Algo huele a podrido en la pasarela

Presentación de la Pasarela de Creadores. Evento de moda enmarcado en la programación de actos en apoyo a la candidatura del Palacio del Infantado a Patrimonio dew la Unesco. // Foto: Jesús Ropero - Ayuntamiento de Guadalajara.

Presentación de la “Pasarela de Creadores”, evento de moda enmarcado en la programación de actos en apoyo a la candidatura del Palacio del Infantado a Patrimonio de la Unesco. // Foto: Jesús Ropero – Ayuntamiento de Guadalajara.

Por Concha Balenzategui

Pensábamos que este lunes asistiríamos a la tradicional confrontación de balances sobre lo acontecido en las Ferias de Guadalajara, con las diferentes ópticas de los portavoces de los grupos, cuando nos hemos encontrado con un nuevo tema para la gresca política. Es la “Pasarela de Creadores” que la concejala de Comercio, Turismo y Promoción Económica, Isabel Nogueroles, presentaba ayer a los medios de comunicación.

Se trata de una actividad con la que se pretende seguir impulsando la candidatura del palacio del Infantado como Patrimonio de la Unesco, y a la vez difundir la obra de nuevos diseñadores vinculados a Guadalajara. Dos objetivos muy loables ambos, que aúnan la moda y el patrimonio, el arte e incluso la gastronomía, dado que hay previsto también un “refrigerio” a cargo de uno de los mejores y más emprendedores hosteleros de la provincia.

Sobre el papel, todo suena imaginativo y glamuroso: desde la lista de creadores (con ropa, sombreros, zapatos, complementos…) hasta la presentadora, la actriz Marta Hazas (con papeles en varias series televisivas). Pero cuando se conocen algunos detalles del evento, al cabo de unas horas, ya empieza a chirriar algo en el “sarao” (por no llamarlo el “guateque”, que es como se bautizó al polémico evento privado de los populares). Y es que la velada le cuesta al Ayuntamiento, según la propia concejala, alrededor de 30.000 euros -ahí es nada- y solo podrán contemplarla 260 personas.

Hasta ahora, la promoción del palacio del Infantado se ha realizado con actos en su mayoría vistosos y participativos, destacando la Noche de los Sentidos o la recreación de la boda de Felipe II e Isabel de Valois (cuentan los mentideros que por 40.000 euros), que pudieron disfrutar miles de guadalajareños, además de una variada programación de conciertos veraniegos. En este caso, el evento tiene el aforo, no ya limitado, sino reducidísimo, lo que choca con la idea de buscar un gran eco para la promoción del monumento.

A pesar de que son contados los asistentes (suponemos que entre ellos habrá medios acreditados especializados en moda), se comete la incongruencia de anunciar el “sarao” en una rueda de prensa y anunciarlo en el programa de Ferias (aprovecho para señalar que hace años que no se oían tantas quejas de personas que no han recibido el programa de fiestas en su domicilio).

Cartel anuciador de la Pasarela de Creadores.

Cartel anunciador de la Pasarela de Creadores.

Luego hay ciertos detalles que hacen pensar (y no bien, hay que confesarlo) como que el montante que aporta el Ayuntamiento se ha omitido en la nota de prensa oficial publicada por los medios que no han comparecido a la presentación. Hablamos de 30.000 euros, que viene a ser lo que cuesta un concierto de abultado caché al que acuden (normalmente pagando) varios miles de personas. Hablamos de un dinero que representa aproximadamente un tercio de las ayudas convocadas para todo el año para el conjunto de las asociaciones que organizan actividades culturales en la ciudad. Hablamos, en definitiva, de 115 euros subvencionados por todos, por cada entrada gratuita, porque resulta que los pocos afortunados que acudan lo harán gratis. Hablamos de un montante que, además, sospechamos que no cubre todo el presupuesto del acto, puesto que hay un ramillete de empresas patrocinadoras o colaboradoras que probablemente contribuirán en metálico o en especie.

“Con estos mimbres, -decía Nogueroles ayer-, el éxito está asegurado”. Pues no. Con estos mimbres, lo único que están aseguradas son las sospechas.

Pero aún hay más. Las escasas entradas gratuitas (es decir, invitaciones) se podían recoger, a razón de dos por personas, en la Oficina de Turismo de Guadalajara, a las 11 de la mañana, que era el momento en que arrancaba la convocatoria de prensa. Al cabo de unos minutos, ya estaban agotadas. Esto es: Antes de que Nogueroles terminara de hablar en la presentación, ya no quedaba ninguna, con lo que los “plumillas” locales no habían tenido ni tiempo de explicar a sus lectores, espectadores u oyentes la forma de conseguirlas.

