El lenguaje, la norma y la decencia

El exalcalde de Cogolludo, Jaime de Frías, junto a Juan Pablo Sánchez, secretario de organización del PP, en una comparecencia de prensa.

El exalcalde de Cogolludo, Jaime de Frías, junto a Juan Pablo Sánchez, secretario de organización del PP, en una comparecencia de prensa. // Foto: PP

Por Concha Balenzategui

Hasta el próximo 6 de diciembre, día en que entra en vigor la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, podemos seguir llamando “imputadas” a todas las personas a las que se les atribuya un delito, independientemente de la fase del procedimiento en que se encuentren. A partir de entonces, se diferenciará entre los que son “investigados” por su relación con los hechos en la fase de instrucción, de los “encausados” una vez que sean imputados por el juez de cara al juicio. Es posible que con estas nuevas denominaciones seamos más precisos -los periodistas, los primeros- al definir la posible implicación de una persona en unos hechos, por mucho que atribuir a alguien una mala acción no signifique necesariamente que sea su autor.

Lo que no sabemos es si, con el tiempo, el uso de estas nuevas palabras irán tomando carga peyorativa de manera que ensucien el nombre del denominado desde el minuto cero. En realidad, para malpensantes y tergiversadores, basta con decir el “denunciado”, por mucho que la denuncia pueda carecer de fundamento y archivarse a los tres días. Disculpen esta introducción de terminología leguleya, pero me viene al pelo para reforzar mi impresión de que el personal sabe perfectamente diferenciar qué es un sospechoso, un procesado y un condenado, y si me apuran, si la condena es firme o no.

Por ejemplo, por remitirnos a la actualidad y a Guadalajara: Pablo Bellido, secretario provincial del PSOE y exalcalde de Azuqueca de Henares, es un imputado de los primeros, de los de la fase de instrucción. Es decir, pronto pasaremos a llamarlo “investigado”. Incluso puede que ni eso, si su caso se archiva o se le levanta la imputación antes de que llegue a entrar en vigor la nueva Ley, que es lo que él deseaba que hubiera ocurrido a tiempo para presentarse a las Elecciones Generales como candidato del PSOE, como decidieron los militantes por abrumadora mayoría.

Es el caso también de Juan Pablo Sánchez Sánchez-Seco, secretario de organización del PP y subdelegado de Gobierno de Guadalajara, imputado por prevaricación urbanística desde el año 2010. Tal y como va la Justicia en este país, pues tampoco se prevé que este caso termine la instrucción antes del 20 de diciembre.

A efectos judiciales, ambos están en el mismo punto: “investigados”. El hecho de que Bellido no haya podido ser candidato de su partido y Sánchez Sánchez-Seco sí lo sea (encabezará la lista del PP al Senado) no hace al primero más culpable que al segundo. La única diferencia está en los criterios de uno y otro partido, puesto que el PSOE no quiere imputados en sus listas, aunque hayan sido elegidos por el 90 por ciento de la asamblea, y no hace diferencias entre quienes son “investigados” y quienes son “encausados”. Al parecer, tampoco importa quién ha puesto la denuncia, ni siquiera si la hace el partido rival justo antes de las Elecciones Municipales, argumentos que Bellido quiso hacer valer ante Ferraz sin éxito. Ya conocen el final de esta historia, que el propio secretario provincial dice que está superada.

En el PP, sin embargo, estar imputado por prevaricación, esta vez por actuaciones de su anterior cargo, como alcalde de Pastrana, en una denuncia de un particular, no es obstáculo para ser candidato. No fue problema cuando Sánchez-Seco fue nombrado por su partido vicepresidente de la Diputación en 2011; ni ahora, que vuelve a presentarse a unas Generales. No hay pegas, ni en la legislación, ni en el PP, en que un imputado sea subdelegado de Gobierno, ya lo han visto. Tampoco hay incompatibilidad, por inexplicable que parezca, entre ser secretario de organización del PP, incluso responsable de la campaña electoral de este partido, y ocupar la Subdelegación de Gobierno con funciones muy claras y deber de neutralidad en el desarrollo de las Elecciones. Porque Sánchez Sánchez-Seco lo ha hecho y sin disimulo: ofreciendo como institución los resultados oficiales desde Fernández Iparraguirre, y valorándolos al día siguiente desde la sede de su partido, como parte implicada.

Pero esta vez, cuando Sánchez es candidato, imagino que renunciará directamente al cargo en los próximos días, o será apartado por el Gobierno en funciones. Sinceramente, no sé qué dice la Ley a este respecto; pero entiendo muy bien qué dice la decencia: No se puede estar al frente del recuento de votos si eres uno de los votados.

