Sola por la calle

corto-3

Por Míriam Pindado

Ayer vi un corto que aunque salió a la luz en marzo no se había hecho viral hasta ahora. Se llama ‘Au bout de la rue’ (Al final de la calle) y transmite, en poco más de tres minutos, lo que sienten muchas mujeres cuando caminan solas de vuelta a casa por la noche. Incomodidad. Tensión. Miedo.

Tras leer un primer artículo sobre este vídeo pensé que me encontraría con un documento sobredimensionado y extradramatizado, pero no fue así. Este sencillo corto muestra la realidad tal y como es. Sin exageraciones, sin dramatismos añadidos.

El corto dura solo un paseo: el que hay desde el lugar en el que cualquier mujer se despide de su grupo de amigos hasta su casa. La protagonista, igual que muchas de vosotras/nosotras, emprende su camino de vuelta a casa una noche cualquiera. Sin miedo y sin necesidad de que nadie le acompañe hasta su destino porque, total, “esta es una ciudad segura y tranquila”…”no puede pasarnos nada de aquí a casa”. Esto es lo que pensamos la mayoría de las mujeres cuando caminamos solas por la calle. Y empezamos nuestro paseo tranquilas, con la cabeza bien alta y mirando al frente. Hemos pasado un buen rato con nuestros colegas y lo que más nos apetece es llegar a casa, quitarnos los zapatos y meternos en la cama.

Serenas y con paso firme seguimos por el camino que tantas veces hemos hecho. De día, de tarde, de noche. ¿Qué más da? “Esta es una ciudad tranquila y yo no soy una cagueta”. No puede pasarte nada y además todavía hay gente por la calle, te dices a ti misma. Y claro que hay gente, poca, pero hay. Te sientes fuerte y segura…como una ninja de la noche que no teme a nada porque, en realidad, no tendrías nada que temer. Entonces te cruzas con un grupo de individuos (o uno solo) que te miran y te dicen “guapa”. No les miras ni te das la vuelta. Hay días en lo que te da totalmente igual, otros en los que estás tan contenta que hasta te sonríes a ti misma, y otros muchos en los que te encantaría girarte y hacer un corte de manga a esa persona que ha invadido tu espacio de confort con su “piropo”. En algunas ocasiones (más de las que esperamos) ese “guapa” sube de tono. No te gusta. Ya sí que te sientes realmente incómoda y aceleras el paso. Notas cómo alguien te sigue. Se acelera tu ritmo cardíaco, tus pies caminan solos y agachas la cabeza. No sabes si los pasos proceden de la persona que vulgarmente te vitoreaba o de un vecino que acaba de salir a la calle para tirar la basura. Y no lo sabrás porque algo dentro de ti te dice que no te gires.  Se activa tu alarma, tu sistema de emergencia. Aceleras el paso y sigues. Sin mirar nunca atrás.

En el vídeo queda reflejado ese momento en el que después de un “guapa” sin respuesta llega un “zorra ¿qué te crees?” sin vergüenza y con alguna copa de más. Pasas. Pasas totalmente del tema, como si la historia no fuese contigo, pero sabes perfectamente que ese “guapa” y ese “zorra” son para ti. Ya no eres una ninja. Ya solo esperas que ese tío se calle, se cansé de rozarte los talones y se dé la vuelta. Buscas tus armas (si es que aún lo las llevabas contigo): el móvil del disimulo o de la urgencia; las llaves en mano para no perder el tiempo o para defenderte (llave en ojo me dijeron alguna vez) y los pies…Pies para qué os quiero. Afortunadamente y en la mayoría de lo casos, las mujeres acaban llegando a su casa, quitándose los zapatos y durmiendo en su cama…¿pero por qué muchas mujeres caminan con miedo? ¿Por qué hay que aguantar esto?

El cortometraje sencillo y cotidiano deja en evidencia a esta sociedad tan avanzada, tan segura y tan igualitaria en la que pasear sola por la noche no es tan apacible como debería ser. Una sociedad en la que los tuyos aún te piden un mensaje para confirmar que has llegado bien a casa o en la que te siguen aconsejando que vayas por mitad de la calle para que no te asalten coches o individuos turbios de los portales. ¿Por qué? ¿Por qué una mujer no puede pasear sola por la calle de noche (o incluso por el día mientras camina o hace deporte)? Porque seguimos viviendo en una sociedad machista que en la mayoría de los casos se queda en un “zorra” a pie de calle pero que otras veces, y muy desgraciadamente, va más allá.

Prueba de ello es que, aún hoy, muchas noticias de nuestros periódicos siguen retratando a una sociedad que tiene que lamentar condenas tan vergonzosas  como la del joven estadounidense de la Universidad de Stanford que violó a una chica quien, tras la sentencia, ha alzado su voz y reabierto el debate con una conmovedora carta. Una sociedad en la se multiplican por 10 las menores que sufren violencia de género. Una sociedad que sigue sufriendo casos de violencia de género y llorando a sus víctimas. [Las tres noticias enlazadas son de esta semana].

Este mismo lunes, el periodista José Mª Calleja presentaba en la Biblioteca Pública de Guadalajara su libro ‘Cómo informar sobre violencia machista’ en un acto organizado por Arrebol. El escritor estuvo acompañado por la directora del Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha, Araceli Martínez, quien, al hilo de esto, afirmó que  “para entender la violencia de género hay que comprender el contexto en el que se desarrolla, que hunde sus raíces en una sociedad patriarcal que a hombres y mujeres nos sitúa en espacios bien diferenciados y que origina una sociedad machista”.

 

 

 

 

Anuncios

2 pensamientos en “Sola por la calle

  1. Debo decir que me ha gustado más el análisis que hace Miriam que el propio corto en sí. Es verdad que la película es aterradora e inquietante precisamente por su sencillez y su pavorosa cotidianidad, y celebro que se hagan trabajos así que remuevan y conciencien; la pega que le pongo es que existe una película española independiente titulada ‘La señora Brackets, la niñera, el nieto bastardo y Emma Suárez’ (dirigida en 2014 por Sergio Candel) cuyo prólogo era prácticamente idéntico al plano-secuencia de este cortometraje.

  2. Pingback: El Corto de la Semana: ‘Au bout de la rue’ | Isra Calzado López

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s