Eros en la Serranía Celtibérica

Selfie en el Museo con la autora del libro y su marido.

Selfie en el Museo con la autora del libro y su marido.

Por Marta Perruca

En ocasiones nos sorprendemos con eso que solemos llamar casualidades y que, la verdad sea dicha, cada vez estoy más convencida de que no lo son. No, no era mi intención ponerme metafísica, aunque todavía no sé muy bien qué nos deparará el artículo de este jueves.

El caso es que aquel día tenía en el Museo de Molina a unos visitantes muy interesados por la Celtiberia, consultando las distintas publicaciones que tenemos disponibles en nuestra librería sobre el tema. Se trataba de un matrimonio con su hija adolescente, que cargaron a conciencia con casi todas las actas de los distintos congresos sobre Celtiberia celebrados en los últimos años en la vecina comunidad de Aragón, por lo que me atreví a sugerir: “Pues si os gusta la Celtiberia existe una novela que se llama  ‘Eros en Tiermes’ …” No llegué a terminar la frase porque la mujer enseguida se identificó como la autora de la misma y creo que yo terminé ruborizándome.

Eros en la puerta de la Iglesia Románica de Santa Clara, en Molina de Aragón.

Eros en la puerta de la Iglesia Románica de Santa Clara, en Molina de Aragón.

Aquel libro me lo había regalado un amigo consciente de que siempre me ha atraído el mundo de los celtíberos y, cosas de esas casualidades de la vida, resulta que la protagonista se llama Marta y es una adolescente, como yo (emoticono de cara sonriente).

Con Isabel González del Vado, así se llama la autora, tenía más cosas en común de las que hubiera imaginado en un principio. Ella es la responsable de Comunicación del proyecto Serranía Celtibérica, una iniciativa que, salvando las distancias, tiene unos objetivos muy similares a los del Geoparque de la Comarca de Molina-Alto, que en los últimos años ha estado quitándome el sueño. Además, el propio territorio del Geoparque se enmarca dentro de este proyecto.

Si se sigue en las redes sociales a esta periodista y escritora es fácil descubrir, entre otras cosas, la fuerza que tiene para ella Eros y que siempre viaja con un ejemplar de su novela en la mochila, que suele abandonar en algún rincón emblemático de los lugares que visita con una dedicatoria dirigida al futuro lector que se la encuentre.

Desenredando este entramado de casualidades resulta que, sin desvelar los entresijos de la trama de “Eros en Tiermes” y a grandes rasgos, esta novela habla de cómo el amor sostuvo este oppidum de origen celtibérico que perduró a la dominación romana, pero  que se redujo a cenizas cuando Eros desapareció.

Mapa-Comision-Entidades-Locales-Senado_EDIIMA20141112_0532_13

Mapa de la Serranía Celtibérica. // Foto: Diario de Teruel

El proyecto Serranía Celtibérica consiste precisamente en eso: en un grupo de investigadores y personas con un amor infinito por la Cultura Celtibérica y sus paisajes, que han dedicado prácticamente toda su vida a poner en valor y dar a conocer estos pueblos prerromanos.

Este equipo, dirigido por el catedrático de Prehistoria de la Universidad de Zaragoza, Francisco Burillo, elaboró un estudio que ha identificado una serie de problemáticas comunes en todas las comarcas de la Celtiberia Histórica. A pesar de estar repartidas en diez provincias y cinco comunidades autónomas diferentes (Castilla-La Mancha, Aragón, Castilla y León, Comunidad Valenciana y La Rioja), estas comarcas poseen una continuidad territorial y configuran un territorio con 63.098 kilómetros cuadrados, que dobla en superficie a Bélgica. No obstante, está poblado por algo más de 500.000 vecinos, por lo que su densidad de población no supera los 8 habitantes por kilómetro cuadrado.

Estas circunstancias se ven agravadas en zonas como la del Señorío de Molina, con una superficie superior a los 4.300 kilómetros cuadrados y una población que ronda los 11.000 vecinos, lo que supone una densidad de población inferior a los 2 habitantes por kilómetro cuadrado.

Con este balance nos encontramos con un territorio de grandes dimensiones y unas condiciones de habitabilidad inferiores a las de la zona ártica de los Países Escandinavos, por lo que también se ha denominado la Laponia del Sur, y que reúne tres de los seis requerimientos para percibir ayudas europeas (Zona  escasamente poblada, rural remota y territorio de montaña). Sin embargo y hasta ahora no recibe las ayudas que le correspondería porque, a pesar de encontrarse en el mismo país de la Unión Europea, al pertenecer a regiones administrativas diferentes no se ha sabido valorar el problema en sus dimensiones reales.

Francisco Burillo junto con Miguel Ángel Fortea, representante de Teruel Existe, Juan Manuel Monasterio, gerente del Geoparque de Molina, y el paleontólogo, Juan Luis Arsuaga, en el Museo de la Evolución Humana de Burgos. // Foto: www.elheraldo.com

Francisco Burillo junto con Miguel Ángel Fortea, representante de Teruel Existe, Juan Manuel Monasterio, gerente del Geoparque de Molina, y el paleontólogo, Juan Luis Arsuaga, en el Museo de la Evolución Humana de Burgos. // Foto: http://www.elheraldo.com

Ahí está Eros, en la voluntad que han puesto una serie de personas para que estas cuestiones se reconozcan en las altas esferas a lo largo de un duro camino de más de un lustro en el que se han encontrado con los más absurdos obstáculos de carácter político y administrativo, hasta que al final las Cortes reconocían la semana pasada aquello que venían reclamando desde hace tanto tiempo y que han paseado por las distintas administraciones implicadas y entre los agentes económicos y sociales de las comarcas de la Celtiberia.

La Comisión mixta para la Unión Europea ha aprobado por unanimidad una proposición no de Ley para impulsar el reconocimiento de la Serranía Celtibérica como territorio con unas circunstancias especiales de cara a recibir ayudas procedentes de fondos europeos y como zona de Inversión Territorial Integrada (ITI), una nueva figura que contempla la Unión Europea y que permite acceder de manera rápida a partidas de diversos programas europeos. Las Cortes se han comprometido, además,  a impulsar la declaración de la cultura celtibérica como Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO y a crear un instituto de investigación para el desarrollo rural de la Serranía Celtibérica con sede en el campus de Teruel de la Universidad de Zaragoza.

Y es que a estas alturas tengo claras dos cosas: La primera es que sólo las empresas que se nutren de voluntad y empeño salen adelante y la segunda, que estaba claro que este artículo, como la mayoría de los que escribo, iba a terminar abordando cuestiones metafísicas.

Eros no sólo está en Tiermes, ¿verdad, Isa?

Anuncios

Un pensamiento en “Eros en la Serranía Celtibérica

  1. Lo de Numancia debió ser un genocidio.¿Podiamos reclamar a Roma, como hacen algunos con lo de Castilla en América en 1.492 , a propósito del 12 de Octubre.?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s