Objetivo prioritario

p1amvveqpm1rq3c6jr22h3pgaq4

El portavoz del Gobierno regional, Nacho Hernando, explicó ayer las razones de la solicitud de Castilla-La Mancha de ingresar en el “Objetivo 1” de la UE y las subvenciones a las que podría tener acceso por ello. // Foto: JCCM

Por Borja Montero

El presidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha (JCCM), Emiliano García Page, es muy dado a dar alguna sorpresa en forma de anuncio en las comparecencias públicas que, en principio, tratan de otra cosa. Así, esta semana, en un acto en el que todo el mundo esperaba un discurso laudatorio de sus propios logros a lo largo de su primer año al frente del Gobierno regional, el mandatario ha anunciado algo bastante inesperado y sorprendente (también porque todas las cosas que tienen que ver con la Unión Europea nos suenan un poco a chino): Castilla-La Mancha solicitará su inclusión en el grupo “Objetivo 1” de los fondos estructurales, antes conocidos como de cohesión, de la UE, lo que significa que la región podrá ampliar las subvenciones para la implantación y el mantenimiento de las empresas en el territorio autonómico y verá aumentada la cuantía de ayudas que puede solicitar y recibir de los órganos europeos.

No hay duda de que se trata de una mala noticia. Sin ambages. Pero no es otra cosa que el reconocimiento de una realidad. Esta denominación de “Objetivo 1” se concede a aquellas regiones cuyo Producto Interior Bruto es inferior al 75 por ciento de la media de toda la UE, es decir, cuyos niveles de riqueza y producción se encuentran más alejados de los de otras zonas de Europa y que, por tanto, requieren de un mayor esfuerzo para acercarse al nivel del resto de conciudadanos. Castilla-La Mancha fue ya hace unos años “Objetivo 1” de la UE y los años de cruenta crisis económica, unido a su vez al descenso de subvenciones europeas (la pescadilla que se muerde la cola, vaya) al ser nombrada “región en transición”, el segundo de los niveles de ayuda de la Unión, han hecho que el pequeño avance conseguido se haya perdido y que, con los datos en la mano, que reflejan una caída del PIB por habitante de un 10 por ciento en el trienio 2012-2014, la región se haya hecho merecedora de este nivel de solidaridad por parte de los entes europeos, aunque pueda resultar doloroso reconocer que eres más pobre que el vecino de al lado.

Cabe destacar una cierta valentía de Page al afrontar esta decisión y hacerla pública. Este país es muy dado a esconder y enmascarar las situaciones difíciles y los anuncios que pueden resultar complicados de comprender por la ciudadanía y, sobre todo, que pueden tener un cierto coste político en forma de crítica o castigo electoral. Cierto es que el presidente regional no corre excesivo peligro en ese sentido, ya que no se esperan más comicios que pudieran verse afectados por la decisión, ni autonómicos ni generales, en unos cuantos años, además de tener el escudo de la innegable crisis económica, que ha hecho importantes estragos en todos los órdenes de nuestra vida y, sobre todo, de los cuatro años en los que el PSOE no ocupaba el Palacio de Fuensalida, de modo que este ‘descenso de división’ de Castilla-La Mancha dentro el panorama europeo sirve incluso de munición política contra una gestión, la de María Dolores Cospedal y los suyos, que se está demostrando cada vez menos eficiente y beneficiosa para la región, y eso que ya hace un año que se terminó.

El presidente regional aludió a aquel viejo dicho de “hacer de la necesidad virtud” a través de la nueva situación de Castilla-La Mancha a partir del año que viene. Y es que, a pesar de los peligros que puede entrañar la solidaridad mantenida en el tiempo, aquello de darle un pez a un hombre un día en lugar de enseñarle a pescar, la Junta no tiene otra opción que aprovechar estas nuevas condiciones ya que, de lo contrario, estaría jugando en desventaja con respecto al resto de regiones en España y en Europa que, con unos datos de riqueza y productividad similares, sí obtienen el máximo nivel de ayuda de las instituciones continentales. Eso sí, esto no es una propina por hacerlo mal, sino que ha de ser un acicate para intentar mejorar las cosas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s