Una ley para los agentes del medio ambiente

Agentes medioambientales y efectivos del Geacam trabajando en la extinción de un incendio en Loranca. // Foto: APAM

Agentes medioambientales y efectivos del Geacam trabajando en la extinción de un incendio en Loranca. // Foto: @CCOOAgentesJCCM

Por Raquel Gamo

Antaño se les conocía en los pueblos con el nombre de guardias forestales. Ahora prefieren presentarse como agentes medioambientales. Y el léxico, como casi siempre, no juega un papel neutro en el espacio público. Ya no hay barberos, hay estilistas. Ya no hay guardias urbanos, hay agentes de movilidad. Y así.

Conviene poner el asunto en contexto. El Cuerpo de Agentes medioambientales de Castilla-La Mancha ha denunciado reiteradamente la pérdida notable de recursos desde hace cinco años y el “ninguneo” al que ha sido sometido por oponerse a dos leyes: la nacional de Montes y la regional de Caza.

El paso de Cospedal por Fuensalida significó para este colectivo una merma considerable de medios. Tras el cambio de gobierno, la Asociación Profesional de Agentes Medioambientales de Castilla-La Mancha (APAM-CLM) advirtió de que este cuerpo esperaba recuperar “todo lo perdido” durante el Cospedalato. Bastó una mención del consejero Martínez Arroyo, durante su toma de posesión, de reconocimiento a los “magníficos profesionales” de la Junta para encontrar la complicidad de éstos. El consejero aludió tanto a funcionarios como a agentes medioambientales y personal de la empresa pública Geacam. Y no es extraño que este tipo de gestos fueran bien recibidos el año pasado, no sólo por el colectivo de forestales sino por otros muchos que sufrieron no sólo los recortes sino el desdén del Ejecutivo anterior.

Pero ahora ha llegado la hora de pasar de las palabras a los hechos. Arropado por Podemos en las Cortes regionales, el presidente de APAM-CLM, Miguel Ángel Martín compareció la semana pasada para reivindicar una ley que regule las funciones del cuerpo de agentes medioambientales en Castilla-La Mancha. Sería una norma básica del cuerpo que, siguiendo los ejemplos de otras autonomías como Madrid o Cataluña, pretende coordinar las labores medioambientales de estos equipos.

Miguel Á.Martín, presidente de la Asociación Profesional de Agentes Medioambientales de Castilla-La Mancha, durante su comparecencia en las Cortes. // Foto: APAM

Miguel Á.Martín (dcha.), presidente de la Asociación Profesional de Agentes Medioambientales de Castilla-La Mancha, durante su comparecencia en las Cortes. // Foto: APAM

Se trata de una propuesta que, además de redoblar la eficacia en la gestión forestal, también busca ampliar las competencias de los agentes y mejorar sus condiciones laborales. Y ninguna de estas exigencias resulta banal. Algunas de las peticiones son la formación de cuerpos especializados de calidad del aire, residuos e investigación de venenos, además de incorporar entre sus funciones la protección de animales domésticos, que se encuentra en un limbo legal fuera de las ciudades.

La Ley del Cuerpo de Agentes Medioambientales de Castilla- La Mancha, que así es como APAM propone que se llame la norma, “mejoraría la operatividad y la coordinación de los agentes medioambientales, el servicio que prestan a los ciudadanos y la protección de medio ambiente y su implantación tendría un coste reducido para la Administración autonómica”, según Martín.

Castilla-La Mancha no debería escatimar recursos en el cuidado del medio ambiente. Y para que esto ocurra es imprescindible disponer de efectivos. No sirve de nada, como hizo Cospedal, blandir un discurso duro contra la Junta después del mortal incendio del Ducado, y después asestar un mazazo al cuerpo de forestales eliminando empleo público. Y eso vale no sólo para los fuegos, sino para el cuidado de los ríos y del ecosistema en general.

Ahora es a Page al que le toca cumplir. La plantilla de agentes medioambientales debe ampliarse hasta los 700 agentes si se quiere prestar un servicio óptimo (225 más de los actuales), y éstos deberían incorporarse al servicio del 112. Además, las brigadas de investigación de incendios forestales tendrían que poder actuar en el acto, tal como se hacía hasta 2011. Ahora tienen que esperar una orden y eso es una ventaja para los pirómanos. APAM ha confirmado que ni se ha convocado proceso de selección de personal, ni a día de hoy se ha recuperado el anterior protocolo de trabajo.

