no ha sido más que señalado por la productora y ya ha alcanzado más popularidad que con todas las acciones que se hayan podido desarrollar desde aquí.

Ahora el ambiente anda revolucionado y corren los rumores por los corrillos. La comarca de Molina de Aragón espera impaciente esas últimas semanas de septiembre, cuando se comenta que se desplazarán hasta aquí unas 500 personas. Se dice que han reservado en diversos alojamientos, desde Calamocha, en Teruel, hasta Molina de Aragón y que desde la productora se han quejado de que los estándares de calidad no se ajustan al lujo que demandaban. Una no puede evitar acordarse del Parador, aun consciente de que la marabunta del Juego de Tronos pasará y no sabemos muy bien cuando nos volveremos a ver en otra similar ¿Y qué ha sido del Parador? Antes de las elecciones recuerdo haber visto a los obreros trabajar removiendo tierras, pero hace tiempo que parece que no hay demasiado movimiento por allí.

Y eso es, precisamente, lo que no debería permitirse. Que un acontecimiento como este, que nos ha puesto en el mapa, pase como un huracán, revolviéndolo todo, pero sin dejar nada, una vez el reparto y las cámaras desalojen el entorno de Caldereros.

En Irlanda, donde se grabó gran parte de la primera temporada, se impulsó una ruta turística por los principales escenarios del rodaje. Incluso un grupo de geólogos se atrevió a elaborar un mapa geológico basado en las descripciones de los paisajes de los continentes fantásticos en los que se basa la saga.

Esta semana se reúne el sector hostelero para trazar una estrategia a seguir que sirva para atraer turistas. El Taller de Empleo “Agente dinamizador del Geoparque de la Comarca Molina-Alto Tajo” se ha comprometido a prestar apoyo al sector y ha puesto a trabajar todo su ingenio para elaborar una serie de propuestas, en este sentido.

Lo que suceda ahora dependerá de la audacia y el espíritu emprendedor de las gentes de la Comarca. El Geoparque está dando los primeros pasos para promover una ruta turística por el entorno, basada en el rodaje de la serie y en las características geológicas que han hecho de este paraje un lugar idóneo para el rodaje.

Los negocios hosteleros podrían apostar porque sus parabienes no se queden en la semana del rodaje y alargar su estela mucho más allá, por ejemplo, elaborando menús y tapas específicos basados en la serie y la gastronomía tradicionales de esta comarca; ambientando algunas de las habitaciones de los alojamientos,  llenando sus escaparates con merchandising de la serie o promoviendo visitas teatralizadas o rutas a caballo por los lugares más emblemáticos de la Sierra de Caldereros. Se podría, incluso, celebrar fines de semana temáticos, con ofertas especiales, orientados a los muchos seguidores y fans de “Juego de Tronos”.

Comienza la cuenta atrás y no basta con poner las manos para recoger los frutos de esa “casualidad” que hizo que el castillo de Zafra apareciera en la pantalla de alguien con poder para tomar decisiones. El tren se ha puesto en marcha, pero en este nuevo escenario el tiempo avanza muy deprisa y hay que correr más para llegar en hora y no tener que resignarse a ver otro tren pasar de largo delante de nuestras narices.

Anuncios

Un pensamiento en “Juego de Tronos

  1. Estimada Marta:
    La declaración de Monumento Natural de la Sierra de Caldereros comenzó a fraguarse por las alegaciones que la Asociación Ecológica de Zafra (Campillo de Dueñas) redactó y difundió para su presentación a numerosas asociaciones locales, comarcales, provinciales (Ecologistas en Acción) y nacionales (WWF ó Seo Birdlife). Tras ello la JCCM no aprobó la viabilidad ambiental del parque eólico que se iba a instalar en esta parte de la sierra; al año aproximadamente la propia Junta se dió cuenta que era un paraje excepcional y lo protegió con esta figura ambiental.
    Veremos que saca de beneficioso Campillo (el castillo está en su término) con la grabación de la serie…

    Un saludo. Jesús.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s