Fin de semana negro

Por Ana G. Hernández

Los alcarreños suman su segunda derrota en casa. // Foto: Mariano Viejo (Luis Polo).

Los alcarreños suman su segunda derrota en casa. // Foto: Mariano Viejo (Luis Polo).

El Deportivo Guadalajara cerró su dinámica positiva, en tres jornadas había logrado siete puntos de los nueve posibles, con un partido muy deslucido frente al Talavera. Un derbi autonómico del que los morados esperaban más por dos sencillas razones. Primero, jugaban en casa; segundo, los de la Ciudad de la Cerámica no dejan de ser un recién ascendido a la categoría de bronce del fútbol nacional. De hecho, la segunda razón es la que menos tiene desde mi punto de vista teniendo en cuenta la igualdad de la categoría. No obstante, el problema radica en la primera: el Pedro Escartín debe ser un fortín y no lo está siendo.

En las primeras nueve jornadas ligueras, los deportivistas ha disputado cinco partidos en su estadio de los que ha obtenido siete puntos de los quince posibles. Dos victorias, frente al Mensajero y al Portugalete, dos equipos que la campaña pasada estaban en Tercera; un empate, contra el filial del Getafe en un partido muy soso; y dos derrotas, contra el Barakaldo, teórico rival para estar en la zona alta de la clasificación, y el Talavera, ambas cosechadas en los compases finales de sendos encuentros. En resumidas cuentas, un bagaje muy poco prometedor para un club que tiene el ambicioso objetivo de retornar a Segunda División.

La buena noticia es que aún queda mucho tiempo por delante para enmendar la situación, consolidarse en casa y seguir arañando puntos a domicilio. Para ello, los de Manolo Cano aún necesitan madurar mucho más tanto en defensa como en ataque, especialmente, en este último apartado. No en vano, el Depor acumula instantes de juego brillantes con minutos, partes e incluso partidos tediosos en los que apenas crea ocasiones que los delanteros puedan aprovechar. A estas alturas, Cano no puede contar con Marqués, el jugador más desequilibrante de su plantilla con permiso de Riki y Miguélez. Dos futbolistas, estos dos últimos, que, por cierto, tienen tanta calidad como minutos en sus piernas. A ello se le añaden los constantes problemas físicos de otro de los mediocentros más ilusionantes del equipo, José Ángel. Cuatro nombres importantes y que tienen que ser la columna vertebral deportivista. Cuatro nombres que ya sea por culpa de la gestión deportiva, de las lesiones, de la falta de pretemporada o de que los años no pasan en balde aún no han dispuesto de la oportunidad de demostrar lo que pueden hacer juntos sobre el terreno de juego.

El Azuqueca se mantiene en lo más alto de la clasificación. // Foto: CD Azuqueca.

El Azuqueca se mantiene en lo más alto de la clasificación. // Foto: CD Azuqueca.

En Tercera, el Azuqueca cedió sus primeros puntos de la temporada en el San Miguel. Un Illescas de Emilio López que cada vez que se acerca a tierras rojinegras pesca. Y pescó un punto después de un partido loco que los líderes de la Tercera castellano-manchega fueron incapaces de cerrar. Y eso que, a pesar de desquiciarse durante algún tramo del duelo, remontaron el 0-1 inicial con dos goles de Esaú. Sin embargo, ayer domingo los de Joselu no supieron leer ese 2-1 que les favorecía. El Azuqueca pecó y los illescanos aprovecharon un año más para hacer sangre en el San Miguel. No en vano, la campaña pasada ambos conjuntos militaban en Preferente y fueron los de Emilio López uno de los poco equipos que logró derrotar al Azuqueca en su campo.

Tampoco le fueron bien las cosas al BM Guadalajara en Zaragoza. Los de César Montes dejaron escapar una victoria muy importante ante un rival directo por la salvación como es el BM Aragón. De hecho, los alcarreños fueron ganando durante gran parte del choque. Sin embargo, fueron incapaces de cerrar dos puntos que hubieran sido vitales para alejarse de la zona baja de la clasificación.

La noticia positiva del fin de semana fue que el Marchamalo ganó en Casas Ibáñez. Tres puntos muy importantes, especialmente para el ánimo de los jugadores gallardos. No en vano, han vuelto a la senda de la victoria después de dos derrotas consecutivas en casa frente al San José Obrero y en el San Miguel frente al Azuqueca. Tres puntos que por otra parte no le acercan a la zona alta de la clasificación, pero es que el objetivo del Marchamalo de Nito Alonso nunca fue estar en la zona alta. Otra cosa es que por plantilla y por juego, lo pueda conseguir.

Anuncios

Un pensamiento en “Fin de semana negro

  1. ¿Cómo es posible que Marqués, el jugador -como tú dices- más desequilibrante de la plantilla, después de nueve jornadas no haya disputado nada mas que unos minutos? Los gestores del club son un desastre, a lo que se suma haber traído un entrenador miedoso como Malono Cano que no dispone a su equipo para la victoria desde el primer minuto. Es tan amarrateguí o más que Salvachúa. Además no tiene ensayadas jugadas de estrategia y juega con extremos muy jóvenes y faltos de calidad. Mal vamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s