Artesanos de cada casa

IMG_20160621_195912166

Trabajos del curso de Restauración Etnográfica. / Fotos: M.P

Por Míriam Pindado

Acaba el curso y empiezan las fiestas de despedida, las actuaciones y las demostraciones de todo lo que hemos sido capaces de hacer a lo largo del curso.

Los niños enseñan orgullosos a sus padres sus trabajos de fin de curso, se despiden con canciones y bailes y hacen gala de todo lo que han aprendido desde el mes de septiembre en sus colegios, en sus clases extraescolares y en sus escuelas deportivas. Sin embargo, celebrar el final de curso no es solo cosa de niños.

Ayer, y como viene siendo tradicional desde hace años, los alumnos del Área de Artesanía de la Escuela Provincial de Folclore de Guadalajara inauguraron la exposición con los trabajos que han ido haciendo a lo largo de estos meses y que estará abierta al público hasta el 26 de junio.

“¿Ves esa cesta de allá atrás? La he hecho yo”, decía orgullosa una mujer a otra. “El que más me gusta en el plato de mamá”, comentaba otra joven a la que parecía ser su hermana. “Oye, qué bien le quedó el bordado a la ‘Pepita’…¡tiene unas manos!”, decía una alumna a otra. “Ya tengo pensado lo que voy a hacer al curso que viene”, avanzaba un hombre a su profesor.

IMG_20160621_200215051

Ayer podían escucharse decenas de comentarios como estos. Comentarios de personas orgullosas que veían expuestas sus obras en la Sala de las Columnas del Complejo Príncipe Don Felipe. Los alumnos de todas las edades y condiciones estaban contentos. Y no es para menos. Por fin acabaron, no sin esfuerzo y una buena dosis de paciencia, la labor que tanta lata les estaba dando. Los profesores les ayudaron y eligieron su trabajo más preciado. Y ahora, está ahí expuestos. “Al final no quedó tan mal”, comenta una de las alumnas. Escuchándolo pienso que aquello es perfecto y que si estuviese a la venta me lo compraría como haría en cualquier mercado de artesanía. Pero no, amigos. Esto no está a la venta. Estos trabajos no tienen precio para ellos. Los artesanos de cada casa sabían desde el momento en el que empezaron la tarea donde iban a colocar esa silla, a quien iban a regalar ese mantón o donde iban a colgar ese esmalte. Y no hay nada más gratificante después de meses de trabajo que decir: “Eso lo he hecho yo”, bien sea de boca de un alumno de primer nivel o del que se despide tras cinco cursos de formación.

“Cuando decimos a los alumnos que a final de curso tendrán que exponer lo que han hecho les da vergüenza, pero cuando llega el día todos quieren enseñárselo a sus familiares y amigos”, comenta una de la profesoras. Y es que la satisfacción de ver el trabajo que tantos quebraderos te ha dado y de presenciar cómo el resto dan su aprobación es el mejor premio a un trabajo bien hecho. Pero más premio es aún que tus profesores y compañeros te entreguen una placa de reconocimiento por tu esfuerzo y compromiso como les pasó ayer a Mercedes Arribas y María Dolores Flores. Dos alumnas de la Escuela que han demostrado que no hay límites, solo voluntad.

En total, y según explicó el diputado Juan Pedro Sánchez en el breve discurso previo al piscolabis, en la exposición se muestran unas 800 piezas de artesanía y más de 400 personas han participado en estos cursos que siempre dejan a muchos interesados en la lista de espera. Alfarería, Carpintería tradicional, Esmaltes y azulejería, Indumentaria tradicional, Labores, Encaje de bolillos, Cestería y Restauración etnográfica son los cursos que se imparten en la Escuela de Folclore y a los que aún pueden optar reservando plaza hasta el 30 de junio. 

Su director, Luis Manuel García, así como los diferentes profesores pueden sentirse orgullosos de lo que han hecho. Así se sentía ayer uno de los profesores más veteranos que en las próximas semanas se jubilará. Felix Nolasco, profesor de Carpintería Tradicional, que se despide con esta muestra de su taller tras más de dos décadas enseñando a los guadalajareños a trabajar la madera de una manera artesanal.

Personas como él e iniciativas como la de Escuela de Folclore de Guadalajara ayudan a fortalecer y a mantener vivas las costumbres, la tradiciones y las cultura autóctonas de estas tierras. A la artesanía se suman como, no podía ser de otra manera, los cursos de música y danza cuyos alumnos se despidieron por todo lo alto el pasado 8 de junio pero que seguirán actuando por la provincia como hicieron los dulzaineros en el pasacalles del Maratón de los Cuentos.

IMG_20160621_213628Pero además de estas demostraciones de nuestras tradiciones, y gracias a las ganas y al compromiso de muchas otras gentes de Guadalajara, la cultura autóctona de esta provincia sigue viva. Un ejemplo de ello es la I Jornada de Difusión de la Indumentaria que este sábado tendrá lugar en Riba de Saelices.

Esta Jornada, que el lunes se presentó en rueda de prensa en la Diputación, cumple, según el diputado provincial de Centros Comarcales, Octavio Contreras, un doble objetivo: “la recuperación de nuestra historia, recordar nuestras raíces para saber de dónde venimos como homenaje también a nuestros antepasados y, por otro lado, dar vida a los pueblos”. Sus artífices, los miembros de la Asociación Cultural ‘La Riba’, han querido invitar a todos los interesados a participar en esta cita en la que además de puestos de artesanía y una exposición con curiosas imágenes de cómo vestían nuestros antepasados, tendrán lugar una muestra y talleres de peinados tradicionales, explicaciones y talleres sobre encajes de bolillos, hilado de lana, cuero e incluso una pasarela de indumentaria tradicional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s