Un iceberg en el Alcázar

alcazar1

Vallas, maleza y cascotes que caen de los muros, en los alrededores del Alcázar. // Foto: C.B.

Por Concha Balenzategui

El Alcázar de Guadalajara ha resucitado. Esta semana ha vuelto a a la actualidad uno de los vestigios más antiguos de la ciudad de Guadalajara y uno de los que permanece en estado más ruinoso y bochornosamente olvidado. Después de años fuera de los focos, con alguna tímida aparición en algún programa electoral, el grupo municipal Ciudadanos ha puesto sobre la mesa una propuesta de actuación que llevará en forma de moción al próximo Pleno del Ayuntamiento. Además, el pasado viernes, los arqueólogos Julio Navarro Palazón e Ildefonso Ramírez González pronunciaron en el Museo de Guadalajara una conferencia sobre la importancia de este monumento y detallaron los frutos de las actuaciones que se han realizado hasta ahora para su recuperación.

El Alcázar fue edificado en los siglos XII y XIII sobre una construcción árabe del siglo IX, y posteriormente ha sido palacio residencial, dependencias industriales de la fábrica de paños en el siglo XVIII e instalaciones militares. Destruido durante la Guerra Civil, los trabajos en el complejo se iniciaron en 1998, centrados en algunas excavaciones y en un taller de empleo en las caballerizas. Ya en 2004, el Ayuntamiento estableció un convenio con la Escuela de Estudios Árabes de Granada (CSIC), con el que se inicia la limpieza del monumento, el estudio fotogramétrico, y las excavaciones dirigidas por Julio Navarro. Se colocó entonces una pasarela que permitía recorrer la instalación, y paneles explicativos de sus distintas áreas, todo ello para facilitar la visita.

El monumento estuvo pocos años abierto al público, primero gratuitamente, y después a un precio simbólico. Pero en junio de 2010, el Ayuntamiento decidió suspender las visitas para poder realizar mejor los estudios que iban a guiar la redacción de un plan director para su rehabilitación. Se puso un cartel que rezaba “Cerrado temporalmente” y desde entonces no se ha producido ningún cambio en su interior, salvo la instalación de una jaula-trampa para las palomas que lo habían tomado al asalto, y que constituían un verdadero problema para todo el entorno. El invento -hay que reconocerlo-, funcionó, porque la plaga de palomas cesó. Pero el plan director (hace unos años lo vi en el despacho de un concejal, en voluminosos tomos) no se llevó a cabo. Ahora sabemos que ni siquiera se presentó a la Junta de Comunidades para que lo subvencionara. Llegó la crisis y borró los planes.

Maleza, hojarasca y basura en el interior del monumento. // Foto: C.B.

Maleza, hojarasca y basura en el interior del monumento. // Foto: C.B.

Dicen los arqueólogos mencionados que el Alcázar de Guadalajara es uno de los yacimientos más importantes de nuestro país. “Hay yeserías, frescos, habitaciones…”, refería Ildefonso Ramírez, quien asegura que la carcasa del edificio está prácticamente intacta (a excepción de las almenas) y que cuenta con unos jardines y estanques “que ya los quisiera la Alhambra”. Según estos expertos, en las excavaciones realizadas hasta ahora en el Alcázar, apenas ha salido a la luz entre el 15 y el 20 por ciento de lo que encierra. Como un iceberg.

Resulta difícil creer que tal maravilla existe a la luz de la lamentable estampa que presenta actualmente: Ahora es la maleza la que se adueñado del interior, cuando no los gatos, alentados como siempre por quienes colocan comederos de agua y alimento incluso en la propia puerta de entrada, con un auténtico “efecto llamada”. Mientras, su exterior permanece vallado por el peligro real que suponen las piedras que caen al desmoronarse inexorablemente de sus muros. Las matas, las vallas y los cascotes lo rodean, como prueba de que la ruina avanza sin importarle a nadie y hasta el mentiroso cartel del “cierre temporal” ha terminado por caer. De cuando en cuando, algún turista despistado, atraído por algún folleto obsoleto o aconsejado por alguna web desactualizada, se acerca hasta la valla o pregunta a los vecinos.

