La rosa sin deshojar

206-10-07-rosa-negra

Esta rosa negra fue para muchos militantes del PSOE su símbolo el sábado 1 // Foto: Facebook

Por Álvaro Nuño.

¿Qué votará Pablo Bellido, único diputado del PSOE por la provincia de Guadalajara en un eventual Pleno de Investidura en el Congreso? ¿Se abstendrá y facilitará con ello el segundo Gobierno de Mariano Rajoy y del Partido Popular o, por contra, mantendrá el “no” monolítico que hasta hace unos días afirmaba el Partido Socialista y nos abocará a todos a unas terceras elecciones? Creo que esa es la pregunta que se hacen en estos momentos, no solo las 30.199 personas que votaron por esas siglas el pasado 26 de junio en nuestra provincia, sino media España, más que si Bellido o los socialistas de Guadalajara pertenecen a un sector u otro de la hasta ahora formación insignia de la izquierda española.

Siempre he pensado que en una democracia, por encima de todas las cosas, está la relación entre el representante y sus representados, un acuerdo firmado en las urnas y que obliga a este a poner siempre por delante la defensa de los intereses de los ciudadanos, más allá de disciplinas de partido, estrategias electorales u otras cuestiones que se me escapan. Por eso creo que Pablo Bellido, como nuestro representante en el Congreso de los Diputados, debería contestar a esta sencilla pregunta. ¡Claro!, antes de hacerlo, el secretario provincial socialista también podría preguntarse qué es lo que los ciudadanos a los que representan prefieren, si tener la estabilidad y seguridad de un Gobierno formado, aunque no sea del color de su preferencia, o acudir de nuevo al colegio electoral a volver a mostrar su opinión, que es al fin y al cabo lo que se hace en una elecciones.

Porque, tras los últimos acontecimientos que han tenido lugar en la calle Ferraz, digamos que la tercera alternativa -que pasaría por la formación de una coalición entre el PSOE, Podemos y las fuerzas nacionalistas- es imposible. Ya lo ha dicho uno de los sublevados, el presidente castellano-manchego, Emiliano García Page, que a los independentistas ni agua. De hecho, Page sigue diciendo públicamente que “no” al Gobierno de Rajoy, pero él no vota en el Congreso y Pablo Bellido sí.

En esta guerra civil entre socialistas, las redes sociales han tenido un papel fundamental como órgano de comunicación y exaltación de las filias y fobias de unos y de otros. Circula por Facebook y Twitter que, al parecer, Felipe González decidió romper la baraja cuando se confirmaron las sospechas de que Pedro Sánchez tenía un plan oculto para pactar con independentistas que quieren romper España”. Este mensaje se difundió desde la cuenta del Partido Socialista de Castilla-La Mancha en Twitter. Ante la revolución del norte, las comunidades del sur, comandadas por Andalucía, reaccionaron e hicieron volar por los aires la silla del secretario general. No deja de ser curioso en esta vorágine socialista que los mismos barones territoriales que gobiernan en su tierra -Asturias, Aragón, Valencia y Castilla-La Mancha- con Podemos y en coaliciones multicolores, no quieran reproducir la misma fórmula en Madrid. ¿Su experiencia está siendo tan mala?

Y en medio de todo este baile, la última ejecutiva provincial del PSOE alcarreño mostró su “apoyo inquebrantable” institucional y político a Emiliano García Page, eso sí, “en un tono muy fraternal”, porque “aquí no hay bandos, somos todos compañeros y compañeras”, decía Bellido en una entrevista concedida a Ser Guadalajara. Ignoramos si los barones lo incluyeron en su argumentaría entre los fieles de sus respectivos territorios, o si fue Susana Díaz la que compartió hilo y aguja por todas las agrupaciones socialistas porque también el secretario provincial aludió a “coser las heridas”. ¿Existen heridas entre los militantes del PSOE alcarreño o Bellido está poniendo la venda antes  de que la sangre llegue al río con su habitual tono conciliador? Por lo que ha trascendido en redes sociales, las diferencias no parecen ir más allá de intercambios de comentarios en las redes sociales entre algunos militantes en los que los miembros de la directiva nunca han entrado al trapo.

Lo que si queda claro por sus afirmaciones es que la dirección provincial del PSOE y su secretario provincial al frente no son del bando de dimitido Pedro Sánchez. Ya antes de la celebración del Comité Federal del pasado sábado 1 afirmaba que la ejecutiva había decidido “atodisolverse” y aludía a cumplir los estatutos y la formación de una Gestora. También defendió Bellido la postura de que el PSOE resuelva sus diferencias en un Congreso Federal extraordinario donde se pronuncien los militantes -sin hacer mención alguna a unas hipotéticas elecciones primarias, como las que llevaron a Sánchez a la secretaría general, sino el apoyo de Bellido, que manifiestamente respaldó a Eduardo Madina, otro de los ahora rebeldes-, pero no antes de resolver la encrucijada que tiene sobre la mesa el PSOE de si dejar formar gobierno al PP con su abstención o mantener el no. Para nuestro diputado, “primero va el país, después el partido y por último las personas”.

Por último, la nota de fraternidad en una jornada tan convulsa como la del sábado 1 la puso el alcalde de Marchamalo, Rafael Esteban con este tuit: “Visto que el Comité del @PSOE va para largo, ofrezco techo y comida a quien pierda su vuelo y no tenga hotel” sin hacer distinciones entre unos y otros. Ignoramos también si la invitación se llevó a efecto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s