El cuerpo de agentes medioambientales está formado por funcionarios de la Administración regional, y es a ese ámbito al que compete hacer frente a sus demandas. Sin embargo, desde el punto de vista ciudadano resulta imposible disociar su problemática con la política seguida por el Gobierno regional en la última legislatura en materia de prevención y extinción de incendios, cuyo máximo exponente fue la Orden de incendios de 2013, que impuso Cospedal por decreto y que se tradujo en los sucesivos ERE de Geacam, el despido del cien por cien de los interinos y la falta de cobertura de las plantillas.

Agentes medioambientales y trabajadores de Geacam son dos esferas diferentes. Pero la situación que atraviesan ambos colectivos -salvando las distancias- evidencia la gestión ambiental irresponsable que llevó a cabo el PP en una comunidad autónoma con más de 3,5 millones de hectáreas forestales, el 45% de la superficie regional.

La promesa de Page fue derogar la Orden de incendios de 2013. No modificar algunos de sus puntos, como recientemente ha confirmado Agricultura, sino aprobar una nueva que modifique en su totalidad la política regional con relación a esta materia.

El final del invierno y el arranque de la primavera han estado marcados por las lluvias. Pero el verano se anuncia muy seco. El patrimonio natural forma parte indisoluble de esta tierra, y en Guadalajara lo sabemos por la experiencia de trágicos incendios y el peligro que suponen estos siniestros en espacios como el Alto Tajo, el cañón del río Dulce, la Sierra Norte o el Hayedo. El Gobierno de Page, sostenido por Podemos, tiene aún tres años por delante para llevar a cabo sus compromisos. Hay mucho por reconstruir, sí. Hospitales, colegios rurales, la dependencia… Pero en el cuidado del medio ambiente y, sobre todo, en la lucha contra el fuego, nos jugamos nuestro entorno. O sea, todo.

Anuncios

7 pensamientos en “Una ley para los agentes del medio ambiente

  1. Ufff, menudo artículo chapuzero, mezclando a los Agentes Medioambientales con los empleados de la empresa pública. ¿Como que van a pasar a trabajar 12 meses ahora? Si son funcionarios. Lo de Guardas Forestales se sigue empleando por la evolución del Cuerpo de Agentes Medioambientales, desde hace casi 17 años esa es su denominación oficial. Antiguos Agentes Forestales también herederos de la Guardería Forestal del Estado, con mas de 130 años de antigüedad. No es un cambio de léxico, es su denominación de se hace casi dos décadas

  2. Amigo, he hecho un par de modificaciones que, efectivamente, inducían a error o a mezclar las reivindicaciones de APAM y de Geacam. Respecto a la denominación, entiendo lo que dice y la nomenclatura burocrática del Cuerpo de Agentes Medioambientales. Pero nadie los llama así en los pueblos. Gracias por su comentario.

  3. Querida Raquel la verdad que es un artículo erróneo y que confunde al personal, el Cuerpo de Agentes Medioambientales trabajamos todo el año ya que somos funcionarios públicos y nuestras competencias son la vigilancia, policía y custodia del patrimonio medio ambiental de CLM, el personal de Geacam (los retenes) son trabajadores por cuenta ajena, que se dedican a la prevención y extinción de incendios forestales, antes no trabajaban todo el año, pero ahora sí. Por favor rectifique su artículo. Gracias

  4. El enfoque del artículo puede confundir a la gente que no conoce bien de lo que se está hablando: Agentes Medioambientales que son funcionarios y por otro lado trabajadores de la empresa pública Geacam. Es como si las Policías Locales pidieran una Ley y aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, nos ponemos a hablar de los Controladores de la ORA.
    Aún así, gracias por haceros eco de las reivindicaciones de los funcionarios del Cuerpo de Agentes Medioambientales de Castilla-La Mancha y corregir la noticia, ya que antes era un texto lleno de incorrecciones.

  5. Querido amigo. En primer lugar, este texto no es una noticia, es un artículo de opinión y a la vista está que me posiciono a favor de las reivindicaciones del cuerpo de agentes medioambientales de CLM. En segundo lugar, en el texto queda clara la diferenciación entre este cuerpo y los empleados de Geacam. Y, en tercer lugar, la comparación entre Policía Local y controladores de la ORA es ingeniosa pero no es del todo oportuna. En algunas ciudades, como Madrid, los controladores de la ORA asumen funciones de la policia local o los agentes de movilidad, por ejemplo, en materia de infracciones. Son cuerpos diferentes pero cuya actividad confluye en algunos aspectos. Exactamente igual ocurre entre los agentes medioambientales y los trabajadores del Geacam en materia de incendios. Y yo escribo para los lectores, no para un determinado colectivo. Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s