¡Habemus campus!

2016.02.03 campus

Representantes del Ministerio de Defensa, Ayuntamiento, Junta de Comunidades y Universidad de Alcalá, el pasado miércoles en Guadalajara // Foto: castillalamancha.es

Por Alvaro Nuño.

¡Habemus campus!… o eso parece al menos tras la visita que efectuó el pasado miércoles el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García Page, a las instalaciones sin uso del colegio y de la residencia María Cristina, junto al alcalde de la ciudad, Antonio Román, el rector de la Universidad de Alcalá, Fernando Galván, el Secretario de Infraestructuras del Ministerio de Defensa y nada menos que dos generales uniformados. Cual Santo Tomás, el apóstol que metió la mano en la herida de la costilla de Jesucristo para comprobar que era el mismo hombre que fue crucificado, Page quería ver personalmente cuál era el estado de estos edificios. “Es una persona muy pragmática y realmente le han gustado las instalaciones”, según Reyes Estévez, consejera de Educación, que estuvo a su lado durante toda la jornada.

Ya lo había anunciado el propio Page desde Toledo la semana pasada, pero esta semana lo ha corroborado en Guadalajara ante el Alcalde y el Rector: el campus de la Universidad de Alcalá se ubicará definitivamente en el colegio de Las Cristinas. La Junta y el PSOE dan así su brazo a torcer y abandonan a idea inicial de hacerlo en el todavía nonato polígono del Ruiseñor. “Hacemos de la necesidad virtud, pensamos que era una buena iniciativa para hacer un Campus real; el entorno es ideal, el espacio es amplio, tiene buenos accesos, está cerrado y localizado, y genera la idea de campus”, elogiaba sus características tras la visita la consejera en unas declaraciones en Radio Arrebato, el mismo miércoles 3 por la tarde. “Va a ser muy beneficioso para la comunidad universitaria, para formarse y convivir, y para Guadalajara. El espacio es muy bueno y el fruto está ya maduro”, terminaba Reyes Estévez, que coincide ahora plenamente con la idea que siempre tuvo Antonio Román en la cabeza de que la Universidad se ubicara en el centro, convirtiendo a Guadalajara en una verdadera ciudad universitaria.

A partir de aquí, la hoja de ruta marca ahora dos caminos paralelos; por un lado, la Junta deberá pagar al Ministerio los edificios por 2 millones de euros tal y como contemplaba el protocolo rubricado por Cospedal el 28 de mayo de 2015; y, por otro, firmar un contrato-programa con la Universidad de Alcalá, que es la fórmula elegida por Toledo para establecer objetivos a medio y largo plazo, tanto en lo que a equipamientos se refiere, como a desarrollo académico.

En este sentido, la consejera alcarreña -docente de profesión- parece darle al menos tanta importancia a los futuros estudios que a las instalaciones. Durante la visita del miércoles, comprobaron como el edificio del colegio -cerrado desde 2013- está más deteriorado pero que la parte de la Residencia está muy bien conservada, “incluso se han cambiado las ventanas”, apunta Estévez, a quien el propio rector alcalaíno, Fernando Galván, le fue avanzando que vislumbraba dos posibilidades: o rehabilitar las actuales dependencias o hacer un aulario nuevo. “No podemos llegar con las herramientas y decir: a ver por qué tabique empezamos”, avisa la consejera.

“La calidad de la educación no está en el tabique. Lo importante del proyecto es ofrecer una buena formación y posibilidades de trabajo para los futuros estudiantes” y ponía de ejemplo el aulario prefabricado donde se imparten todavía en la actualidad los grados de Comunicación Audiovisual y Traducción e Interpretación de Lenguas Modernas, una instalación muy criticada en su momento por alojarse en barracones de obra. Sin embargo, “en esas aulas prefabricadas han titulado ya muchos alumnos”, afirma Estévez, muy interesada en que la Universidad impulse cuanto antes las dos nuevas ingenierías y dobles grados bilingües. Lo que no se atreve a poner la Junta por boca de su consejera son plazos para que los primeros alumnos entren en las aulas del futuro campus: “La Universidad es autónoma en ese sentido y tiene que hacer un programa de necesidades, un nuevo proyecto de futuro en equipamiento y profesorado, y nosotros iremos aportando”.

“Lo único bueno que han tenido estos cuatro años es que todos sabemos lo que no tenemos que volver a hacer”, terminaba Estévez su intervención en la emisora del instituto Brianda de Mendoza, criticando la inactividad del anterior ejecutivo del PP, que esperó al final de la pasada legislatura para la firma del protocolo que ahora se desarrolla. Pero tampoco se puede vanagloriar el PSOE de su huella en este importante proyecto, ya que desde 2008, con el gobierno de José María Barreda, lo único que se hizo fue gastarse tres millones de euros en un concurso internacional de ideas que ganó el prestigiosos despacho Cano-Laso, pero del que finalmente no se puso ni una piedra.

Y tan inexplicable como nos parecía la semana pasada la abstención del los diputados del PSOE ante la Proposición No de Ley presentada por el PP, en la que se pedía al Gobierno regional la consignación de esos dos millones para la compra de los edificios y el cumplimiento de su parte del Protocolo de 2015 -PNL finalmente aprobado con los únicos votos del PP y la ausencia de Podemos-, resultaba una semana más tarde las críticas de Ana Guarinos, prácticamente al mismo tiempo que Page y Román enterraban aparentemente sus diferencias en lo referente a este tema. Para la presidenta provincial del PP, el dirigente regional vino únicamente a hacerse la foto. “Ha venido a Guadalajara a engañarnos de nuevo, al no comprometer los 32 millones de euros que el campus universitario necesita”, faltando el respeto a los guadalajareños y confirmando “una nueva traición hacia la ciudad y la provincia”, dijo Guarinos en rueda de prensa con cara de pocos amigos. Ya criticábamos que los partidos políticos -refiriéndonos entonces a la bancada socialista- aprovecharán este gran proyecto para sus habituales guerras, dejando a un lado los verdaderos intereses de los ciudadanos. ¡No sigan haciéndolo!

 

 

 

Anuncios

Un pensamiento en “¡Habemus campus!

  1. Muy buen artículo. Solo decir que lo que necesitamos en la educación en España no son más edificios, sino más fondos y medios técnicos, software y medios de investigación para nuestros profesores y más fondos para aumentar su proyección internacional y, con ella, la de los estudiantes. Edificios ya tenemos de sobra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s