Un plan para el Mercado

Fachada del Mercado de Abastos. // Foto: www.culturaenguada.es

Fachada del Mercado de Abastos. // Foto: http://www.culturaenguada.es

Por Concha Balenzategui

El Pleno del Ayuntamiento de Guadalajara aprobaba el pasado viernes una moción para la rehabilitación y reactivación del Mercado de Abastos de la capital, un espacio que ha ido languideciendo con los años, a pesar del valor arquitectónico del edificio y a pesar -¿tal vez habría que decir “merced a”?- su ubicación en pleno centro de la capital. Lo cierto es que de los 24 puestos del inmueble, solo 8 permanecen ocupados, como nos ha recordado el Grupo Socialista, autor de la moción, a todos aquellos que nos habíamos olvidado del Mercado en los últimos años.

Yo personalmente me había olvidado del lugar hasta que, hace solo dos meses, un fantástico reportaje de Nuria Fernández puso sobre el tapete de la actualidad la situación agónica de este Mercado. En el texto me enteré del lastre que supone para el Ayuntamiento esta instalación, que viene a ingresar unos 18.000 euros al año en concepto de alquileres de los puestos, y en el que se gastan casi cuatro veces más por ejercicio. La moción socialista recuerda que, además de reducirse paulatinamente el dinero destinado por el Consistorio, este año no estaba prevista ninguna inversión para reformas o acondicionamiento.

El citado reportaje desvelaba también que había peticiones para ocupar puestos vacíos que no se habían respondido, y algunas propuestas que se habían hecho al Ayuntamiento para la dinamización del espacio que habían obtenido la callada por respuesta. Incluso el concejal responsable en el Ayuntamiento, Ángel García, confesaba tristemente que a veces miraba el Mercado desde la ventana de su despacho y se preguntaba: “¿Qué hacemos contigo?”

Pues bien. Ahora hay sobre la mesa una propuesta, que es la rehabilitación de acuerdo con la Escuela de Arte de Guadalajara, y la inversión en solucionar algunos problemas de la instalación, como las humedades. La eficacia de la moción está por ver, dado que ha salido adelante con los votos de los concejales socialistas y los de Ahora Guadalajara, la abstención de Ciudadanos y la oposición del PP. Estamos pues ante un mandato de Pleno que de momento no cuenta con consignación presupuestaria, y que debe acometer un equipo de Gobierno que no está a favor de la causa. También cabría preguntarse si correría con más fortuna si el Grupo Socialista hubiera realizado su propuesta en forma de enmienda a los Presupuestos Municipales, porque probablemente tampoco se hubiera admitido.

Una de las cuestiones que salió a colación en el pleno es la gestión del Mercado, que según los proponentes debe quedarse en manos del Ayuntamiento, mientras que tanto Ciudadanos como el PP tienen en mente que la gestión debería ser privada. Esta es la piedra angular del asunto, puesto que no se puede poner en marcha algo desde una institución que ha dejado de creer en sus posibilidades, mientras que las empresas privadas sí ven la rentabilidad, dado que han presentado proyectos para ello en plena crisis.

Echando la vista atrás, encuentro pocas iniciativas que hayan dado alas a la reactivación del mercado desde que se acometió la reforma, ya hace quince años, que a pesar de su resultado palpable, se prolongó tanto en el tiempo que casi dio la puntilla a los comercios que allí había. Recuerdo por ejemplo algunas actividades para niños en campañas navideñas, para facilitar las compras de los padres, y por supuesto, la persistencia en que los mercadillos de martes y sábado se mantengan en el lugar, a pesar de la voces que lamentan la falta de espacio y que piden su traslado. Da la sensación, de que todo pasa por dejar languidecer por sí solo al moribundo, sin quitarle la respiración artificial, pero sin pensar tampoco en nuevos tratamientos que lo sacaran del coma.

Mercado de San Agustín, en Toledo. // Foto: www.mercadodesanagustin.com

Mercado de San Agustín, en Toledo. // Foto: http://www.mercadodesanagustin.com

La situación es muy difícil para una forma de comercio poco conciliable con los horarios de los trabajadores, poco competitiva con los supermercados de aparcamiento en el sótano y compra por internet, y con una población que ha dado la espalda al casco, menos poblado, más envejecido y menos visitado. Aun así, hay posibilidades, y casi todas pasan por una reforma que mejore sus condiciones, un lavado de cara que lo haga más atractivo, y sobre todo, por la instalación de negocios con gancho: bares de tapas elaboradas o de nueva cocina, puestos de artesanía, productos delicatessen, agricultura ecológica, pan artesano, outlet de primeras firmas o incluso productos de Guadalajara… ¿por qué no una “sucursal” céntrica del fantástico supermercado de la APAG que el concejal delegado del mercado tan bien conoce?

Ejemplos hay en Madrid, Barcelona, Valencia, Toledo y a lo largo de toda la geografía española de antiguos mercados que han reorientado su modelo y han constituido un éxito, no solo de compradores autóctonos, sino de visitantes foráneos. Echen un vistazo a los enlaces y comprueben cómo estos lugares han sabido unir consumo y ocio, ofreciendo un interesante calendario de eventos (conciertos, talleres, catas…), bien es cierto que en la mayoría de los casos bajo gestión privada.

Mercado de San Miguel, en Madrid. // Foto: http://www.mercadodesanmiguel.es/

Mercado de San Miguel, en Madrid. // Foto: http://www.mercadodesanmiguel.es/

A mí se me ocurren algunas propuestas básicas, como dejar el aparcamiento del recinto gratuito a los usuarios que hagan una compra mínima o establecer los talleres para niños durante todos los sábados, para fomentar la compra en el pequeño comercio de todo el casco. También podría estudiarse el alquiler barato a nuevos emprendedores que quieran poner un negocio de comercio u hostelería, a la manera de los viveros de empresas que facilitan locales durante los dos primeros años de andadura. Es una medida más rentable para el Ayuntamiento que mantener los puestos vacíos, fomentaría el emprendimiento y podría atraer negocios.

Pero las ideas pueden brotar a decenas de la mano del plan de dinamización del casco, o en los debates que se están desarrollando de la mano de los colegios profesionales que se preguntan por el futuro del casco. En definitiva, abierto el melón del Mercado de Abastos, y con un mandato de Pleno, ya no hay excusas para quedarse de brazos cruzados.

Anuncios

Un pensamiento en “Un plan para el Mercado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s