Los Adarves y el casco urbano de Molina

Vista del casco urbano de Molina de Aragón. // Foto: minube.com

Vista del casco urbano de Molina de Aragón. // Foto: minube.com

Por Raquel Gamo

Molina de Aragón atesora uno de los cascos medievales más importantes de Castilla, que es tanto como decir de España y también de la Península Ibérica. Las huellas históricas de un pasado marcado por su ubicación estratégica, en el paso de los antiguos reinos de Castilla y de Aragón, y por la influencia notable de su antiguo Señorío, han dado como resultado una población de extraordinario interés histórico y artístico. Sin embargo, la conservación de este legado no siempre se ha hecho de forma correcta, y para ello basta echar un vistazo dentro y fuera de la provincia.

Dentro, con ejemplos como el casco histórico de ciudades como Sigüenza o Pastrana. Y fuera, con núcleos relevantes como Albarracín (Teruel) o Medinaceli (Soria), que deberían marcar el camino a seguir para Molina. Tanto en lo que se refiere a la conservación de los monumentos fruto de una legislación adecuada y estricta, como a la capacidad para integrar éstos en un entorno urbano sin estridencias.

Esto no ocurre en Molina, donde se han cometido barbaridades como el famoso edificio de pisos de Los Adarves –algo que hoy podría volver a suceder con las normas actuales- o con la falta de sensibilidad en la dotación del mobiliario urbano. La mayoría de los principales monumentos, incluido el castillo-alcázar o el puente sobre el Gallo, presentan un buen estado o, al menos, aceptable. Pero no basta. La excelencia cultural y turística, y ambas van de la mano de forma inseparable en el medio rural, exige un tratamiento integral que aspire a unificar la fisonomía del casco urbano de Molina.

Con este objetivo, la reforma que el Gobierno de Castilla-La Mancha plantea para la travesía de los Adarves puede resultar capital para esta ciudad, si es que se aprovecha adecuadamente. Cospedal lo intentó hace un año y ahora García-Page vuelve a la carga con un proyecto cuyo presupuesto, tal como ha publicado el Diario Oficial de la región, asciende a casi 230.600 euros.

34228_alfredo_barra__ante_el_paseo_de_los_adarves_en_su_estado_actual_

Alfredo Barra, delegado de la Junta en Molina, en el paseo de los Adarves. // Foto: JCCM.

Llamo al delegado de la Junta de Castilla-La Mancha en Molina, Alfredo Barra, y me cuenta que “se va a arreglar la vía principal y más transitada de Molina para reflejar la prosperidad de la ciudad”. Así pues, la primera fase de la remodelación de Los Adarves se traducirá en una mejora y ensanchamiento de las aceras -muy necesario-, un cambio de luminarias y una ampliación de la zona peatonal y de la calzada en el tramo comprendido entre la calle Antonio López Ayllón y la Puerta del Chorro. Unas obras que se alargarán alrededor de dos o tres meses y que se completarán con otras dos fases hasta remozar todo el paseo hasta la intersección con la carretera N-211.

Alfredo Barra admite que la travesía de los Adarves “está en muy mal estado”, y agradece al presidente de la Junta “su celeridad para adjudicar y firmar este contrato en apenas seis meses, que va a hacer realidad una obra que la ciudadanía de Molina llevaba mucho tiempo demandando”.

Pues sí, ya era hora. Hace mucho tiempo que se viene reclamando esta intervención en Molina. Ahora sólo falta que los trabajos no defrauden las expectativas. Tal como está ahora mismo, paradójicamente, el paseo de Los Adarves no invita a pasear. A la degradación lógica del pavimento por el paso del tiempo, las farolas y otros elementos del mobiliario urbano no se corresponden con el perfil de una ciudad declarada conjunto histórico artístico hace 50 años. No son detalles sin importancia, puesto que la conservación de los alrededores en un núcleo como Molina es tanto o más importante como tener en buen estado los principales monumentos.

Ciertamente, en lo que respecta a los Adarves, ni el Ayuntamiento ni ninguna administración lograron nunca habilitar en esta travesía el verdadero bulevar que requiere Molina: un lugar para transitar, para comprar, para hacer vida social. Un paseo que invite al disfrute de la ciudad. Una calle que sirva de pórtico para un singular casco medieval y no lo que los molineses tienen ahora en los Adarves, cuyo mobiliario podría pasar perfectamente por ser el de una ciudad urbana y no un pueblo medieval. De hecho, he visto farolas en algunos polígonos industriales con más gusto que las que luce este espacio.

