De peñas y peñistas

agapitos_guadalajara

Peñistas a la hora de comer. / Foto: Peña Agapitos.

Por Míriam Pindado

¿Qué periodista de esta ciudad no ha escrito o dicho alguna vez eso de “las peñas pusieron el color/la nota de color/ los colores a las fiestas”? Blanco, morado, rojo, azul, verde, amarillo, granate…lo cierto es que este recurso tan manido es un fiel reflejo de lo que se ve durante estos días por las calles. Un titular fácil pero cierto. Una entradilla sencilla que va más allá. Porque las peñas no solo son color, son mucho más.

Me atrevería a decir que son las peñas las que diferencian las fiestas de Guadalajara de las de otras capitales de provincia y que son los peñistas los que hacen que esta ciudad parezca que está de fiesta durante las mañanas, las tardes y las noches de todos los días de nuestra Semana Grande. Son ellos y ellas los que subrayan con fluorescente estas fechas en sus calendarios, los que luchan con uñas y dientes esta semana de vacaciones en sus trabajos (una semana muy cotizada, por cierto), los que se reservan un dinero y mucha energía para estos días y los que guardan a buen recaudo el que será su uniforme de la inmunidad antes de la “verdadera vuelta al cole”.

Muchos sabrán de lo que estoy hablando, otros no tanto pero de algo les sonará porque el que no ha sido de peña alguna vez en su vida, seguro que tiene cerca a alguien que sigue todos y cada uno de los pasos descritos. Esto no significa que las gente que no pertenezca a peña no pueda disfrutar de estas fiestas. Claro que no. Las Ferias son para todos. Pero sí es cierto que la obligación de mantener estas Ferias día, tarde y noche recae en cierto modo en los peñistas…porque seamos francos, pero no se ven muchos valientes sin uniformar un miércoles como hoy a las cuatro de la tarde o un martes por la noche con tormenta como ayer.

De hecho, si alguna vez habéis recibido o recibís la visita de algún “forastero-amigo” por Ferias sabréis que lo que más les llama la atención de estas fiestas es precisamente el movimiento de peñas. Peñas por todas partes, charangas que las guían, verbenas a las puertas de las mismas, cervezas y copas en vasos de plástico, una plaza de toros con colores y cánticos…Así son las fiestas en esta ciudad. Unas fiestas que no se entenderían sin sus peñas ni sus peñistas.

img-20160913-wa0004

Peñistas de camino al tradicional Chupinazo. / Foto: Peña Búfalos

¿Y qué es una peña?

Según la Real Academia de la Lengua, una peña, además de una piedra grande o un cerro, es: “un corro o grupo de amigos o camaradas”, “un círculo de recreo” o “un grupo de personas que participan conjuntamente en fiestas populares o en actividades diversas”.  Eso son las peñas en Guadalajara y en todas partes. Pero si queremos buscarle una connotación más local y sentida podríamos decir muchas cosas sobre lo que supone pertenecer a una peña. Preguntando a varios peñistas de unas y otras, podríamos decir que para todos “pertenecer a una peña” es algo bastante similar. Más allá de sus colores, de sus himnos, de sus actividades y de sus bases y estatutos, la mayoría de ellos coinciden en afirmaciones como estas:

-“La peña es un grupo de amigos viejos y nuevos en el que todos tienen un mismo objetivo: pasarlo bien y juntos”.

-“Una comunidad de locos…tan locos como tú”.

-“Una gran familia en la que cada uno es de su padre y de su madre pero que comen felizmente en la misma mesa”.

-“Un lugar en el que disfrutar con tus amigos y en el que conocer a nuevas personas”.

-“Una apuesta sobre seguro para aprovechar las fiestas”.

-“Un refugio en el que siempre eres bienvenido y donde puedes resguardarte llueve o truene”.

-“Un paraíso del amor en el que todo es posible y del que sale más de un matrimonio”.

-“Una manera de entender las fiestas y un aliciente para mantenerlas en pie y mantenerte en pie durante una semana”.

-“Un traje de la inmunidad”.

-“Un equipo con personas de carne y hueso a las que quizá no conocías aunque viváis en la misma ciudad y a las que probablemente no vuelvas a ver hasta el próximo año”.

-“Una barra libre de alcohol… y también de risas y  colegas”.

-“Un sentimiento, una identidad más”.

-“Una casa de final de verano con todo incluido en la que puedes estar con tus hijos, con tu pareja, con tus tíos, con tus sobrinos, con tus amigos o con gente a la que acabas de conocer”.

-“Una manera de no perderse…siempre encontrarás a alguien que vaya vestido igual que tú”.

-“Una charanga”.

Hay peñas para todos los gustos y colores: las hay de noche o/y de día, las hay más jóvenes, o con más solera, las hay más borrachas o más gastronómicas, las hay con más niños o sin niños, las hay más caras o más baratas, más grandes o más pequeñas… Y lo mismo ocurre con los peñistas: hay peñistas de cuna que comparten barra con sus familias, peñistas de toda la vida, peñistas mayores, peñistas pequeños, peñistas de sentimiento, peñistas fieles, peñistas circunstanciales, peñistas de rebote, peñistas independientes, peñistas dependientes. Hay peñas para todo y peñistas para todo.

Y evidentemente y más allá de las paredes de sus carpas, las peñas tienen sus defensores y sus detractores. Como todo en esta vida. Así, mientras unos defienden a capa y espada la función de las mismas en estos días, otros las critican. Y ese eterno debate de si las peñas molestan o no, de si  deberían recibir subvenciones o no o de si tendrían que marcharse lejos del centro urbano o quedarse en él no es nada nuevo. Y mientras existan las peñas este debate, queramos o no, seguirá abierto. Porque nunca llueve a gusto de todos y porque para gustos los colores…aunque evidentemente hay problemas que deberían empezar a solucionarse.

 

Anuncios

Un pensamiento en “De peñas y peñistas

  1. Pues eso, un tema repetitivo y sesgado. Si pienso en todos los actos con los que se divierte la gente en nuestras Fiestas… pocos, muy pocos son gracias a las peñas, y en los que aparecen son porque estan subvencionados por todos los guadalajareños a través del ayuntamiento. Las peñas no son imprescindibles, es cierto que dan cierto color, pero lo que hace que las Fiestas funcionen es un buen programa de actividades para ”todos”, y en el mayor rango de horarios posibles. Y esto creo que se está logrando con creces. Poco se habla de los destrozos que se provocan en la ciudad durante las Fiestas. El olor generalizado a meados y alcohol, así como las cantidades ingentes de basura desparramadas por toda la ciudad no son 100% a tribuibles a los peñistas pero sí en una gran parte. No nos engañemos los peñistan se juntan para beber, sin control en muchas ocasiones, y se creen que tienen libertad para hacer lo que les da la gana durante esta semana por el mero hecho de ir disfrazados de colorines.
    Como te digo, ¿imprescindibles?, ni mucho menos. Lo que si le afeo al ayuntamiento es que no las tenga, a todas las peñas, en el recinto ferial. Ni es justo para los que estan en el ferial, ni es justo para los que nos gusta disfrutar de los parques de nuestra ciudad y no podemos por los destrozos y continuos vertidos de inmundicias que las otras peñas dejan en los parques donde acampan. El articulo del año que viene sobre las fiestas y las peñas lo podría usted acompañar de unas fotos de la fuente de la niña, san roque y la Concordia mañana a las 7:55, justo antes de que las brigadas de limpieza teng s n que intervenir.
    Le agradezco que nos permita poder comentar sus artículos de opinión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s