La foto sí, pero la pasta no

Hexagono Infantado

El delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha (centro), en el Palacio del Infantado el pasado martes. Foto: clm24.es

Por Álvaro Nuño.

Puede que mientras ustedes estén leyendo estas líneas, se esté celebrando en Toledo una reunión anunciada para este viernes entre el Ayuntamiento de Guadalajara y la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha para abordar, entre otros asuntos, la candidatura del Palacio del Infantado para convertirse en Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Y a la vista de los sucesos, anuncios y rectificaciones acaecidas esta semana sobre la antigua residencia del Duque del Infantado y monumento emblemático de la capital, creemos más que necesaria una mayor coordinación entre las diferentes administraciones públicas en la consecución de este objetivo, o sea que bienvenida sea la reunión.

Comencemos por el principio: el pasado martes se plantaba en Guadalajara el delegado del Gobierno en la región José Julián Gregorio para anunciar sendas inversiones que el Ministerio de Cultura realizará en dos edificios de su propiedad, como es el Palacio de Dávalos, sede de la Biblioteca, y el del Infantado, sede del Museo Provincial. Gregorio no es un hombre que se prodigue mucho por nuestra provincia puesto que hasta finales del pasado año, el representante del ejecutivo nacional en Guadalajara era el Subdelegado del Gobierno, Juan Pablo Sánchez, quien presentó su dimisión para formar parte de la candidatura al Senado por el Partido Popular -puesto que ocupa ya en Madrid-. En conclusión, que en nuestra provincia sumamos medio año de gobierno en funciones con ocho meses sin subdelegado.

Tras anunciar la apertura de una nueva sala polivalente en la Biblioteca Pública del Estado, ganada a un almacén de libros tras una inversión de 162.500 euros, Gregorio visitó el Palacio del Infantado acompañado por el Director del Museo Provincial, y tres concejales del Ayuntamiento –Ana Guarinos, Isabel Nogueroles y Alfonso Esteban-, con los que se hizo la protocolaria foto en el Patio de Los Leones, y donde anunció la convocatoria para la adjudicación de las obras de consolidación de la envolvente, cubiertas y fachadas de “este otro gran edificio emblemático de Guadalajara y de gran importancia para nuestro patrimonio, con una inversión total de 480.467 euros”. Las obras consistirían en la rehabilitación de las cubiertas en su totalidad y de las fachadas, restaurando los elementos singulares que en ellas se encuentran, además de mejorar las condiciones de seguridad, mediante la consolidación de elementos tales como ornamentación y aplacados. Con la lógica alegría, Gregorio destacaba que estas obras “son un paso más en el esfuerzo que se está realizando para que sea declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco”. En fin, parece que todos tirando del carro en la misma dirección, como sería lo lógico. Incluso el mismísimo presidente en funciones y todavía candidato, Mariano Rajoy, estampó su firma de adhesión en la reciente campaña electoral.

Hexagono Infantado Rajoy

Mariano Rajoy, en la pasada campaña electoral, en la fachada del Infantado. Foto:clmpress.com

Pero dos días después del anuncio del delegado del Gobierno, su homólogo en la Junta, Alberto Rojo, emitía una nota de prensa sorprendido por estas declaraciones, ya que la Subdirección de Contratación de la Gerencia de Infraestructuras y Equipamientos del Ministerio de Cultura comunicaba por escrito a la administración regional como entidad gestora del edificio, que desistía del “procedimiento de contratación” de dichas obras y de invertir ese medio millón de euros en el Infantado. Afortunadamente las obras de Dávalos -palacio que también gestiona la Junta- parecen estar ya contratadas y en marcha. Y nosotros nos preguntamos, como hace también el representante del gobierno regional en Guadalajara, ¿cómo puede ocurrir esto?, ¿cómo se anuncian el martes unas obras parece que necesarias en este monumento y se comunica su paralización el jueves? ¿Qué pitorreo es este?

En el escrito enviado a la Junta, Rojo dice que el Ministerio no da ningún tipo de explicación de su marcha atrás, pese a que el Boletín Oficial del Estado convocó, efectivamente, la licitación de las obras el pasado 12 de julio por un importe total de 480.467,09 euros, dando como fecha límite de presentación a las empresas interesadas de plazo  hasta el 1 de septiembre de 2016, a las 15:00 horas, lo que significa que el plazo está plenamente vigente. Lo que correspondería es que José Julián Gregorio volviera a Guadalajara, como vino el martes, a explicar por qué ahora se ha dado esta marcha atrás, y lo más importante, que como representante también de los guadalajareños, solicite al Gobierno central que ese medio millón de euros, que ya tenía su correspondiente asignación en los Presupuestos, no se pierda en las cañerías de la administración y acabe en otro lugar. Esto mismo ha solicitado ya la Junta de Comunidades también al Ministerio, que reconsidere su decisión y que se comprometa con el Patrimonio de Guadalajara.

No cabe la menor duda de que en la reunión que hoy se produce entre el teniente de alcalde y concejal de Cultura, Armengol Engonga, y el técnico de Patrimonio del Patronato Municipal de Cultura, Pedro José Pradillo; y el viceconsejero de Cultura, Jesús Carrascosa y la jefa de Servicio de Patrimonio, María Perlines, este será un tema a abordar referente al patrimonio de la ciudad.

La larga marcha impulsada por el Ayuntamiento para conseguir que el Palacio del Infantado forme parte de la lista de monumentos que el Ministerio presente como candidatos a ser Patrimonio de la Humanidad obliga a que las administraciones local -que ahora mismo está programando una serie de actividades culturales con sede en el Palacio para promocionarlo si cabe todavía más entre los ciudadanos-, regional -que es quien lo gestiona a través del Museo Provincial-, y nacional -propietaria del inmueble y responsable tanto de su conservación como de su candidatura-, deben trabajar al unísono y de manera coordinada para conseguir el objetivo, dejando a un lado diferencias políticas e incompatibilidades burocráticas que se pueden y deben salvar. Nadie en Guadalajara entendería y perdonaría lo contrario.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s