La Subalterna: ¿será la definitiva?

Por Raquel Gamo

La reapertura de la Hospedería de Los Molina -más conocida como La Subalterna- es una buena noticia para la oferta turística de la Tierra de Molina que todos los que queremos a esta tierra esperábamos que se hiciera realidad. Después de 12 años con el candado echado y varios proyectos frustrados, este encantador palacio del siglo XVI, un edificio emblemático del patrimonio de la ciudad, inicia una nueva andadura que confiemos  en que sea por fin exitosa.

Fachada de la Hospedería de los Molina, uno de los edificios más emblemáticos del patrimonio molinés. Foto:// César Andrés.

Fachada de la Hospedería de los Molina, uno de los edificios más emblemáticos del patrimonio molinés. // Fotos: César Andrés.

La Subalterna, cuyo inmueble es propiedad del Ayuntamiento, estaba concebido como un hotel con encanto con 15 habitaciones ubicado en un caserón del siglo XVI, antigua morada de los Molina. Tal como contamos en este mismo espacio en febrero, el hotel, entonces de cuatro estrellas, fue inaugurado en 1996 (gobernaba el PSOE en el consistorio y en la Junta) tras una inversión de 167 millones de pesetas, de los que 140 corrieron a cargo del presupuesto regional.

Han pasado 20 años desde entonces y el hotel no ha estado abierto, en total, ni cinco. La primera empresa adjudicataria del negocio, Sada Servicios Turísticos, echó el cierre en 1999 tras dejar una ristra de impagos de nóminas y proveedores. En 2002, La Subalterna volvió a salir a concurso, después de que el Ayuntamiento molinés invirtiera 90.000 euros en acondicionarlo. Fue adjudicada a una empresa de Guadalajara, pero el proyecto se vino abajo a los dos años porque la concesionaria se declaró en quiebra.

En 2005, con Pedro Herranz (PSOE) como alcalde de Molina, La Subalterna pasó mediante procedimiento negociado a una empresa local, con un alquiler de 800 euros mensuales en la primera y segunda anualidad. Reabrió en 2006, pero cerró al año siguiente. En 2011, tras hacerse cargo del arreglo de los desperfectos del edificio, el Consistorio de Molina volvió a licitar la gestión de La Subalterna con un pago de 1.200 euros mensuales.

Ahora, la puesta en marcha de La Subalterna –por quinta vez- supone ofrecer al turista, a falta de que llegue el miniparador o Paradorcito proyectado por el Gobierno Rajoy, un nuevo tipo de alojamiento de alta categoría en un entorno histórico al estilo de algunos paradores históricos nacionales. Es una opción de la que adolecía Molina hasta el momento, y que viene a completar la nutrida red de casas rurales que operan en la ciudad desde hace años. Sin infraestructuras de nivel no puede haber turismo de nivel.

Molina de Aragón acumula ya décadas orientando su oferta turística alrededor del patrimonio natural y arquitectónico de la comarca. Falta –como ya hemos dicho en EL HEXÁGONO en reiteradas ocasiones- crear una marca turística propia que identifique a Molina como un destino prioritario en turismo rural. El Geoparque puede ser decisivo en este sentido, pero hace falta que el sector turístico lo acompañe con una renovación permanente de la planta hostelera.

Detalle de una de las quince habitaciones que ofrece esta histórica hospedería de Molina de Aragón. Foto//: César Andrés.

Detalle de una de las quince habitaciones que ofrece esta histórica hospedería de Molina de Aragón.

La nueva etapa de La Subalterna estará dirigida por personas de Molina, algo que puede parecer un detalle de exaltación molinesa, pero que en una tierra tan peculiar como ésta, resulta importante para saber cómo conducir bien el negocio y evitar errores del pasado reciente. César Andrés, nuevo gerente de La Subalterna, explica: “Estamos en marcha y nuestra intención es abrir el alojamiento en agosto”. Este magnífico establecimiento va a contar con 15 habitaciones, comedor, cafetería, y sala de estar: “Nuestra idea es animar el turismo de la ciudad haciendo propuestas al visitante de paquetes de turismo rural y gastronómico que promocionaremos en las redes y en los buscadores de viajes más conocidos”.

El equipo de La Subalterna se integra inicialmente de 10 empleados. El Gobierno regional ha ofrecido una subvención para la contratación de un trabajador por el periodo de un año en el establecimiento. Además, el local destinará un espacio como sala de conferencias, un servicio novedoso en la oferta de Molina que podría estimular a que la ciudad se convirtiera en un centro de turismo empresarial acogiendo conferencias y actos. Esto haría posible que mantuviera actividad todo el año y no sólo durante los fines de semana y verano, tal como ocurre ahora.

La gastronomía es otro puntal para este negocio que aprovechará para dar a conocer platos típicos que automáticamente evocan la infancia de todos los que tenemos vinculación con Molina: los bolos (judías), las migas y el cordero a la pastora. Una cocina de campo tradicional que cada vez es más demandada por los turistas que llegan a la ciudad.

Imagen de la entrada al restaurante de La Subalterna Foto:// César Andrés.

Imagen de la entrada al restaurante de La Subalterna.

En teoría, La Subalterna está llamada a cubrir el sempiterno déficit de plazas hoteleras de la ciudad molinesa. César Andrés, como muchos otros emprendedores de la zona, se quejan de que no pueden atender autobuses de jubilados u otros grupos porque no tienen suficientes plazas. Con el fin de paliar esta situación, los hosteleros tratan de asociarse para poder atender a todos los clientes, de tal manera que se derivan demandas de unos a otros en función de la capacidad de cada establecimiento.

El futuro de Molina será el turismo o no será. Y, más concretamente, el turismo dirigido a un púbico de poder adquisitivo medio o alto, que son los habituales parámetros de los usuarios de este segmento. De ahí la importancia no sólo de disponer de un Parador de 80 habitaciones, tal como estaba proyectado antes de la última legislatura, y no el establecimiento mutilado que aspira a ejecutar el Gobierno Rajoy. La capacidad y la categoría de un hotel de este calibre es el factor determinante para atraer a un determinado tipo de público. Y de ahí también la importancia de la reapertura de La Subalterna. Que, esta vez sí, esperemos sea la definitiva.

Anuncios

Un pensamiento en “La Subalterna: ¿será la definitiva?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s