Sin sobresaltos

31764_ayuntamiento_de_guadalajara_plaza_mayor_fachada

El Ayuntamiento de Guadalajara tendrá en 2016 unas previsiones económicas poco sorprendentes y austeras en lo inversor. // Foto: lacronica.net

Por Borja Montero

Hace no muchos años, en una provincia bastante cercana, la aprobación de los presupuestos municipales en cada uno de los municipios era una especie de carta a los Reyes Magos en las que todos cumplían sus deseos. Los barrios veían subsanadas viejas deficiencias, siempre caía algún detallito para las pedanías y, envuelto en el papel de regalo más deslumbrante, se encontraba el gran proyecto de cada año, la obra por la que ser recordado, ya fuera en solitario o en colaboración con otras administraciones. La fiebre del ladrillo y el pleno empleo de aquellos años hacía que las arcas se llenaran a base de impuestos sobre construcciones y obras, tasas por el creciente parque de vehículos e, incluso, multas, que uno, cuando no tiene problemas para afrontar el día a día, se vuelve más descuidado también al volante.

La situación ha cambiado. Ahora, las administraciones se tienen que conformar con, en el mejor de los casos, el de buen pagador, poder cuadrar sus cuentas, mientras que otros incluso están pagando aún sus desmanes de la época en la que cada saco de cemento relucía como el oro (y costaba casi tanto). El Ayuntamiento de Guadalajara ha presentado estos días el Presupuesto que, a falta de su refrendación plenaria, Ciudadanos mediante, guiará los designios económicos y financieros de la ciudad a lo largo de los próximos doce meses. La lista de deseos que cada año traía este documento ha desaparecido totalmente y solo cabe esperar un año sin sobresaltos.

Las grandes cifras dicen que Guadalajara tendrá 64,3 millones de euros para gastar en 2016, una cifra algo inferior a la de los últimos años y, aunque ciertamente lejana de los 71 millones a los que se llegó en la época de bonanza, aún digna para hacer funcionar una ciudad de más de 80.000 habitantes. El problema de este menguante presupuesto, siempre ciñéndose a las crecientes necesidades de los guadalajareños, es que es engullido prácticamente íntegro por el funcionamiento normal de la estructura y la infraestructura de la ciudad.

Y es que, con este presupuesto, hay que encargarse de la recogida de residuos, la limpieza viaria, el mantenimiento de la inmensa cantidad de zonas verdes que afortunadamente tiene la ciudad, del servicio de autobuses, de los servicios sociales, cuyos programas, dadas las acuciantes necesidades de muchas familias y colectivos en la ciudad, requerirán un desembolso de más de 3,8 millones de euros; y de la plantilla de funcionarios sin la que muchos estos servicios no serían posibles. Además, para este 2016, se ha anunciado la creación de nuevos puestos de trabajo, principalmente en la Policía Local y el Servicio de Extinción de Incendios, lo que implica un incremento en la partida habitual en gastos de personal, además de 1% de incremento salarial que contempla el Gobierno nacional para el personal funcionario y la restitución de la paga de Navidad no cobrada en 2012, como factores coadyuvantes a este incremento.

Esos otros gastos que, en ocasiones, no se ven demasiado pero que merece la pena destacar, se irán este año a iniciativas turísticas y de promoción económica del comercio, que este año contará con una inversión de 493.000 euros, así como las iniciativas de empleo, cuyo presupuesto para 2016 crece considerablemente hasta casi 1,2 millones de euros. Parece que los programas no tendrán grandes novedades en lo cualitativo con respecto a años anteriores y, a pesar del aumento en el dinero destinado, la articulación de las campañas de empleo se dará en forma de escuelas taller, contratos temporales, becas para jóvenes en empresas y, como bien se han encargado de recordarnos por activa y por pasiva los gobernantes populares de las instituciones que se han acogido a él, en pagar el Plan de Empleo de la Junta de Comunidades, para el que, además de la aportación regional, ayuntamientos y diputaciones tienen que financiar parte de los contratos.

 

RuinasAlcazarGuadalajara2006

El Alcázar Real de Guadalajara iniciará este año un nuevo proyecto de recuperación, quién sabe si el definitivo. // Foto: wikipedia.org

Inversiones. El panorama de inversiones para 2016 es el más pírrico que se recuerda en años en la capital alcarreña. Así, los 2.494.000 euros que se detallan en la previsión realizada por el Equipo de Gobierno contrastan con el presupuesto de algunos proyectos de ejercicios anteriores que, ellos solos, tenían esa cantidad de gasto previsto, incluso alguno mayor. No va a ser un año de especial lucimiento, al menos en lo que se refiere a obras, máxime cuando la partida más importante en este capítulo (620.000 euros) está destinada al incremento y la gestión del Patrimonio Municipal del Suelo. También hay que tener en cuenta la incógnita que serán los nuevos Presupuestos de la Junta de Comunidades que, después de cuatro años de gastos más que reducidos (en algunas cuestiones) y con un cambio de color político poco afines a los intereses de los gestores de la ciudad de Guadalajara, no se sabe por dónde pueden salir en lo que se refiere a la cooperación con los municipios en forma de inversiones y nuevos proyectos.

Entre los gastos previstos para este año, destaca la consignación de 250.000 euros para iniciar la recuperación del Alcázar Real, una cantidad algo exigua para tan magna obra, pero obviamente bien recibida en uno de los edificios emblemáticos más castigados por el paso del tiempo y la inacción de los sucesivos Gobiernos municipales. El documento explicita claramente el inicio del proyecto, por lo que cabe esperar nuevas aportaciones en los próximos ejercicios. Además, el Casco Histórico, beneficiario de inversiones contantes en los últimos ocho años, volverá a tener partida propia, 325.000 euros, también lejos de las grandes intervenciones que le han cambiado el pavimento a casi la totalidad de la zona, a los que aún no se ha puesto un destino concreto. También hay 450.000 euros para vías públicas: la habitual operación asfalto de cada verano y alguna que otra actuación, más remiendo que intervención a fondo, parecen decir las cifras.

El resto de inversiones son, como casi todo el Presupuesto Municipal, continuista y destinado a asegurar la prestación de los servicios ya consolidados: 109.000 euros para material e instalaciones de la Policía Local, 40.000 para nuevas señales de tráfico, 400.000 para surtir y adecentar las dependencias de los Bomberos, 50.000 euros para intervenciones en el Cementerio Municipal, otros 200.000 para cuidar de las instalaciones deportivas y 50.000 para renovar la flota del Parque Móvil del Ayuntamiento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s