Un mes de Ferias

Concentración de peñistas durante el chupinazo. // Foto: Concejalía de Festejos.

Concentración de peñistas durante el chupinazo. // Foto: Concejalía de Festejos.

Por Álvaro Nuño.

Entre pitos y flautas, las Ferias y Fiestas de Guadalajara de este año van a durar un mes. Si cogen ustedes el programa que ya ha llegado a todos los buzones de la ciudad o lo consultan en la página web (por cierto, alguna herramienta interactiva de las que internet permite no vendría mal aquí además de limitarse a poner el programa según sale de imprenta), verán tras el Saluda del Alcalde, que le primer acto incluido tuvo lugar hace ya una semana -el pasado viernes 26- y que no lo cierra el castillo de fuegos artificiales, sino la Feria del Stock que finaliza el 2 de octubre. O sea que, en Guadalajara estamos de Ferias desde agosto hasta octubre. 200 actos cuenta el alcalde, Antonio Román, como siempre, pensando en todos los públicos y gustos, que para eso se hicieron los colores, aunque ahora el que toca es el morado del pañuelo y el fajín.

El equipo de Gobierno del Partido Popular lo tiene claro y sigue con una clara línea marcada desde hace años: que la fiesta por el día se desarrolle en el centro de la ciudad pero que, por la noche, se traslade al Recinto Ferial. Esta dinámica es difícil de sostener, pero no me parece a mí una mala idea y, como todo en esta vida tiene sus ventajas, inconvenientes, aliados y detractores. No ya el traslado de las atracciones del antiguo Recinto Ferial -hoy parque de Adoratrices- al otro lado de la autovía, sino la continua mudanza de las peñas ha marcado esta línea que trata de contentar a los vecinos que no quieren ruidos con los fiesteros que los provocan. En ese traslado, el Ayuntamiento ha conseguido ya que más de la mitad de las 18 peñas de la ciudad entren por el aro y monten sus carpas junto al centro comercial. Nueve de ellas se mantienen en el entorno de la Fuente de La Niña, San Roque y la Concordia, entre ellas algunas de las más veteranas y numerosas como Caracol -a la que perteneció el propio Román en sus años mozos-, Spynce y La Crisis, mientras que en el Ferial ya hay ocho y este año se trasladan dos más, sin duda atraídas por los “estímulos” que el Consistorio les ha ofrecido -un “extra” de 400 euros en la subvención municipal (3.100 €) y el traslado de la actividad nocturna, sobre todo de conciertos gratuitos al otro lado de la Nacional. Aun así, muchas de las actividades que las propias peñas organizan a lo largo del día las harán dentro de la ciudad, incluidas las más populosas como los bailes vermú o los pasacalles con sus charangas, que ponen vida y tiñen de color a unas calles que cada vez huelen menos a fiesta (para lo bueno y para lo malo).

Así, este año sólo se celebraran dos conciertos de pago en el estadio de la Fuente de La Niña: el de los incombustibles “Hombres G“, que actuarán e viernes 16, y Malú, que lo hará el sábado 17, conciertos ambos que no han estado exentos de polémica por unas serias dudas planteadas sobre si existió trato de favor por parte del Ayuntamiento a la empresa alcarreña que los organiza -la misma que lo lleva haciendo desde hace años, la única que se presentó al correspondiente concurso público y la promotora del Festival Gigante de este mismo fin de semana-. Frente a estos, en el nuevo escenario del Recinto Ferial habrá conciertos gratuitos prácticamente todas las noches de la Semana Grande, destacando como novedades los tributos a Sabina (martes 13), “El Último de la fila” (viernes 16) y a “U2” (el sábado 17). Bailongo Brothers (lunes 12), Guadarock (miércoles 14) y Guadaelectrosound (jueves 15) completan una semana de música y actuación diaria, que tratan de mantener el ambiente festivo cuando cierran los cachivaches y los puestos de la feria, una de las quejas que mantenían los peñistas allí trasladados frente a las verbenas nocturnas que siguen teniendo lugar en los parques de la ciudad. Desde luego, hay que ser peñista, no trabajar al día siguiente o tener muchas ganas de ir a uno de estos conciertos que comienzan a la medianoche y finalizan dos horas más tarde como mínimo.

Y por lo que al día respecta, además del desfile de carrozas del domingo 10 y del chupinazo del lunes 11, lo más novedoso de este año es la celebración de cuatro ferias temáticas entre el jueves 15 y el domingo 18, destinadas fundamentalmente al público familiar e infantil. Estarán dedicadas a Cela, Cervantes, el Oeste y Peter Pan con los típicos espectáculos callejeros, actuaciones con personajes vestidos de época, música y bailes. Otro guiño a la cultura -en este caso a la candidatura del Palacio del Infantado como Patrimonio Mundial- es el traslado de las sesiones de teatro que se escenificaban en la Plaza Mayor hasta los Jardines de la antigua residencia de la familia Mendoza.

Los actos religiosos centrados en la celebración de la Virgen de la Antigua, el jueves 8 -fiesta patronal-, las taurinos -con encierros en puntas y cuatro corridas del jueves 15 al domingo 18-, las competiciones deportivas, folclore tradicional, actividades infantiles y culturales -destaca aquí el comienzo de las actividades del centenario del nacimiento de Antonio Buero Vallejo, que tendrá lugar en el teatro que lleva su nombre el martes 6 a las 17:15- completan estas dos centenas de actos cargados “de fuerza y entusiasmo”, como los califica el primer edil en su Saluda del programa.

Por último, no querría terminar este artículo sin desear unas ¡Felices Fiestas! a todos los lectores del El Hexágono.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s