Días para compartir

calle mayor solidaria

Imagen de los juguetes recogidos en la Calle Mayor Solidaria, una de las iniciativas navideñas más longevas en Guadalajara. // Foto: grupotodoevetnos.es

Por Borja Montero

A primera hora de esta tarde, y a pesar de las temperaturas por encima de quince grados aún reinantes, el alumbrado ornamental en el Casco Histórico de Guadalajara saludará la llegada de la Navidad a la ciudad, a pesar de que otros llevan ya varias semanas explotando la decoración y los villancicos para intereses que poco tienen que ver con lo que se celebra en estas fechas. Y es que, en ocasiones, el oropel y la luz de gas, los fuegos de artificio y las costumbres importadas, el afán de consumo y las apretadas agendas de estos días nos alejan del mensaje espiritual, o al menos reflexivo, que deberían traernos estas fechas tan entrañables.

No voy a entrar en una encendida defensa de las celebraciones tradicionales sobre las costumbres de ultramar, ni tampoco seré yo el que resalte la significación religiosa de estos días, que para muchos la tiene y otros la utilizan en sus discursos aunque luego no prediquen con el ejemplo. Cierto es también que pueblos anteriores al Cristianismo celebraban fiestas en estas fechas con motivo del solsticio de invierno. Sin embargo, sea uno creyente o no, sea solamente por los regalos, las comilonas o por la presión social, todos participamos de una tradición de más de veinte siglos, una celebración que en estos días reúne a familias en torno a una mesa y propicia el reencuentro de viejos amigos y el olvido de rencillas y rencores, por lo que debemos ser consecuentes con lo que ello significa.

Esta fiesta no tiene como base el cordero asado, las opíparas cenas, los cotillones de fin de año o los últimos modelos de smartphones y videoconsolas, tampoco las luces y los abetos decorados, factores todos ellos que pueden ser bienvenidos para hacer más relucientes estos días, pero sin los cuales el sentido de la Navidad no debiera verse trastocado. Son días de compartir, y más teniendo en cuenta la situación que atraviesan muchas familias a nuestro alrededor.

Ayuda en Acción sitúa el umbral de la pobreza en Castilla-La Mancha en 6.621 euros al año para un adulto solo, 9.931,50 para una pareja sin hijos y unos 13.900 para una familia de cuatro miembros. Echen cuentas y verán que no es tan difícil verse en esta situación, estimando que, según los cálculos de esta organización, e incluso los de la Encuesta de Calidad de Vida del Instituto Nacional de Estadística (INE), alrededor de una cuarta parte de la población podría situarse por debajo de este margen. Además, son muchos quienes superan estas cifras por poco y, aunque no son considerados pobres, pasan muchas dificultades para poder proveerse de lo más elemental, lo que desemboca en situaciones de pobreza energética, mala alimentación o agravamiento de problemas de salud. Como para pensar en fiestas…

Afortunadamente, han pasado ya muchos años desde que los Servicios Sociales del Ayuntamiento de Guadalajara se limitaban a bajar unas cuantas cestas de comida al asentamiento chabolista de la Hispano Suiza, precisamente con motivo de la Navidad. La beneficencia ha servido para parchear algunas situaciones puntuales a lo largo de la historia y para lavar muchas conciencias, incluso ha inspirado probablemente la mayor obra maestra del cine patrio, Plácido de Luis García Berlanga, pero no hay duda de que la solidaridad y los programas orientados a buscar soluciones duraderas e intervenciones profundas son más efectivas que las ayudas de “pan para hoy”.

Imagen-Banco-Alimentos-Guadalajara-Facebook_EDIIMA20150212_0157_13

Así quedó el almacén del Banco de Alimentos tras el primer robo, en febrero de este año. // Foto: Facebook del Banco de Alimentos

Es por ello que no hay que olvidar en estas fechas que el comedor social de la Casa Nazaret atiende a alrededor de seiscientas personas cada día, y eso que la demanda se ha visto algo reducida este último año, mientras que Cáritas Diocesana sigue ofreciendo vales canjeables en supermercados para familias en apuros. Tampoco cabe pasar por alto que, a pesar de haber sufrido tres robos en apenas dos meses a principio de año y varios intentos más posteriormente, el Banco de Alimentos de Guadalajara no ha faltado ni un solo día a su labor para repartir, a lo largo de 2015, más de 240.000 kilos de comida con los que se ha ayudado a unas 21.000 personas en toda la provincia, incluyendo, además de la entrega directa en parroquias y otros puntos de recogida, programas como Desayunos Saludables, de la mano del Ayuntamiento de la capital.

navidad 2015

Cartel del programa oficial de la Navidad del Ayuntamiento de Guadalajara. // Foto: Ayuntamiento de Guadalajara

En el programa navideño. Este año, tal y como ya ocurriera en la pasada edición de los festejos navideños, el programa oficial del Ayuntamiento incluye dos citas dirigidas a posibilitar que todos puedan disfrutar de la Navidad y que tampoco falten, en la medida de lo posible, algunos de esos factores ‘tangibles’ de los que hemos hablado antes, tanto en lo que se refiere a la mesa como a los regalos bajo el árbol.

Así, los días 19 y 20 de diciembre, los comercios del Casco Histórico recogerán típicos alimentos navideños dentro de la campaña “Ninguna familia sin Navidad”, que fue puesta en marcha el pasado año a iniciativa de la Asociación Paseo Comercial Miguel Fluiters con la colaboración de Cruz Roja, que se encarga de la recogida, la organización y la distribución de turrones y demás viandas tradicionales donados por los guadalajareños. Además, el día 29 de diciembre tendrá lugar una de las tradiciones solidarias de más solera en la capital alcarreña. La Calle Mayor Solidaria, organizada por Cáritas Diocesana, se encargará, por decimoséptimo año consecutivo, de recoger juguetes nuevos durante toda la jornada para que sean distribuidos entre las familias habituales receptoras de las ayudas de esta organización con motivo de la festividad de Reyes Magos.

La Navidad es un momento idóneo para recapacitar sobre todas estas realidades y para evaluar si podemos aportar nuestro granito de arena para hacer más llevadera la situación, cuando no para iniciar una reflexión más profunda acerca de la sociedad en la que unos viven aislados por las ansias de consumo y otros se desviven por confeccionar un tejido civil que consiga llegar a actuar sobre los problemas que los poderes públicos han decidido no priorizar.

Es Navidad.

Hay que ser solidario.

No solamente en Navidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s