El termómetro del Escartín

Por Ana G. Hernández

lazorra en el puente

Miembros de La Zorra Alkarreña en el puente sobre Julián Besteiro disfrutando del partido. // Foto: Ser Deportivos.

Siempre recordaré las palabras de Sergio Alberruche: “El termómetro del Escartín es el puente”. El que por aquel entonces era el encargado de la sección de deportes del extinto periódico Guadalajara Dos Mil se explicaba diciendo que, al observar la gente que se ponía en el puente que cruza Julián Besterio, se podía intuir la importancia del partido y la gente que habría en las gradas del Pedro Escartín. Y la verdad que, aquel día, el puente presentaba muy buen aspecto, igual que el campo. Allí arriba habría unas 40 personas o más y en la cabina de prensa porfiábamos sobre si poníamos 1.500 espectadores o 2.000. Era la primera temporada del Depor en Segunda y uno de sus primeros partidos como local. Guadalajara estaba con su equipo, orgullosa, sacando pecho, a pesar de que las instalaciones aún no estaban a la altura de semejante hazaña. Pero su equipo sí.

El problema es que desde aquel día han pasado demasiadas cosas y todas negativas. La grada se vaciaba a medida que la directiva fallaba al echar las cuentas, fallaba por su prepotencia y su incapacidad de asumir errores y claro, si en el campo hay poca gente, en el puente ya ni os cuento. Quizá algún transeúnte despistado o algún jubilado dando el paseo de rigor intentando domeñar su colesterol. El mercurio del que hablaba Alberruche no fallaba en Segunda y, tras el descenso administrativo, lo hacía mucho menos.

Sin embargo, lo que no sabía Alberruche cuando aquel día hablaba del puente sobre el Escartín es que su particular termómetro también mediría el grado de desencanto y malestar de la afición alcarreña. Ni él ni nadie podían imaginar por aquel entonces que La Zorra Alkarreña acabara allí arriba en el enésimo desencuentro entre la peña y la directiva del club. Desde allí, el único gran activo que en estos momentos posee el Deportivo Guadalajara contempló la segunda parte de un partido más bien soso que se saldó en empate. Un estandarte que visita cada rincón de la geografía española defendiendo a su equipo y confraternizando con los rivales, dejando bien alto el pabellón guadalajareño. Una peña de la que todos nos sentimos orgullosos y a la que todos deberíamos de rendir tributo. Unos hinchas que, muy probablemente, ven imposible reconciliarse con la directiva después de este nuevo desprecio. El termómetro del que hablaba Alberruche cada vez tiene más aplicaciones.

Confianza

Tras el derbi, tanto Azuqueca como Marchamalo golearon a sus respectivos rivales. Si los gallardos sacaron los tres puntos del feudo de San José Obrero (2-5), los de Joselu Sánchez hacían los propio en casa frente al Ciudad Real (5-0). Dos victorias holgadas que, por un lado, refrenda el buen momento marchamalero, y por el otro, rompe la dinámica negativa rojinegra. Especialmente importante fue la victoria de estos últimos, que se repusieron a la climatología y a las numerosas bajas que asolaban su plantilla para dar un bonito espectáculo a sus fieles. Pero no solo eso, la forma de ganar ayer sí que fue importante. Gonzalo, Rojas, Pablo Rojo, Chilo, el goleador Pradillos… todos cuajaron un gran partido. Uno de esos choques que da confianza y refuerza a toda la plantilla. Y es que, el Azuqueca andaba muy necesitado de una victoria así, especialmente para espantar los fantasmas que se habían generado a su alrededor.

Por su parte, el Marchamalo devolvió en Cuenca la moneda envenenada que dejó el San José Obrero en La Solana, dejando claro que ese equipo que durante la primera vuelta perdió el norte lo ha encontrado y no lo va a dejar de seguir. Los de Nito Alonso caminan firmes hacia la permanencia.

Anuncios

2 pensamientos en “El termómetro del Escartín

  1. La ruina, un club querido y respetado, se ha convertido en un moribundo agonizante. La decadencia de los Retuerta es patética y nadie lo puede parar, bajamos a 3ª seguro, en el campo o en los despachos, esta temporada o la que viene…Germán no tiene salida, ni soluciones. El fútbol se acaba en la capital…agur.
    Más que vergonzoso el último episodio de la lotería (tocó reintegro y no puede pagarlo, que habrá hecho….) #DéporSiRetuertaNo

  2. Mi apoyo a la peña La Zorra Alcarreña. Se merecen un monumento. Se desplazan largas distancias apoyando al equipo sin condiciones y de forma muy animosa, cantando y sin meterse con los rivales. Como bien decía un buen amigo en la grada, el mundo al revés. Basta que sea una peña alegre y nada violenta, para que reciba del Club, palos por todas partes. A lo mejor es mejor que fueran violentos, o ultras para que te hagan caso y te respeten. El incidente, fue una chorrada. Tres animadoras de la peña con sus pompones que se divertían y nos divertían, pues no había fútbol en el césped, se colocaron en el pasillo, y el Club mandó al segurata a hacer el “indio” y posteriormente a la policía. Un exceso, vamos. Pero el Club, igual que el equipo, hace aguas, y el ambiente está muy enrarecido. Esperemos que esto se calme, porque el Pedro Escartín puede quedar como un desierto. Por otro lado, yo si que he cobrado el reintegro de la lotería. Algo tarde y en monedas, pero lo he cobrado.Menos mal, porque si después de pasar frío, ver al equipo que no juega ni a la taba, y encima no cobras la lotería…..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s