La arquitectura moderna no es la culpable de los desmanes en los cascos históricos, pero los especialistas coinciden en señalar que la armonización de ambos resulta fundamental cuando se trata de embellecer un emplazamiento que, para más inri, trata de vivir del turismo. La polémica forma parte del nudo gordiano de la diatriba entre conservacionistas y progresistas en materia de evolución arquitectónica. Tal vez haya ciudades que se puedan permitir el lujo de emitir vibraciones modernas en paralelo a la custodia de su legado histórico. Barcelona es un caso paradigmático, con edificios vanguardistas custodiando los restos de su muralla o vadeando la catedral. O Córdoba, donde los jardines islámicos conviven con los palacios renacentistas y las iglesias barrocas. El caso de Molina es diametralmente opuesto. Tanto por evidentes razones de sus dimensiones como por su perfil urbano, cualquier intervención debe pivotar sobre los ejemplos que ya sabemos que pueden servir de referentes: Santillana del Mar, Pedraza, Ronda, Sos del Rey Católico, Olite o Puebla de Sanabria. La clave de estos lugares es que, a un adecuado grado de conservación de sus monumentos, han sumado un entramado urbano que guarda relación con sus trazas históricas.

En su Declaración de Santiago, aprobada a finales de 2014, la Confederación Española de Cascos Históricos sentenció que “la rehabilitación no siempre lleva aparejada la revitalización de las zonas nobles”. Esta entidad, que aglutina a representantes de algunas de las principales urbes monumentales de nuestro país, lleva tiempo reclamando la puesta en marcha de medidas encaminadas a revitalizar y a atraer a la población hacia el corazón de las ciudades.

En el caso de ciudades pequeñas o pueblos grandes, como es Molina, la situación es diferente porque exige un tratamiento global que pasa por integrar el casco urbano y el centro histórico. En la capital del Señorío ya hay cosas que no tienen remedio, pero conviene avanzar en un urbanismo en el que la arquitectura contemporánea no vaya desacompasada al patrimonio. Sin construcciones estridentes, sin rótulos ni elementos visuales horteras y cuidando aquellos detalles, en apariencia menores, pero muy relevantes en la fisonomía externa de cualquier población histórica. A Molina le va la vida en esta tarea.

La intervención en los Adarves no debería servir solo para un lavado de cara. Debería ser un punto de inflexión en el cuidado del conjunto de la malla urbana de Molina. Se trata también de una excelente oportunidad para exhortar a la administración a que lleve a cabo otras iniciativas que ensalcen el casco de una ciudad multicultural, de forma respetuosa y sensible con su naturaleza histórica y patrimonial que alberga el trazado irregular de su callejero. Una gestión responsable de su riqueza urbana que redundaría definitivamente en el desarrollo económico y turístico de la ciudad y de la comarca.

Hotel La Subalterna en el Palacio de los Molina. // Foto: www.viajesylugares.es

Hotel La Subalterna en el Palacio de los Molina. // Foto: http://www.viajesylugares.es

P.D. REAPERTURA DE LA SUBALTERNA.- El Ayuntamiento de Molina de Aragón tiene encima de la mesa una oferta en firme de una empresa que desea hacerse cargo del Hotel La Subalterna, si bien el asunto está pendiente de recibir el visto bueno del Pleno municipal. La reapertura de este establecimiento es una asignatura pendiente -tal vez gafada- en la oferta turística de la ciudad. La Subalterna, cuyo inmueble es propiedad del Ayuntamiento, estaba concebido como un hotel con encanto con 15 habitaciones ubicado en un caserón del siglo XVI, antigua morada de los Molina. El hotel, entonces de cuatro estrellas, fue inaugurado en 1996 (gobernaba el PSOE en el consistorio y en la Junta) tras una inversión de 167 millones de pesetas, de los que 140 corrieron a cargo del presupuesto regional. Han pasado 20 años desde entonces y el hotel no ha estado abierto, en total, ni cinco. La primera empresa adjudicataria del negocio, Sada Servicios Turísticos, tuvo que echar el cierre en 1999 tras dejar una ristra de impagos de nóminas y proveedores. En 2002, La Subalterna volvió a salir a concurso, después de que el Ayuntamiento molinés invirtiera 90.000 euros en acondicionarlo. Fue adjudicada a una empresa de Guadalajara, pero el proyecto se vino abajo a los dos años porque la concesionaria se declaró en quiebra. En 2005, con Pedro Herranz (PSOE) como alcalde de Molina, La Subalterna pasó mediante procedimiento negociado a una empresa local, con un alquiler de 800 euros mensuales en la primera y segunda anualidad. Reabrió en 2006, pero cerró al año siguiente. En 2011, tras hacerse cargo del arreglo de los desperfectos del edificio, el Consistorio de Molina volvió a licitar la gestión de La Subalterna con un pago de 1.200 euros mensuales. Pero el concurso quedó desierto. Ahora, si se cumplen los planes del Ayuntamiento (PP), La Subalterna se sumará próximamente a la oferta de hospedería y restauración de la ciudad. Ojalá el proyecto encuentre por fin la continuidad que nunca tuvo, tal vez porque nunca encontró unos gestores eficaces.

Anuncios

2 pensamientos en “Los Adarves y el casco urbano de Molina

  1. Me ha encantado tu artículo, y como bien dices ójala sepamos aprovechar la oportunidad para que la rehabilitación de esta arteria de Molina, sirva para ensalzar la condición de villa antigua, con la practicidad de los tiempos modernos.
    Un saludo y enhorabuena por tu forma de ver y contar las cosas. 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s