Somos personas porque leemos

Uno de los actos programados por la Biblioteca de Guadalajara con motivo del Día del Libro. // Fotos: Biblioteca Pública de Guadalajara.

Uno de los actos programados por la Biblioteca de Guadalajara con motivo del Día del Libro. // Fotos: Biblioteca Pública de Guadalajara.

Por Jorge Gómez*

A los que nos dedicamos a promover la lectura desde las bibliotecas públicas nos gusta pensar en el Día del Libro, por encima de todo, como una fiesta cívica, como una celebración ciudadana que se ha convertido, con toda justicia, en indiscutible, porque es capaz de convocar a todos y con la que todos, incluso los no lectores, se sienten identificados. Seguramente sea porque homenajeando al libro estamos homenajeando al mismo tiempo a la cultura, al conocimiento, a la creación, a la fantasía, al lenguaje, a la libertad de expresión, es decir, a alguna de las cosas, sean muchas o pocas -que eso va a en gustos- de las que los seres humanos sí podemos sentirnos orgullosos, porque todas ellas están contenidas en los libros.

Este año la Biblioteca Pública de Guadalajara ha programado un gran número de actividades en torno a la Semana del Libro en la que ha habido cabida para todo y para todos: encuentros con escritores y dibujantes de cómic, exposiciones, conciertos, recitales, cuentacuentos, mercadillo de libros…

Por encima de todas ellas hemos querido destacar el homenaje a la persona y la obra de Antonio Buero Vallejo, en el centenario de su nacimiento. Hemos querido hacerlo lejos de toda solemnidad y sí desde la sencillez y la humildad que provocan la admiración a uno de los dramaturgos más importantes en nuestro idioma.

Lectura de 'Historia de una escalera' a cargo de los clubes de lectura de la biblioteca. // Foto: Cultura EnGuada

Lectura de ‘Historia de una escalera’ a cargo de los clubes de lectura de la biblioteca. // Foto: Cultura EnGuada

Hemos querido que éste sea un homenaje colectivo y popular ya que Buero fue una persona muy querida en Guadalajara y muy vinculada a la historia de la propia biblioteca. No en vano fue nombrado Socio de honor de la Biblioteca Pública en 1991, cuando su sede aún era el Infantado, un momento de efervescencia cultural en la ciudad que su presencia ayudó a resaltar aún más y que contribuyó a apreciar y valorar definitivamente la cultura creada y cultivada en esta tierra.

Pero hay otro protagonismo esencial en la fiesta del libro en la biblioteca que es inamovible desde que se fundaron hace más de 25 años: el de los clubes de lectura. Este día no se entendería sin ellos, porque son el alma de la biblioteca, y representan la cultura cotidiana, la que se siembra y se eleva mucho más allá de estos días especiales. De la unión de ambos, ha surgido este homenaje ya que se ha invitado a las personas que asisten habitualmente los clubes de la biblioteca, en representación de todos ellos, a participar como lectores-actores en la lectura dramatizada de dos obras de Buero: Historia de una escalera y El tragaluz.

Así, los clubes de lectura estos días han encarnado al propio Buero, pero también al cobrador, Doña Paca, Encarni, Mario, Don Manuel, Urbano, Carmina…

Antonio Buero Vallejo, dramaturgo alcarreño del que en 2016 se conmemora el centenario de su nacimiento. // Foto: RAE.

Antonio Buero Vallejo, dramaturgo alcarreño del que en 2016 se conmemora el centenario de su nacimiento. // Foto: RAE.

Para cerrar este círculo, en honor a Antonio Buero Vallejo, este año se ha recuperado como Manifiesto del Día del Libro el mismo texto que el autor escribió para este fin en 1992, siendo el primer autor que lo hacía para celebrar el Día del Libro en Castilla-La Mancha. En él, Buero, con la prosa recia y profunda que le caracterizó, decía sobre los libros: “Somos personas porque leemos…y el mundo en que vivimos lo es por los libros que lo reflejan”. Y sobre las bibliotecas: “sus estantes nos reservan no sólo auténticos placeres, sino buena parte de nuestra verdadera madurez”. Cuando alguien es capaz de explicar con esta clarividencia y sobriedad lo que el Día del Libro significa, lo que podamos decir después, sencillamente, sobra.

Quizá lo único que no sobre sea el utilizar como saludo en este día cuatro palabras que unidas resultan simbólicas, y que dicen mucho y bueno tanto de quien las emite como de quien las recibe, cuatro palabras que da gusto pronunciar: “Feliz Día del Libro”.

jorge*Jorge Gómez González es director de la Biblioteca Pública de Guadalajara desde abril de 2014. Hasta esa fecha dirigió la Biblioteca Pública del Estado en Ciudad Real, centro en el que logró un notable ascenso de usuarios. En la biblioteca arriacense sustituyó a Blanca Calvo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s