Lo que es de Justicia

El ministro Catalá echa tierra sobre la primera piedra del futuro edificio de los juzgados. // Foto: Nueva Alcarria

El ministro Catalá echa tierra sobre la primera piedra del futuro edificio de los juzgados. // Foto: Nueva Alcarria

Por Concha Balenzategui

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, puso el pasado viernes la primera piedra del edificio de los nuevos Juzgados de Guadalajara, una infraestructura largamente demandada en nuestra provincia, a tenor de la situación del inmueble de la plaza de Beladíez. Un impulso, por tanto, para un asunto encallado durante los últimos años, puesto que su construcción vendría a subsanar, no solo la falta de espacio que desde hace hace años padecen los Juzgados, sino también su situación de incomodidad, ante la obsolescencia del edificio. Es de Justicia.

Pero hay mucha tela que cortar en este hecho. A mí una de las que me duele es la confirmación de la marcha del casco histórico de esta administración. No deja de escocer, por mucho de que la decisión estuviera tomada hace tiempo, que otra institución abandone el centro de la ciudad buscando instalaciones más modernas, mejor comunicadas o con más espacio. Precisamente es la Administración la que debería apostar por rehabilitar edificios, ocupar inmuebles vacíos e incluso construir en solares depreciados, que los hay a montones. Son los poderes públicos los que deberían hacer un esfuerzo en lugar de ser los primeros en abandonar un barco que esta hundiéndose, como venimos diciendo en muchos artículos en este blog. Con la marcha de los juzgados, el centro de la ciudad habrá perdido decenas de trabajadores, las gestiones de muchos profesionales y usuarios, sus correspondientes cafés, cañas y muchas compras. Resta y sigue.

En su lugar, habrá un edificio público vacío, declarado incómodo o inútil, tanto como lo son el cerrado Centro Cívico, la antigua sede de Correos o el Ateneo Municipal, salvando la parte ocupada por el reabierto teatro Moderno. Suma y sigue. Por eso no está nada de más la llamada de atención del alcalde, Antonio Román, de que el edificio tenga un nuevo uso dentro de cuatro años, cuando, si los plazos se cumplen, se realice la mudanza. Pero tampoco habría estado de más que el Ayuntamiento hubiera planteado esto como premisa en 2007, cuando cedió la parcela donde ahora empieza “simbólicamente” la edificación.

Actual edificio de Juzgados, en el centro de la ciudad. // Foto: lacronica.net

Actual edificio de Juzgados, en el centro de la ciudad. // Foto: lacronica.net

Puestos a abandonar el casco, y pensando en el ahorro para el contribuyente, cabría también preguntarse si en estos tiempos está justificada la construcción de un edificio de nueva planta, cuando junto a ese sector urbanístico hay edificios vacíos. No sería tan descabellado, por ejemplo, llegar a un acuerdo para adaptar la torre que fue Caja de Guadalajara, u otros edificios de los alrededores. Creo que el tiempo demorado en el inicio de la obra hubiera dado pie a que se hubiera planteado otra opción, si la solución es más ventajosa.

Pero, ocho años después de que se cediera la parcela, cuando esta insfraestructura ha aparecido y desaparecido de los Presupuestos Generales del Estado en varias ocasiones, entra cierta prisa. Y la razón no es otra que con esta obra hay algo que Guadalajara puede anotar en el periodo de inauguraciones previo a las Elecciones Generales del 20 de diciembre, puesto que la Ley Electoral impide celebrar este tipo de actos desde la convocatoria electoral, el 27 de octubre. En estos días se ha puesto de manifiesto que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha estado presente en más actos inaugurales en dos semanas que en los cuatro años de la legislatura, poniendo en servicio cinco grandes infraestructuras entre el 24 de septiembre y el 8 de octubre.

Ahora, al menos, ya hemos visto un “resultado” por parte del Estado en esta provincia durante una legislatura de crisis y de parón en la obra pública. Dudo que de aquí al día 27 de octubre pueda aparecer alguna cinta que cortar o algún proyecto que “arrancar”. A bote pronto, repasando las realizaciones de este cuatrienio, no recuerdo más que una obra llevada a cabo con sello estatal: la inauguración del Archivo Provincial, que no obstante se realizó la legislatura anterior. El Parador de Molina, la Autovía de la Alcarria, la Autovía de Molina, o un proyecto de futuro para Sacedón en su embalse, entran ya en el terreno de las tomaduras de pelo.

Lo cierto es que, de los actos electoralistas, los de colocación de una primera piedra son de los más absurdos, solo superados por la presentación de maquetas, paradigma de la inutilidad que afortunadamente está casi desterrado de de los noticieros. La primera piedra, decía, no es más que un símbolo, pues nada garantiza el tiempo que va a pasar hasta la “segunda piedra”. Tenemos en esta esta provincia muchos ejemplos de infaustas urnas enterradas con las monedas de curso legal y los periódicos del día, cuyas segundas piedras se demoraron meses, años, o nunca llegaron. ¿Recuerdan la primera piedra del Parador de Molina en mayo de 2011? Pues eso.

