Si nos dejan, habrá Navidad

Ambiente y decoración navideña en la plaza Mayor, el año pasado. // Foto culturaenguada.es

Ambiente y decoración navideña en la plaza Mayor, el año pasado. // Foto culturaenguada.es

Por Concha Balenzategui

El puente de la Inmaculada-Constitución es, para muchas gentes, el momento que marca el inicio del periodo navideño. Ya sabemos que algunos comercios, especialmente los grandes, se adelantan en decoración, música y ofertas importadas (como el “viernes negro” o el “ciberlunes”) para los regalos adelantados. Pero como anuncio prenavideño, en Guadalajara siempre toman la delantera la Asociación de Belenistas y a la Escuela de Folklore, que publicitan respectivamente sus cursos de belenes y de construcción de zambombas en pleno otoño, cuando empiezan a vender papeletas de Lotería los más avispados.

Pese a estos avisos precoces, lo cierto es que comerse un polvorón antes del 8 de diciembre parece de ansiosos, pero a partir de ese día, villancicos, dulces y espumillones están generalmente tolerados. De hecho, las primeras zambombas sin interés espurio ya han empezado a sonar en la Alcarria, con el certamen de villancicos navideños de Pareja.

Consciente de que en este puente se produce el punto de no retorno hacia las fiestas, el Ayuntamiento de Guadalajara se plantó con los deberes hechos hace unos días y presentó el programa navideño, que comenzará oficialmente el día 10, con el encendido de las luces, la inauguración de algunas actividades, y seguro que coincidiendo con las primeras cenas adelantadas que buscan la fecha que cuadre a todos los comensales.


El programa de Navidad de la capital ofrece algunas novedades respecto a otros años, aunque no podemos llegar a decir que se hayan disparado los gastos por la coincidencia con la campaña electoral, que es una de las circunstancias que marcará sin duda esta antesala navideña. Que el recuento de los votos se junte casi con el sorteo de la Lotería es circunstancia que dará lugar a no pocos chistes en una convocatoria donde el resultado tiene buen margen de impredecible o azaroso y donde el hemiciclo parece que va a estar casi tan repartido como la pedrea, con permiso de Víctor d’Hont. Las farolas alternan angelotes de cristal con candidatos de papel y Photoshop, mientras los mensajes de paz y prosperidad se mezclan ya en los mítines y en los anuncios comerciales con el tono edulcorado o agrio que corresponde a cada momento, pero que no llegarán a confundir el voto esperanzado con la carta a los Reyes Magos.

Lo cierto es que, pese al deambular de políticos en campaña, si nos dejan, habrá Navidad, como todos los años, con muchos puntos en común con las celebraciones de años anteriores, que para eso estamos ante unas fiestas en las que lo que manda es la tradición. Repasando el programa no faltan los clásicos: Hablamos del pregón que organiza Siglo Futuro en la iglesia del Carmen, esta vez con Fernando Galván, rector de la Universidad de Alcalá de Henares; la siempre celebrada zambombada, o el concurso de villancicos, que ya cumple 25 inviernos entre nosotros.

Cartel de Navidad 2015

Cartel de Navidad 2015

Pero también se anuncian novedades, como la Media Maratón, seguro que celebrada entre la legión de aficionados a correr. Con imaginación, de esa que no cuesta demasiado dinero pero sabe aprovechar los recursos que tenemos -“poner en valor”, se dice ahora mucho- se han planificado visitas guiadas a los belenes, un ciclo de conciertos corales en varias iglesias, o talleres navideños para los niños. Para ellos, también, la novedad de un tiovivo en la plaza Mayor y, nuevamente, las campanadas a mediodía, que tanto gustaron el año pasado. Ya digo, quizá parezca que escuchar corales y zambombas, recorrer mercadillos o visitar belenes no constituya nada demasiado novedoso, pero lo cierto es que se apoya en nuestras esencias, nuestra música, nuestra artesanía, y nuestra arraigada tradición belenista.

El eje esta Navidad vuelve a estar en la calle Mayor, este año con más atractivos en la plaza de los Caídos. Dice el Ayuntamiento que por apoyar la declaración del Infantado en su carrera por convertirse en Patrimonio de la Humanidad. Y  pienso yo que, también, por dar un poco de gusto a los comerciantes de Miguel Fluiters. El caso es que ahora, muy cerca del inclasificable portal que ya afeó el año pasado la fachada renacentista, estará el belén monumental, lo que preveo un acierto, especialmente para ganar espacio en la plaza Mayor.

El montaje frente al palacio del Infantado repetirá este año. // Foto: Ayuntamiento de Guadalajara

El montaje frente al palacio del Infantado repetirá este año. // Foto: Ayuntamiento de Guadalajara

Lo que no termino de ver es ese empeño de concentración comercial, que por un supuesto apoyo al pequeño establecimiento de la ciudad, llega a instalar en el casco hasta tres mercadillos. Efectivamente, un mercado artesano en el Jardinillo; otro tradicional, junto al Infantado; y un tercero, simplemente navideño, en la plaza Mayor, tratarán de conquistar nuestros ánimos consumistas estos días, pero es evidente que el pastel tendrá que estar más repartido entre más puestos y mostradores. En fin, quedan muchos días por delante para ver cuánto dan de sí nuestros bolsillos.

En definitiva, la propuesta está ya sobre el papel, con oferta suficiente para que tengamos ocasión de vivir la fiesta, además de en las celebraciones privadas, en la calle donde, si nos dejan, habrá Navidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s