La revolución naranja

Orlena-De-Miguel

Orlana de Miguel, candidata de Ciudananos (C`s) Guadalajara al Congreso de los Diputados // Foto: Ciudadanos

 

Por Álvaro Nuño.

Se llaman “Ciudadanos”, es una fuerza política prácticamente nueva en el panorama nacional y local -donde sólo se han presentado a las elecciones europeas de 2014 y municipales de mayo de este mismo año- pero a día de doy, todas las encuestas les pronostican un papel central en los próximos comicios generales del 20 de diciembre, tanto en España como en Guadalajara, donde la formación naranja parece tener a tiro de piedra el cristal hasta ahora blindado del bipartidismo.

Así lo refrenda, por ejemplo, el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas correspondiente a los meses de octubre y noviembre y hecho público ayer mismo, según el cual, la formación liderada por Albert Rivera sería la pieza clave para conseguir la gobernabilidad, tanto al Partido Popular, que sería de nuevo la fuerza más votada pero muy lejos de la mayoría absoluta, como para el PSOE, que se vería obligado a formar una coalición con Ciudadanos y con Podemos si quiere que Pedro Sánchez sea el nuevo inquilino de La Moncloa.

Y una de entre los 63 y 66 diputados que acompañarían a Rivera en el Congreso en la próxima legislatura sería la campiñera Orlena de Miguel, cabeza de lista de la formación naranja por la provincia de Guadalajara y la mujer que rompería por primera vez el bipartidismo en nuestra provincia. Así, trasladados los datos del CIS a nuestra cicunscripción, el Partido Popular conseguiría tan solo un escaño -desde 1986 siempre ha conseguido dos- y el Partido Socialista se quedaría con un único representante. Un triple empate por tanto histórico en Guadalajara.

Pero esta no es la única encuesta que pronostica la ruptura del bipartidismo en Guadalajara. Otro sondeo de la consultora política y de asuntos públicos Redondo & Asociados Public Affairs Firm recoge también ese escaño para Ciudadanos en nuestra provincia en las elecciones del 20 de diciembre. Y cuando el río suena,…

Hasta primeros de año, Ciudadanos era un partido tan joven como desconocido para la inmensa mayoría de los votantes. Fundado en 2005 en Cataluña bajo el nombre de Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía (C’s), concurrió en noviembre de ese mismo año a las elecciones de esa comunidad consiguiendo 90.000 votos y tres diputados autonómicos. En el resto de España, las elecciones europeas de 2014 supusieron su estreno nacional, cosechando medio millón de votos y 2 eurodiputados. Y si nos circunscribimos ya a nuestra provincia, en las locales de mayo de 2015, Ciudadanos fue la cuarta fuerza más votada consiguiendo el apoyo de 8.161 alcarreños, en urnas tan estratégicas que le convirtieron en la llave del poder en el Ayuntamiento de Guadalajara y en la Diputación provincial, donde firmaron sendos y agónicos pactos de gobernabilidad con el Partido Popular. La jugada de presentarse en estas elecciones parece haberles ido mejor que la estrategia de Pablo Iglesias de no “desgastar” la marca Podemos, a tenor de todas las encuestas, que desinflan las intenciones de votos de los morados, tanto a nivel nacional como provincial, donde algunos estudios incluso les daban el diputado que ahora se adjudica a Ciudadanos.

Y hasta este momento, Ciudadanos ha jugado a nadar y a la vez, guardar la ropa. En ninguna de estas dos instituciones ha entrado a formar parte del gobierno, dejándole todo el desgaste al PP. Eso sí, imponiendo condiciones como la defenestración de Ana Guarinos como presidenta de la Diputación, una exigencia un tanto simbólica, porque la también presidenta provincial del PP y del Grupo Popular en las Cortes Regionales ejerce de vicepresidenta digamos que con toda soltura. Por lo que respecta al Ayuntamiento, Antonio Román y el grupo popular deben esperar impacientes la celebración del Pleno cada final de mes para ver si los dos únicos concejales de Ciudadanos apoyan las propuestas del equipo de Gobierno o, por contra, dejan a la oposición de izquierdas actuar, como hicieron en el polémico asunto del cambio de los nombres de las calles franquistas, moción de Ahora Guadalajara apoyada por el PSOE, que no secundó pero con cuya abstención dejo que saliera adelante con los votos en contra de las huestes de Román.

Diputación de Guada

C’s propone en su programa suprimir las diputaciones. En la imagen, la de Guadalajara. // Foto: leyendaviva.com

Y hablando de la administración local, la formación morada lleva en su programa nacional una medida que también revolucionaría la fisionomía de nuestra provincia, como es la supresión de las diputaciones, administraciones que cumplieron dos siglos en 2013 y que tantos servicios ofrece a los pueblos más pequeños de Guadalajara, por su cantidad -288-, escasa población, dispersión y por ser una provincia situada en los confines de Castilla-La Mancha. En los ocho meses en los que cuenta con diputada provincial la formación naranja, seguramente se habrá dado cuenta de lo necesaria que es la Diputación para los pequeños municipios, recaudando sus impuestos,  recogiendo y tratando sus residuos o realizando las obras en sus cascos urbanos, dotando a toda la provincia de servicio de bomberos o arreglando las pequeñas carreteras y caminos rurales que les comunican. Hasta sus camiones aprovisionan de agua en verano y despejan la nieve en invierno ¿Quién hará todo eso si la Diputación desaparece? Su candidata, Orlena de Miguel, no tiene respuesta y afirma que la medida se adecuará a “las peculiaridades de cada sitio”.

No sabemos si a lo largo de la campaña que acaba de comenzar esta misma noche, los candidatos de Ciudadanos por la provincia concretarán más su posición política sobre varios asuntos locales candentes y que se juegan en estas elecciones, como la política del agua -fueron al igual que el resto de los partidos a la manifestación del domingo contra el trasvase pero no son partidarios de derogarlo, prometiendo un acuerdo general con el que, por ahora, ni PSOE primero, ni PP después han evitado que el Levante esquilme los pantanos de la cabecera del Tajo-.

Lo mismo ocurre con el convenio sanitario con Madrid. Dicen ser partidarios de no derogar el actual -como defiende el PP- pero apoyan a Page en su solicitud de que la atención de enfermos de una comunidad en otra corra por cuenta del Estado.

De una cosa sí se puede vanagloriar Ciudadanos: en sus listas no hay paracaidistas, a diferencia de las del PP y las del PSOE. Al parecer, les costó conformarlas, pero fueron elegidos en primarias por sus propios compañeros y residen en pueblos de la provincia como la propia Orlena (concejala en Torrejón del Rey): Alovera, Yebes, Tendilla, Azuqueca o Valdeaveruelo. Son las localidades de las que provienen sus candidatos y es una característica que contrasta frente a los cuneros traídos desde Madrid por las directivas de populares y socialistas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s