Infografía de los nuevos juzgados, proyecto de Gonzalo Cabanillas. // Foto: guadalajaradiario.es

Infografía de los nuevos juzgados, proyecto de Gonzalo Cabanillas. // Foto: guadalajaradiario.es

Anotemos en este punto, como el PSOE ha recordado esta semana, que no hay consignación presupuestaria en este 2015 para la obra de los Juzgados, así que poco más podremos ver en próximos meses. Para 2016 sí hay previsto un gasto de 1’9 millones de euros, que los socialistas reclaman crezca hasta los 3 millones, en una obra cuya inversión total se plantea en casi 11 millones de euros.

Independientemente de los argumentos socialistas, las suspicacias vienen servidas por lo lento que todo se ha movido desde que en 2007 el Ayuntamiento cedió la parcela al Ministerio. Las lentas gestiones del consistorio con el famoso “agente urbanizador” del sector han provocado una demora de ocho años en tener listos los terrenos hasta que en este 2015 se ha podido licitar la obra, y se ha otorgado, el pasado agosto, la licencia.

Dejamos para el final, pero no por ser menos importante que el lugar, el tiempo, el dinero o el símbolo, la cuestión del contenido del futuro continente. Dijo el ministro Catalá que con el nuevo edificio se responderá a las “necesidades actuales” de la Justicia en nuestra provincia, y mencionó que albergará “al menos” 16 juzgados. A su lado, el presidente del Tribunal Superior de Castilla-La Mancha (TSJCM), Vicente Rouco, mostró su “satisfacción” por el arranque de esta nueva infraestructura.

Como Rouco es ese señor al que vemos cada año hacer un balance muy duro de la situación de los Juzgados en Castilla-La Mancha, cuando presenta la Memoria Anual, suponemos que el viernes, al menos en privado, le recordaría al ministro lo que hace menos de un mes denunciaba públicamente. Por si acaso, repasamos lo que decía la citada Memoria para nuestra provincia: Que Guadalajara necesita otro juzgado de Primera Instancia, que sería el octavo, por haber superado el número de casos que correspondería como media a los siete existentes. Y que nuestra provincia -eso lleva diciéndolo Rouco varios años- requiere de un Juzgado en exclusiva para los casos de violencia contra la mujer, dada la elevada carga que suponen estos asuntos, de los que ahora se ocupa el Juzgado de Instrucción número 2. También se propone en la Memoria Judicial del último año, presentada en septiembre, que el Juzgado de Primera Instancia número 4 se especialice en Mercantil en exclusiva. Mientras los juzgados de Molina de Aragón y Siguenza funcionan con una carga asumible, según la citada Memoria, es necesaria alguna medida de refuerzo en el Juzgado de lo Contencioso Administrativo.

Esas son, por tanto, las “necesidades actuales” de nuestra Justicia, que esperamos que “al menos”, estén satisfechas cuando se inaugure el nuevo edificio. Y también que a ellas se sumen, con prontitud, las necesidades que de aquí a esa fecha se vengan detectando. Sería de Justicia, ¿no?

Anuncios

3 pensamientos en “Lo que es de Justicia

  1. Aquí el caso es quejarse. Bienvenida sea la construcción de este edificio que venían reclamando desde hace muchos años funcionarios, jueces,abogados, procuradores y ciudadanos. ¿Cuál es lamrazón de la queja? Pues qué lo ha sacado adelante el PP, mientras que el PSOE solamente puso trabas y excusas para llevarlo a cabo. La primera y única piedra del Parador de Molina la puso el PSOE de Page y Bellido en campaña electoral; y la autovía de Molina la prometió ZP en el San José en la campaña electoral del 2008. Siempre engañan los mismos y eso no lo dice la redactora del artículo.

  2. Aquí lo que plantea la autora no es quién ha sacado o no esto “adelante” o “atrás”. De entrada, porque de momento esto “no ha salido nada adelante”, pues sólo hay una primera piedra en un ejercicio presupuestario que no tiene dotación para seguir la obra. Lo que se plantea, y es interesante, es si es adecuado o no sacar los Juzgados del casco. Y estoy de acuerdo en que es un error, que hubiera sido mejor buscado soluciones en el centro de la ciudad. Por cierto: El proyecto nació con Zapatero en el Gobierno, y la parcela la cedió Román. Así que no es un asunto partidista. PP y PSOE están de acuerdo en hacer este nuevo edificio. La autora lo preferiría en el interior de la ciudad. Y mire, yo también. ¿Y Guti? Guti sólo piensa lo que le diga su jefe del PP, porque no sabe hacer otra cosa que faltar al respeto sin dar argumentos. Eso cuando no hace directamente el ridículo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s