El Hospital hace aguas

2016.04.22 Hospital

Gotera del pasado sábado en la cafetería del Hospital // Foto: Guadaque.com

Por Álvaro Nuño.

Como año tras año, las lluvias de esta primavera han vuelto a cebarse con una instalación que parece tener más agujeros que un queso gruyer. Se supone que un hospital debería ser una infraestructura que, por sus usuarios y la finalidad para la que está construido, debería estar aislado de las inclemencias meteorológicas externas más que ningún otro sitio, pero el de Guadalajara parece diferente. El pasado sábado, en la cafetería del centro hubo barra libre para todo el que se atreviera a entrar y cruzar por en medio de una auténtica cascada que terminó convirtiéndose en inundación. Algunas otras zonas del centro también se vieron afectadas por el agua, como la planta de Traumatología, donde se cayó un falso techo, por no hablar de las inmensas balsas que se producen en la entrada principal del edificio.

Con este calamitoso panorama, sonroja que, tras casi un año al frente de la gestión, el director gerente del Área Integrada de Salud, Lucio Cabrerizo, atribuyera este suceso a la “ausencia de mantenimiento que ha sufrido este edificio en los últimos años”. ¿No me digan que la cascada del sábado fue también culpa de Cospedal? Me parece poco creíble, además de poco responsable el diagnóstico emitido por el doctor Cabrerizo. Algo falla en ese punto porque siempre que llueve con cierta intensidad, se reproduce la misma cascada, como ya contamos aquí el mes de junio del año pasado -para los faltos de memoria, entonces tampoco gobernaba la secretaria general del PP en la Junta de Comunidades-, ilustrándolo con imágenes recogidas por los pacientes usuarios, colgadas en las redes sociales y prácticamente calcadas a las de la semana pasada. Sin ser ni médico, ni político, ni ingeniero, me resulta francamente difícil de entender cómo, después de tan reiterados sucesos, estos puntos negros del edificio no están reparados de una manera definitiva.  

 Tras esta última tromba, el Sescam pide “paciencia y comprensión a usuarios y trabajadores por las molestias” en un comunicado y apunta que se irán resolviendo paulatinamente estos problemas, aunque “la solución definitiva vendrá con la finalización de las obras de ampliación del Hospital, paradas durante la anterior legislatura y que se reanudarán en pocas semanas”. Largo me lo fían si resulta que la solución pasa por el nuevo edificio que, tras estar terminado, supondrá la modernización y adecuación del actual. Vamos, que ya podemos rezar para que no llueva o cambiar los pijamas por chubasqueros.

La falta del suficiente mantenimiento de esta instalación pública -quizás la más utilizada y necesaria de toda la provincia- deja mucho que desear, ahora y hace un año. Y en este asunto, cada palo debe aguantar su propia vela. Los actuales gestores no pueden dedicarse a echar balones fuera porque llevan ya el tiempo suficiente para hacerse responsables de esta situación y no limitarse a culpar a “la herencia recibida”. Aunque también resulta un tanto indecentes declaraciones como las de la presidenta del PP en Guadalajara, Ana Guarinos, afirmando que “la política sanitaria dependiente del gobierno de Page, en tan solo 10 meses, ha convertido la sanidad de nuestra región en un auténtico caos”, después de toda una legislatura de severos recortes.

Prácticamente entre charco y charco, el miércoles visitaba el hospital el consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, quien redundaba en el manido discurso de la herencia recibida: “cuatro años sin mantenimiento tienen consecuencias en los ascensores, en las tuberías, y no descarto que siga habiendo consecuencias”, destacando que en estos meses, la actual gerencia ya había acometido obras por valor de casi 300.000 euros, con los que se han acometido “actuaciones inaplazables” como la reparación de tres ascensores, la sustitución de dos montacamas, imprescindibles para el traslado de pacientes, la ampliación y mejora del Hospital de Día Onco-hematológico ya que “no se podía permitir por más tiempo la imagen de hacinamiento que ofrecía”, así como la sustitución de techos y de algunas aceras en los accesos al centro, además de obras menores de fontanería y pintura en áreas de hospitalización, y actualmente se está mejorando la zona de Urgencias.

Pero, pelillos a la mar, porque las obras del Hospital se retomarán, según el consejero, el próximo mes de junio -ya no eso en mayo, como el propio presidente Page había anunciado inicialmente-, terminarán en 16 meses -echen cuentas, para octubre de 2017- y esperemos que para entonces se pueda servir un ágape en la cafetería… si no llueve. 

 

.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s