La Navidad suena a zambomba

Félix Nolasco, artesano, constructor y divulgador de la zambomba.

Félix Nolasco, artesano, constructor y divulgador de la zambomba.

Por Félix Nolasco Roche*

¿Qué sonido tiene la Navidad? La Navidad suena a zambomba, suena a villancicos, suena a rondas y suena al espíritu navideño con el que las personas comparten y se divierten en estas fechas.

La Navidad es tiempo para pasar con amigos y familiares, para pasar tiempo juntos, ¡y si es con música mucho mejor! Porque que a través de la música se comparten muchos sentimientos y cualquier instrumento vale para acompañar un villancico.

La Navidad se percibe desde el momento en el que se monta el belén, se engalanan los escaparates, se encienden las luces, se hacen dulces típicos, se pone la castañera, se anuncian los concursos de villancicos y ya se prepara todo para disfrutar con la familia y los amigos.

La Navidades de cuando yo era niño eran un poco diferentes a las de ahora, porque el ambiente era más familiar y más cercano entre las personas. Antiguamente se reunía mucho más la gente en las casas con la familia y se salía mucho a cantar con amigos por las calles.

En mi familia, antes de que comenzase la Navidad, ya se preparaban los instrumentos con los que luego se cantaba y se rondaba. En mi caso, la zambomba era el instrumento más importante y se preparaba con esmero y con cariño con un barril, un pedazo de piel y una caña.

Ronda navideña en Guadalajara (1971). // Foto: Mavi. Colección de Félix Nolasco.

Ronda navideña en Guadalajara (1971). // Foto: Mavi. Colección de Félix Nolasco.

Una de las paradas era la Misa del Gallo, pero la fiesta más grande era la del día 31, cuando se tomaban las uvas en la plaza Mayor del Ayuntamiento, y la gente se disfrazaba, cantaba y tocaba los villancicos… Era punto de encuentro de todos los ciudadanos de Guadalajara.

En Guadalajara hay muchas formas de vivir la Navidad y de disfrutarla, pero hay que animarse y salir para ver las cosas que nos ofrecen estas fechas.

Un referente que tenemos es nuestra zambombada, cita anual que reúne a multitud de personas con ganas de vivir la Navidad, que cada año tiene más afluencia ¡y que está siendo un éxito!

Unos días antes de la zambombada, y para todos aquellos que no tengan zambomba, se realizan un curso en el que las personas pueden confeccionarse de forma artesanal su propia zambomba para tocar ese día y durante todas las Navidades, o bien para hacer un regalo.

Zambombada de la capital, la pasada semana. // Foto: Guadaqué

Zambombada de la capital, la pasada semana. // Foto: Guadaqué

Otro referente es el recorrido de los magníficos belenes que se exponen en Guadalajara, incluidos los de pueblos, que también tienen un alto valor tradicional.

Pero quizás las rondas sean el gran valor que ha tenido y tendrá nuestra ciudad, porque ponen música, alegría, amistad y tradición; la ilusión y las ganas con las que la gente canta y sale a tocar sus instrumentos por los bares. Es uno de los espectáculos más significativos, puesto que son cantes que se suelen pasar de padres a hijos.

Aunque en estas fechas sean momentos de acordarse de los que ya no están, siempre hay que seguir y dar una oportunidad a los que vendrán para que las tradiciones nunca mueran y para contagiar un poquito lo que es la Navidad.

Desde aquí hago un llamamiento para que se anime más la gente a disfrutar de la Navidad y para que salgan de sus casas a cantar y a tocar los instrumentos que uno tenga, sea cual sea, por las calles y bares de nuestra ciudad. ¡Porque la Navidad es música! La Navidad son momentos, la Navidad es sentimiento y ¿qué mejor que la música para alegrar los corazones?

Os deseo una feliz Navidad con familia y amigos y que este 2016 venga cargado de salud, trabajo y mucha alegría.

¡Que suene tu música!

*Felix Nolasco Roche, artesano, nació en los años 50 en el conocido barrio del Cerro del Pimiento de Guadalajara, en el seno de una familia con gran tradición zambombera que él ha sabido conservar y difundir en Guadalajara. El cariño al oficio y el buen hacer artesano le vino de su padre, José Facundo Nolasco, conocido por el apodo de “baúles”, por ser una de las piezas que fabricaba. Félix Nolasco es profesor de carpintería tradicional en la Escuela Provincial de Folklore, donde cada año imparte cursillos de construcción de zambombas y de ritmos básicos para tocarla. A lo largo de los años ha reunido gran cantidad de piezas de la capital y de las distintas comarcas de la provincia, que se exponen hasta el 15 de enero en la Posada del Cordón de Atienza, Centro de Cultura Tradicional de Guadalajara (abierta los sábados de 11 a 14 horas y de 16 a 18 y los domingos y festivos, de 11 a 14 horas). La muestra cuenta con recreaciones que el propio artesano ha realizado fijándose en los modelos de otros lugares de la provincia, con una especial atención también a miniaturas de zambombas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s