Rafael Esteban, secretario de organización del PSOE, en rueda de prensa. // Foto: PSOE

Rafael Esteban, secretario de organización del PSOE, en rueda de prensa. // Foto: PSOE

Lo que sí dice la Ley claramente, yendo a otro de los casos de la actualidad cercana, es que uno no se puede presentar a las elecciones cuando está condenado e inhabilitado para ejercer cargo público. Esto lo entiende cualquiera, y no es cuestión de las nuevas denominaciones, ni de los criterios más o menos estrictos de los partidos. Pero debe ser que en el PP tampoco importa.

El alcalde de Cogolludo estaba condenado e inhabilitado -desde noviembre de 2014 y durante dos años- por apropiación indebida de 600.000 euros. Pero siguió ocupando el puesto hasta el mes de junio, cuando fue relevado tras su derrota en las elecciones. Y no dijo ni “mu”. Además, se presentó a la reelección estando inhabilitado para hacerlo, aunque todos los candidatos deben presentar una declaración jurada de que no están en situación de inelegibilidad. Para más inri, De Frías ha seguido ejerciendo de concejal en la oposición, hasta hace cuatro días, cuando renunció al estallar el escándalo.

El caso, conocido la pasada semana, es uno de los más sangrantes episodios de burla a la Democracia ocurridos en esta provincia, un posible fraude electoral en toda regla. La Justicia debe determinar este oscuro asunto, que de ser lo que parece, estaría muchos escalones por encima de las cuitas que dirimíamos sobre la presencia de imputados en carteles electorales. Hablamos de un condenado por quedarse con dinero ajeno, que estaba inhabilitado para cargo público, por mucho que su pena no fuera por un delito cometido ejerciendo como alcalde, sino en su empresa particular.

Carta de De Frías a Guarinos, desvelada por el PSOE la pasada semana.

Carta de De Frías a Guarinos, desvelada por el PSOE la pasada semana.

La otra deriva del asunto, nada baladí, es si este presunto fraude se llevó a cabo sin que la dirección del PP ni la Subdelegación de Gobierno pusieran reparos. ¿Lo sabían? Desde luego, la carta que el PSOE ha desvelado y ha puesto en manos de la Justicia, para que la investigue, deja pocas dudas en lo que respecta al papel de Ana Guarinos. En esa carta, Jaime de Frías le dice a la presidenta del partido que le entregó la sentencia en el mes de abril, una cuestión que el PP ha negado, mostrando un correo electrónico en el que Guarinos asegura a De Frías que no recibió la información completa. Pero esta comunicación se envió después de que el PSOE denunciara los hechos, lo que huele a defensa y coartada a posteriori.

Correo de Guarinos a De Frías, desvelado por el PP tras la denuncia.

Correo de Guarinos a De Frías, desvelado por el PP tras la denuncia.

En definitiva: le pongan el nombre que le pongan, hay cosas que las entiende cualquiera, aunque la Ley no las recoja o el juez tarde en pronunciarse. Las varas de medir que unos y otros se autoimponen, o las pajas en ojo ajeno que señalan quienes tienen vigas en el propio son muy reveladoras de cómo está el patio.

Anuncios

3 pensamientos en “El lenguaje, la norma y la decencia

  1. Por fin¡¡ una periodista de Guadalajara se atreve a poner los puntos sobre las “ies” de esta desvergüenza a las que nos tiene acostumbrado el P.P. desde Rajoy (Se fuerte, Luis) pasando por el jeta de Granados, siguiendo por “el testigo de la boda que asombró al mundo” y terminando por un Sub-delegado del Gobierno que se presenta a una TV (donde se hace la “matanza”diaria) con un cuajo y una caradura de cemento armado para despotricar contra Bellido. Esta gente no solamente se cree inmune sino que se rie de los ciudadanos y de la democracia aplicando la Ley del Embudo y tomándose las Instituciones como un cortijo propio. Observar la altanería, la soberbia, el despotismo con que actua la Guarinos, el SS, etc ios de dictadura franquista se ven, se notan y se sienten en una provincia como la de Guadalajara de una forma evidente. Uno tiene la misma sensación que en los años del franquismo. Ellos te vigilan, pero ¿Quién vigila al vigilante..? Espero que el 20-D retome este País el camino de la democracia y el entendimiento que otros demócrata-conversos han abandonado.

  2. Que buen artículo, por fin alguien en Guadlajarara se atreve a hablar. En Cogolludo estamos esperando que Guarinos o Sanchez Seco vengan a disculparse por la vergüenza electoral que nos han hecho pasar. El PP de Guadalajara está en descomposición por los dirigentes que tiene. Lo pagarán en las urnas.

    De Frias era conocido desde hace años en toda la Sierra Norte de Guadalajara por sus continuos escándalos y actuaciones vergonzosas. Ahora también condenado por apropiación de 600.000 euros. Y Guarinos no lo conoce “no es militante ya” dice. NO HE VISTO A NADIE MAS CARADURA EN MI VIDA QUE ESTA SEÑORA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s