La provincia más siniestra en el tajo

manifestacion-accidentes-trabajo--620x349

Los sindicatos han vuelto a denunciar las altas tasas de siniestralidad laboral en nuestra provincia. // Foto: abc.es

Por Álvaro Nuño.

Guadalajara es la provincia de España con mayor siniestralidad laboral, con una tasa de incidencia (el número de accidentes laborales registrados por cada 100.000 trabajadores) de 4.963, según denunciaba ayer mismo el secretario regional del sindicato Comisiones Obreras, José Luis Gil, tras haberse hecho públicos los últimos datos de la Comisión regional de Seguridad y Salud. Las cifras son malas en este grave asunto. Aunque, por provincias dentro de la región, Guadalajara registró 3 fallecimientos por accidentes en el tajo frente a los 9 de Ciudad Real y 7 en Albacete o en Toledo, esa tasa de incidencia, además, ha subido un 19,3% respecto a 2014, un aumento mucho mayor que el registrado en el resto de Castilla-La Mancha y que enciende todas las luces rojas en este asunto tan serio para los trabajadores en particular y para la sociedad en general como son los accidentes laborales. 

“Sigue habiendo una cifra inasumible e inaceptable de siniestralidad laboral, una situación de precariedad laboral que como consecuencia provoca accidentes y muertes y una falta acusada de prevención en miles de empresas”, denunciaba públicamente el sindicalista, atribuyendo a la crisis, la precariedad en el empleo y la bajada de los derechos y condiciones laborales de los trabajadores, mucha de la culpa de esta situación.
“Los empresarios son los responsables de que  haya un medio laboral adecuado para respetar la vida y la salud de los trabajadores y trabajadoras, pero no siempre cumplen con esa obligación”, añadía, emplazando al Gobierno regional a tener una labor “comprometida con la salud laboral y vigilante para que se cumpla la ley y se sancione a aquellos empresarios que de manera constante la incumplen, para que por convicción o por temor la cumplan, pues lo importante es proteger la vida”. También pedía que los empresarios incumplidores “no puedan concurrir a ningún concurso público ni recibir ninguna subvención de dinero público”, algo que parece del todo punto lógico.

Y es que Castilla-La Mancha ha pasado de ser la tercera comunidad autónoma con mayor tasa de siniestralidad laboral en 2014 a la segunda posición en esta oscura y dolorosa clasificación, sólo por detrás de Baleares. “La situación es mala” dicen sin ambages en Comisiones Obreras, conminando a “poner en marcha de inmediato una batería de medidas de vigilancia y control en las empresas”.

De los 20.600 accidentes que se produjeron en la región el año pasado, 20.444 fueron leves, 128 graves y 28 mortales. Por sectores la construcción sigue siendo “el sector maldito”, habiéndose duplicado la media de accidentes con una tasa de incidencia de 7.441,7. La situación coincide además con el repunte del sector, lo que significa que, a más trabajo, más accidentes y que las medidas de salud y seguridad en el trabajo previstas por la legislación vigente no se están tomando adecuadamente por parte de la empresas, ni la vigilancia de su cumplimiento por parte de la autoridad laboral correspondiente, en este caso, la Junta de Comunidades. El segundo sector que registra más accidentes tras la construcción es la Industria, seguido de la Agricultura y del de Servicios.

Los datos generales dados de este año parecen corresponderse con los particulares de cada fallecido en el tajo. Como el caso ocurrido el pasado mes de junio en la localidad de Estriégana, donde fallecía un trabajador de la construcción de 45 años de edad al caerse de un andamio a unos 6 metros del suelo mientras estaba desmontando una barandilla de una vivienda que iba a ser pintada. En este caso, se trataba de un autónomo propietario de su propia empresa de construcción, pero el accidentado no llevaba arnés ni casco. Dos meses más tarde fue en Driebes, donde otro trabajador de la construcción -de 28 años y nacionalidad rumana- murió en otro fatal accidente al golpearle en la cabeza la lápida de un cementerio mientas retiraba con otro compañero un árbol en mal estado. Se supone que tampoco iba protegido con el preceptivo casco. Pero los fallecidos solo son la punta de un gran iceberg que se tiñe de rojo. Y es que la cultura de la prevención no debe dejar de impartirse entre trabajadores, autónomos, empresarios y yo diría que estudiantes hasta interiorizar que el trabajo debe ser un lugar o una actividad segura.

prevencion-seguridad-salud-el-trabajo-primera-L-PDH7k9

 Señalización de medidas de seguridad en una obra // Foto: paperblog.com

De poco parecen haber servido los esfuerzos expuestos en la jornada “Prioridades en la actividad de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social en Guadalajara para el ejercicio 2015” –celebrada el mes de noviembre en la Cámara de Comercio– por María Pita, entonces recién nombrada jefa provincial de este departamento, que adelantaba como objetivos para el año pasado incrementar de un 16 a un 23% los servicios de inspección y prevención de Riesgos Laborales en nuestra provincia, que lleva la friolera de más de una década encabezando el doloroso ranking de ser la de mayor índice de incidencia de España. Ya en los últimos meses de 2014 se detectaba un aumento de la siniestralidad, lo que motivaba el incremento de cinco puntos en los objetivos de actividad en materia de prevención de riesgos laborales por parte de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social para el ejercicio 2015.

“Invertir en salud laboral salva vidas”, afirma el secretario regional de CCOO, que pide al Gobierno regional que en los Presupuestos para 2016 que ahora mismo se están redactando “no se escatime” en recursos en materia de salud y seguridad laboral. Pero los accidentes no sólo se evitan con medidas sancionadoras ni coercitivas, sino con un cambio paulatino en la cultura preventiva, no ya como una exigencia legislativa que hay que cumplir, muchas veces cubriendo simplemente el expediente, sino como un elemento vital para los trabajadores y también para los empresarios, que debe inculcarse en todos los ámbitos hasta llevarlo interiorizado.

Y, si no, que la Inspección de Trabajo actúe, y que lo haga con más medios, más dedicación y más contundencia con los incumplidores de la legislación, porque estas cifras, que nos sitúan a la cabeza de España como la provincia más peligrosa en la que trabajar  -y que se repiten año tras año- son del todo punto inasumibles.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s