Aceptar la democracia

hands-220163_1280

Por Míriam Pindado

Las familias en el salón, los vecinos en los portales, los compañeros en el trabajo, los “amigos”, “seguidores” y anónimos en las redes sociales…Estos días todo el mundo habla de lo mismo: las elecciones. ¡Y lo que queda, amigos! porque ya ni La Roja ni Juego de Tronos van a poder despejarnos de este nublado post-electoral.

Pero bienvenidos sean los análisis, los corrillos y las clases magistrales de quien tiene argumentos para explicar lo que no entendemos. Hagamos bandera de este derecho “a expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción”. Pero hagámoslo respetando a los demás y respetando la democracia. Porque la democracia es eso: aceptar lo que los ciudadanos han decidido, guste o no. Aceptar a los ciudadanos. Aceptar a la ciudadanía. Aceptar que vivimos en una sociedad democrática. Aceptar que la democracia son 36,5 millones de españoles que el pasado sábado fueron llamados a las urnas. Entre ellos, tú, yo, mi abuela del pueblo, tu primo catedrático, el gasolinero que te ha ayudado a repostar esta mañana, la señorita que presenta los informativos de las tres, el joven que acaba de aprobar selectividad o el enfermero al que le tocó estar de guardia el domingo. Eso es la democracia, lo que quiere la ciudadanía, lo que votamos y lo que nuestros líderes políticos se pasaron por el forro tras el 20D.

De esos 36,5 millones de españoles censados, 24.067.438 millones, el 69,84%, fueron el sábado a votar a sus respectivos colegios electorales en sus diferentes circunscripciones. Su voto, como el tuyo y el mío, es el resultado de ese sufragio “universal, libre, igual, directo y secreto” (aunque no pese lo mismo en Guadalajara que en Madrid, pero ese ya es otro cantar).

crowd-307354_1280 copia

A lo que voy. Desde el domingo por la noche, muchos ciudadanos analizan las elecciones con números y colores (bien), otros tantos buscan respuestas a posteriori en google y juegan a ser analistas políticos (vale),  otros se iluminan con razonamientos y credos para justificarse (bueno) y no pocos defienden y siguen defendiendo ardientemente en diversos foros que su voto -y el de los que han votado como él- ha sido el válido/el mejor/el más inteligente mientras que el de los demás ha sido un voto estúpido o, lo que es peor, de estúpidos, de ignorantes, de catetos (maravilloso). Eso lo dicen unos de otros y otros de unos enmarañándose en discusiones absurdas en las redes sociales y foros abiertos que todos podemos leer y que lo único que aclaran es la soberbia del que se cree mejor que otro y la polarización a la que se está llegando en este país en el que todo se discute y todo se festeja demasiado. Un país muy fan, pero con más fans en las redes sociales que en las urnas.

Y es que se pide democracia, se vota y entonces los foros se encienden con mensajes antidemocráticos y clasistas por parte de aquellos que no están contentos con los resultados (y de aquellos que están demasiado contentos). He leído decenas de comentarios así y entiendo que es normal y humano no alegrarse por algo que no se deseaba. Pero la democracia es diversidad, es pluralidad, es tolerancia y por “muy listos” que seamos, por “muy entusiastas” que nos presentemos y por “muy pasionales” y “transparentes” que digamos ser, como demócratas deberíamos aceptar esos resultados, pues representan la opinión del sentir mayoritario. Y en este 26J ese sentir se traduce en unos 7,9 millones de votos para el Partido Popular, 5,4 millones para el Partido Socialista, unos cinco millones para Unidos Podemos y poco más de tres millones para Ciudadanos, entre otros. Y guste o no guste, esos son los resultados. Y a estas alturas, todos deberíamos saber que nunca llueve a gusto de todos ni siquiera en Reino Unido.

Pero ante este panorama, y mientras muchos siguen con sus acaloradas discordias y profecías apocalípticas en los foros, otros tantos echamos cuentas y lo único que pensamos es… ¿Y ahora qué?

Por el momento, los ciudadanos ya hemos cumplido con nuestra parte. Ahora tienen que cumplir los que cobran por ello.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s