¡Precaución amigo peatón!

2016.03.24_140658

Lugar donde el pasado sábado ocurrió un atropello mortal // Foto: ANP

Por Álvaro Nuño.

Ayer por la mañana era enterrada la anciana que fue atropellada el sábado en el céntrico Paseo de Las Cruces de nuestra capital. No ha podido superar las graves lesiones que sufrió en órganos vitales tras ser arrollada por una motocicleta a la altura del Colegio de la Salud y -aquí está realmente al dato alarmante-, cuando cruzaba de manera indebida por la calzada. La noche, la baja visibilidad (según el propio parte de la Policía Local), la falta de movilidad propia de una señora de 85 años de edad y, por qué no decirlo, la mala suerte hicieron que el joven que conducía la moto no pudiera hacer nada, pese a frenar e intentar esquivarla, según testigos del suceso. Eran las 21:25 horas del sábado y ha sido el último accidente mortal registrado en la ciudad, otra vez un peatón, otra vez una persona mayor, y otra vez por una imprudencia, ya que a escasos metros de ese fatídico número 18 del paseo Fernández Iparraguirre existe un paso de cebra regulado por semáforos.

El accidente ha coincidido en el tiempo con el lanzamiento por parte del Ayuntamiento de una nueva campaña de prevención de atropellos, que se desarrolla del martes 22 al lunes  28 : “Nuestro objetivo -señalaba la concejala de Seguridad, Encarnación Jiménez,- es crear entornos urbanos más seguros y mejorar de forma especial la seguridad del colectivo más vulnerable, que son los peatones. Además, de forma particular, perseguimos disminuir el número de atropellos hasta llegar a cero”. Desgraciadamente, en esta ocasión no se ha cumplido el deseo de la edil.

Según las cifras aportadas por la concejala, el número de atropellos en la ciudad ha ido disminuyendo paulatinamente en los últimos años. Así, en el año 2011 se registraron 54 mientras que en 2015 se bajó a 28, prácticamente la mitad, y en 2016 llevamos tres. El caso de esta anciana parece ser prototípico según las cifras facilitadas por el Ayuntamiento de Guadalajara: un sesenta por ciento de los atropellos se producen por la imprudencia del peatón, mientras que el 40 restante se achaca a la del conductor. Además, en uno de cada tres se ven afectados niños o personas mayores de 65 años.

Por las cifras facilitadas por la Policía Local, es evidente que la imprudencia de peatones jóvenes y ancianos es la primera causa de estos accidentes, en las que además, estos se llevan la peor parte. Por eso, hay que incidir desde todos los ámbitos en cumplir con las señales de circulación, cruzar siempre por pasos de cebra y semáforos, aumentar la precaución antes de atravesar la calzada manteniendo todos los sentidos alerta mientras se circula y evitar comportamientos que supongan un riesgo para nuestra propia seguridad y que, por evidentes, no debemos dejar de recordar, como evitar atravesar plazas y glorietas, esperar el autobús en la parada y nunca en la calzada o evitar hacer amagos en el momento de cruzar.

Dice Jiménez que se ha comprobado cómo con este tipo de campañas se reduce el número de atropellos, pero las fechas en las que se está produciendo esta -en plena Semana Santa, en días festivos y sin actividad en colegios o centros sociales- no parecen ser las más adecuadas, sobre todo de cara a ese peatón infantil y personas mayores a quienes se supone que van dirigidas. En este sentido, las charlas periódicas que la Policía imparte en los colegios de la ciudad, deberían completarse con encuentros con otros colectivos como es el de la tercera edad, utilizando por ejemplo los centros sociales municipales, los centros de Día e incluso, las parroquias de la ciudad, es decir, todos aquellos lugares de reunión de este colectivo que, en muchos casos, pecan de imprudencia por exceso de confianza.

Pongamos de ejemplo, la salida de la iglesia de San Juan de la Cruz, a escasos metros de donde ha ocurrido este último accidente en el paseo de Las Cruces. Sólo hay que sentarse en un banco del bulevar para ver cómo diariamente, los feligreses -cierto es que de todas las edades, pero entre los que destacan personas de edad- salen del templo y cruzan directamente desde la puerta al otro lado del paseo sin utilizar un paso de cebra cercano. Cierto también es que muchas personas lo utilizan, pero son las menos. Y en esta céntrica y transitada vía, queda abierto el debate sobre qué hacer con la veintena larga de puntos a lo largo del bulevar que dan acceso directo a la calzada pero por los que no se debe cruzar. Por uno de ellos intentó hacerlo la víctima y son pasos habituales para muchos viandantes. Lo lógico sería cerrar todos aquellos que no estén dotados de paso de cebra, aunque eso supondría cambiar radicalmente la fisonomía del histórico paseo.

2016.03.24_140730

Un joven peatón cruza indebidamente por el Paseo de Las Cruces // Foto: ANP

También es habitual ver en los barrios de la ciudad más envejecidos, con aceras estrechas, zonas comerciales y mucho tráfico tanto de viandantes como de vehículos, como las personas mayores cogen las de Villadiego para cruzar o para dirigirse a su destino sin fijarse y sin utilizar los pasos de cebra. Los hay quienes apelan a la comodidad de ir por la calzada sin tener que subir o bajar bordillos -pese a que estos están rebajados en prácticamente toda Guadalajara-, porque dicen que se resbalan por las baldosas, porque no caben con las bolsas de la compra entre los vehículos aparcados o porque son malas costumbres adquiridas de años que son difíciles ya de cambiar. No es extraño incluso ver a los más airados encararse a algún conductor cuando este le reprende su mala conducta.

En el caso de los jóvenes, otro de los colectivos señalados por el Ayuntamiento, la imprudencia más habitual viene por el uso del teléfono móvil. La falta de precaución propia de la edad en este caso, se agrava cuando se cruza sin dejar de mirar a una pantalla, abstraídos completamente a las circunstancias de la circulación.

Y por lo que a las actuaciones municipales se refiere, a los pasos de peatones elevados en diferentes puntos, la creación de itinerarios escolares seguros y a la puesta en marcha de semáforos foto-rojo, como los instalados recientemente en la calle Francisco Aritio -uno de los puntos negros de la ciudad-, no queda más que revisar la quizás falta de señalización horizontal y vertical en algunas de esas calles más transitadas y una mayor presencia de la parece que casi desaparecida pareja de policías a pie, un elemento que sería persuasivo a la vez que informativo para los viandantes.

 

Anuncios

2 pensamientos en “¡Precaución amigo peatón!

  1. Ojala hiciera el Ayuntamiento algo en la rotonda de la noria, donde se juntan las calles de zoo, y de los que vienen de Aguas Vivas. Porque la gran mayoria de estudiantes que bajan andando desde Magisterio, para pillar el tren, pasan directamente donde acaba la acera, estando el paso de peatones a unos 10 metros. Menos mal que los chavales, miran siempre, pero muchas veces los conductores vamos mirando por si viene algún coche en la rotonda, y no miras si viene gente fuera del paso de peatones. Esperemos que nunca pase nada, pero por favor que pongan unas vallas o algo hasta la altura del paso de peatones. Gracias por los artículos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s