Reflexiones sobre el Fracking

Movimiento contra el Fracking en Guadalajara. // Foto: eldiario.es

Movimiento contra el Fracking en Guadalajara. // Foto: eldiario.es

Por Marta Perruca

La verdad es que  debo reconocer que agradecí no tener que salvar un cordón policial. No es que me atreva a juzgar  las capacidades de un político atendiendo al número de lecheras que tenga aparcadas a la puerta de los actos oficiales que preside o a las dimensiones del perímetro del mencionado cordón -no sería ni serio ni justo- pero en los últimos tiempos he terminado por detestar este tipo de parafernalias que han convertido a la política casi en un club VIP de privilegiados de clase pijo-hortera, ajenos a la realidad cotidiana del resto de mortales.

Una de las instantáneas de la toma de posesión del delegado de la Junta en Molina. // Foto:

Una de las instantáneas de la toma de posesión del delegado de la Junta en Molina. // Foto:

Resulta que el nuevo presidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, Emiliano García Page, visitaba Molina de Aragón con motivo de la toma de posesión del director de la Delegación de la Junta en Molina  Alfredo Barra, y por circunstancias, me vi asistiendo al evento.

Hoy se me ha venido al recuerdo aquella mañana de julio de acto político sin cordones policiales al conocer la noticia de que esta semana el Consejo de Gobierno de Castilla-La Mancha ha aprobado el borrador de anteproyecto de ley por el que quedará prohibida la práctica del Fracking en toda Castilla-La Mancha.

Los periodistas tenemos ciertas manías, por lo que recuerdo que  durante los discursos me entretuve analizando las capacidades comunicativas de los distintos interlocutores, en lugar de ensimismarme con la bóveda de crucería de la antigua iglesia del convento de San Francisco, hoy convertida en centro cultural y lugar donde se desarrollaba el evento. Bueno, lo reconozco, también hubo tiempo para eso.

De veras que no procede ir a Molina para cuestionar la actitud de los dirigentes catalanes porque no es consecuente con las palabras que formularon durante la toma de posesión de su cargo, por mucho que se quiera poner la vista en las Generales. La cuestión catalana ocupó el grueso del discurso y hasta  después de unos muchos e interminables minutos no llegó la parte interesante, en la que el presidente anunciaba medidas contra el fantasma del Frácking, concretamente, una declaración institucional con el objetivo de evitar esta agresiva  técnica de extracción de gas en toda la región, que se aprobaría en septiembre. En lugar de ello, la solución ha sido este borrador de anteproyecto de Ley, que se acaba de aprobar en Consejo de Gobierno, con la presencia de miembros de la Plataforma Antifracking, otra de las cosas que habrían sido impensables hace unos meses.

La reunión del Consejo de Gobierno estuvo abierta a miembros de la Plataforma Antifraking. // Foto:  José Ramón Márquez // JCCM

La reunión del Consejo de Gobierno estuvo abierta a miembros de la Plataforma Antifraking. // Foto: José Ramón Márquez // JCCM

Francamente, no me lo esperaba. Lo cierto es que hace meses que tenía el tema del Fracking olvidado, porque desde que se concedieran los permisos al proyecto Cronos para hacer las investigaciones pertinentes en los municipios de Bujarrabal, Sauca, Alcolea del Pinar, Villaverde del Ducado, Garbajosa, Aguilar de Anguita, Anguita, Iniéstola, Santa María del Espino, Luzaga, Luzón y Maranchón, poco o nada había sabido de los resultados de los sondeos que se hayan podido llevar a cabo o de si se han llevado a cabo. Y es cierto que, de  vez en cuando, los movimientos sociales contrarios a esta práctica como la Plataforma Antifracking protagonizan algún episodio de protesta, pero quizá en medio de los efluvios del verano me parecieron lejanos.

Poco después, al pasar por Aguilar de Anguita por la N-211 me percaté de la existencia de  unas cruces en el relieve de la montaña, que dejan patente el rechazo de la población a estas prácticas y volvía a cuestionarme que habría sido de este proyecto y si el fantasma del Fracking seguiría sobrevolando la zona.

La verdad es que nunca ha dejado de extrañarme la manera en la que determinadas noticias aparecen y desaparecen de la agenda de la actualidad y más en periodos convulsos como estos, en los que la apariencia está de ocasión. El caso es que ese día, mientras Page visitaba la zona de Molina, se discutía en la Diputación una polémica  moción contra el Fráking que salía adelante con los votos de PSOE, IU y Ciudadanos y la abstención del PP en esta nueva etapa de minorías.

Poco antes, a primeros de julio, el Diario de Soria publicaba que la  empresa Frontera Energy Corporation S.L., promotora del proyecto Cronos,  había solicitado ante el Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente (Magrama) la evaluación de impacto medioambiental simplificada para comenzar con los trabajos sísmicos en Soria y Guadalajara, pero en nuestra provincia no se dijo ni cáscaras, hasta que el Ministerio comunicó  a las partes implicadas la apertura del plazo para presentar alegaciones y con ello, se volvía a activar la cuestión del Frácking en los medios de comunicación.

Sin embargo, se perdió por el camino el fondo de la cuestión y lo que llegó a los ciudadanos es una especie de guerra entre bancadas o signos políticos, entre “buenos” y “malos” y dimes diretes como si se tratara de una cuestión que sólo interesase a los políticos y sus batallitas. A menudo tengo esa sensación de que en esta provincia existen dos realidades paralelas, la que se vive en el fuero interno de los partidos y los medios de comunicación y la que transciende a los ciudadanos y una vez fuera de ese círculo, si alguna vez estuviste dentro, toca caminar ciertamente desorientada.

Así que aquel día, cuando García Page acudía con la gran noticia bajo el brazo no terminé de encajarla: quizá porque después de estos cuatro años casi esperaba que si un político de Toledo se prodigaba por estas tierras fuera para hablar del Parador –aunque tratándose de un dirigente socialista habría resultado una maniobra bastante torpe- o simplemente porque entre anuncios a bombo y platillo y guerras políticas es complicado asumir cuál es la verdadera situación y qué riesgos entraña para esta provincia.

Me parece triste que al final todo termine reduciéndose  a una cuestión política, aunque siendo sincera, como molinesa y vecina de esta provincia espero  que esta medida legislativa prospere y se alejen esos fantasmas. Aquí ya estamos cansados de que con el rollo de la despoblación nos acabe viniendo toda la porquería que los demás no quieren.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s