El Ayuntamiento sí ha explicado en su nota las razones de este supuesto interés inmediato de los seguidores de la moda, más ágiles y avispados que los que pedían las devolución del dinero de las entradas del concierto de Malú. Y resulta que la explicación también está cargada de sospechas, porque es una evidente “excusatio non petita, accusatio manifesta”. Nos “vende” el Ayuntamiento que el evento había generado una inusitada expectación en las redes sociales. Comprobamos que, efectivamente, la Pasarela de Creadores, subtitulada “De Guadalajara al mundo” (hay que ver cuánto ingenio en los lemas municipales, últimamente) cuenta con perfiles en las redes más usadas, Facebook y Twitter, además de en Pinterest, más minoritaria pero muy al uso de la imagen y la moda. Pero resulta que estos perfiles solo tienen una semana de vida (se abrieron el día 13, ya disparado el chupinazo) y anunciaron únicamente en tres mensajes (respectivamente en Facebook y Twitter, y cero en Pinterest) dónde y cuándo hacerse con las invitaciones. Unas redes sociales de escaso seguimiento, todo sea dicho: apenas 150 seguidores en Facebook ayer noche, unos irrisorios 35 “followers” en Twitter, y un -UN- seguidor en Pinterest. Todas las páginas, por cierto, casi huérfanas de comentarios. Así que eso de la “expectación en las redes sociales” sencillamente no cuela.

No, señora Nogueroles, no hay por dónde tragarse este sapo. Cuando se sigue cuestionando el opaco presupuesto de las Ferias (en el reciente Debate del Estado de la ciudad, sin ir más lejos) o se denuncian recortes al deporte base (ayer mismo, por el Grupo Socialista) no tiene explicación alguna el gasto de 30.000 euros en un “sarao” semiprivado de unas pocas horas. Se mire por donde se mire, y por muy “glamuroso” que a usted le parezca.

Lejos de respirar los aromas de perfumes glamurosos, esta historia de la pasarela en el Infantado a lo que huele es a podrido. Pero que apesta.

Anuncios

6 pensamientos en “Algo huele a podrido en la pasarela

  1. Creo que este “artículo” tiene mucho de rabieta y poco de miras de simpatía. Creo que comparar el caché de un concierto con el de un evento de moda no es realista. Creo que medir la repercusión de una red social por sus seguidores no es real, ya que muchos buscamos la información que necesitamos en ellas y no por ello tenemos que clicar el boton de “me gusta” o “follow”. Creo que el que fue a las 11 de la mañana a por la entrada ahora mismo la tiene en su casa, como en mi caso. Y por último, creo que las críticas, si son constructivas, ayudarán a mejorar la ciudad, porque malas críticas las tenemos todos y no siempre las sacamos al oreo. Pero todo esto sólo es lo que yo creo, que no soy un “plumilla” de la ciudad.

    • No, no eres un plumilla. Eres un enchufado de la organización. O de la organización directamente. O alguien del Ayuntamiento tratando de justificar lo injustificable.

      Si sacaste la entrada es porque estabas avisado, porque si no, ni con la máquina del tiempo del profesor chiflado, chico. Los argumentos de Concha son irrebatibles. Nadie sabía este sarao, porque se anunció cuando estaban ya repartidas las entradas. Y eso de que se sabía por las redes es mentira, porque los perfiles se crearon tarde, y no los seguía casi nadie. Había unos pocos con la información privilegiada, y otros muchos más con la entrada directamente adjudicada.

      Ahora, trata de justificar por qué nos gastamos 30.000 euros en una cosa a la que van 250 personas, cuando con ese dinero puedes hacer eventos multitudinarios. Un argumento, pido. Uno solo.

      Tu tarde de moda y pinchitos nos va a costar a todos 115 euros. Disfrútala. Pero no ocultaréis que esto es una puta vergüenza. ¿QUIÉN SE LO LLEVA CALENTITO? Eso es lo que quisiéramos saber. Quién nos está robando. Así de claro.

  2. Gracias a todos por participar en el debate. El dinero es de todos y el palacio también, por eso tenemos derecho a opinar sobre la forma en que se utilizan. La comparación con un concierto o con el coste de las subvenciones a actividades culturales la traje a colación para poner en perspectiva lo que supone ese dinero, ya que a veces es fácil que estas cantidades se nos escapen. Podía haber comparado el montante con las comidas que podrían darse en un comedor social o con las facturas que podrían abonarse de personas que tienen dificultades para pagar la calefacción, pero eso sería demagógico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s