Alejandro Ruiz, el portavoz de Ciudadanos, afirmaba en la rueda de prensa que en Guadalajara nos hemos gastado un millón de euros en este lugar “para tener una jardinera”. Creo que ni eso, que es una ruina, una auténtica cochambre, ante la que no me extraña que algún querido compañero de la prensa abogara por la demolición siempre que alguien lo mencionaba. Pero quiero pensar, cuando lo contemplo como vecina y auténtica profana, que detrás de la estampa de abandono que afea al barrio, el deterioro de los muros exteriores o el óxido de las pasarelas son un mal menor. Quiero pensar que lo excavado hasta ahora se ha protegido debidamente y que el resto se podrá descubrir en futuras excavaciones sin mayor problema que la voluntad de rescatarlo.

Eso sería lo fundamental, sobre todo de cara a la nueva propuesta presentada, en la que las excavaciones son la piedra angular. Porque el aspecto que más me llama la atención de la idea presentada por Ildefonso Ramírez en la rueda de prensa de Ciucadanos, es que pretende recuperar el Alcázar, más que por su valor monumental, por su interés arqueológico, ya que su tesoro y sus secretos están por descubrir. Es un cambio respecto al anterior propósito, que consistía en restaurar durante años y a golpe de dinero unos vestigios, que se harían visitables una vez sacados a la luz y convenientemente remozados. Lo que ahora se propone es que el polo de atracción sean las excavaciones, que estas sean un referente turístico y que sirvan para el mantenimiento del monumento. Que haya estudiosos realizando sus proyectos y alumnos de universidades haciendo prácticas en esas excavaciones, incluso una escuela de artes y oficios trabajando en el lugar. Y personas que quieran contemplar los trabajos arqueológicos en sus distintas etapas.

Uno de los paneles informativos, caído en el suelo de la entrada, junto a uno de los habituales comederos de gatos que aparecen en el lugar. // Foto: C.B.

Uno de los paneles informativos, caído en el suelo de la entrada, junto a uno de los habituales comederos de gatos que aparecen en el lugar. // Foto: C.B.

Sinceramente, me cuesta creer algunas premisas lanzadas con esta moción, como que en cuestión de un mes el lugar podría estar en condiciones para visitarse, con la limpieza de maleza y aprovechando las pasarelas. Se dice que la excavación se podría realizar con un presupuesto asumible (entre 150.000 y 2000.000 euros) y que el sitio se convertiría en un referente turístico, cuya apertura se dejaría notar en la economía de la ciudad. No sé si, para empezar, habría que poner cascos a los turistas para protegerlos de las piedras que caen, como ya ocurrió sobre algún niño del vecindario antes de que colocaran “temporalmente” las vallas.

No obstante, creo que la propuesta merece ser tenida en cuenta; nada perdemos -y probablemente todos ganemos- con estudiarla. Al menos es más viable intentarlo que esperar que la Administración se pueda permitir invertir los millones de euros que cuesta el plan director que se redactó, y que seguramente no tenemos ni debemos gastar así. Hay que reconocer que el Alcázar hasta ahora ha sido un saco sin fondo donde se ha invertido el dinero en diferentes sentidos, que supongo habrán contribuido a conocer mejor el lugar y la historia de Guadalajara, pero cuyos resultados resultan poco evidentes y poco provechosos si no vemos sino una punta del iceberg desmoronándose entre la maleza. Redescubrir poco a poco, dentro de nuestras posibilidades, este pedazo de nuestra Historia será infinitamente más efectivo que dejar que los felinos, el tiempo y la lluvia sigan haciendo de las suyas tras unas vallas que no llegan a ocultar nuestra vergüenza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s