Porque todos somos peatones

IMG_20151027_180629

Una campaña especial para control de peatones velará por el cumplimiento de las normas de tráfico durante estos días. / FOTO: M.P.

Por Míriam Pindado

Tengo unos amigos que cada vez que vienen a visitarme a Guadalajara me recuerdan lo raros que somos en esta ciudad. “Conductores raros y viandantes raros”, me dicen. Y he de reconocer que, en parte, tienen razón. Entre sus argumentos destacan los siguientes. Primero, que a las ya habituales rotondas se suman unas “extrañas raquetas” que los foráneos no llegan a entender. Segundo, que unos cruces “invisibles” regulan algunas de las intersecciones más importantes de la ciudad, y cuando se dejan ver lo hacen en forma de “falsa rotonda”, como ellos llaman a la que hay en medio del paseo de Las Cruces. Y tercero,  que los peatones de Guadalajara tienen la manía de pasear por la calzada en vez de por las aceras.  “Qué exagerada y tendenciosa es esta gente con Guadalajara”, pensé en un primer momento. “Eso es normal y pasa en todas las ciudades”, les respondí. “Guadalajara rules”, me vacilaron ellos.

El caso es que a raíz de dicho comentario me he estado fijando en cómo actuamos los conductores y viandantes en esta ciudad y cuáles son las peculiaridades del tráfico en Guadalajara. Y sí, desde aquí aprovecho para dar la razón a mis amigos. Nuestras “raquetas”,  como las de la Avenida del Ejército, o nuestra “falsa rotonda”, que corta el paseo de Fernández Iparaguirre, son algo insólito para los que vienen de fuera. Tan insólito como para nosotros sería la famosa ‘Turbo Rotonda’ inaugurada en Santander hace pocos días (si aún no saben lo que es, les recomiendo ver esta noticia de los Informativos de Telecinco).

En cuanto a los peatones, no podemos olvidarnos de los que aún siguen evitando las aceras, no sé si por miedo a caerse de ellas o por temor a chocarse con alguno de los miles de bolardos que hay distribuidos por Guadalajara. Me gustaría hacerles una breve y didáctica ilustración de casos concretos que seguramente les resultarán familiares. Por ejemplo, los peatones que desafían a los vehículos –de cara o de espaldas- en las calles Capitán Arenas, Paez Xaramillo, Padre Tabernero, Doctor Fleming, etc. O los valientes, muchas veces no muy atléticos dada su avanzada edad, que se atreven a hacer una auténtica carrera de obstáculos saltando las vallas de la mediana de la Avenida del Ejército. O los temerarios que, a falta de un paso de peatones cercano, se juegan el tipo atravesando la Calle Toledo para cruzar de un lado a otro. Estos son solo algunos ejemplos que servirían para refutar el tercer argumento de mis amigos. Lo cierto es que los peatones de Guadalajara no somos, precisamente, un ejemplo de responsabilidad, como tampoco lo somos los conductores.  Pero hoy voy a centrarme en los viandantes y es que el lunes la DGT puso en marcha una campaña especial sobre control de los peatones que se mantendrá hasta el día 1 de noviembre en toda la región. El Ayuntamiento de Guadalajara, así como otros que disponen de Policía Local,  se ha adherido a la misma “con el objetivo de concienciar a conductores y peatones sobre la necesidad de mantener una movilidad responsable”, señaló la concejal de Tráfico, Encarnación Jiménez. Falta nos hace. Durante estos días, la Policía Local está incidiendo en hacer cumplir las normas de tráfico que afectan a los peatones que podrán ser sancionados con multas de hasta 80 euros.

PEATONLo cierto es que los “paseantes” a veces no somos conscientes de nuestra vulnerabilidad. En realidad somos en las ciudades lo que las gacelas en las sabanas de África. Por ello, esta campaña busca concienciar a los viandantes y “mejorar la seguridad del colectivo más vulnerable: peatones en general, niños, personas mayores, personas con movilidad reducida y ciclistas”, concretaba Encarnación Jiménez. Según los datos aportados por la Delegación del Gobierno, ya han muerto once personas por atropello en Castilla-La Mancha en lo que va de año, de las cuales cinco murieron en carretera y seis en casco urbano. En el periodo 2012-2014, fueron 46 los ciudadanos que perdieron la vida por atropello en la región, 24 fallecieron en carretera y 22 en vía urbana.

En cuanto a Guadalajara, a lo largo de 2014 se produjeron en las calles de la ciudad 44 atropellos, un 10 por ciento más que los registrados en 2013. En este año se han producido varios atropellos, la mayoría de ellos en la calle Francisco Aritio, una de las vías más peligrosas para los caminantes que, aún cruzando de manera responsable, se ven amenazados por la velocidad a la que circulan los vehículos. No obstante, también se han registrado atropellos en otras vías como en la avenida de Aragón, donde el pasado miércoles un turismo alcanzó a dos personas que cruzaban un paso de peatones, la misma calle donde en junio se produjo otro atropello. Los accidentes más dramáticos tuvieron lugar fuera de la ciudad, en concreto en la A-2. Lugar no apto para peatones.

Y pese a todo, y aunque las entidades competentes y las instituciones con responsabilidades en materia de tráfico sigan lanzando campañas de este tipo y desarrollando políticas de seguridad vial, nosotros somos los últimos responsables. Responsables como peatones y responsables como conductores.  Y es que cada uno debe circular por donde le toca…y los peatones por las aceras. Y cruzar por donde se debe: por los pasos de cebra, esperando al monigote verde y, como dirán a sus hijos, mirando a un lado y al otro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s