Reglamento taurino versión 2017

Imagen del vídeo de PACMA sobre los encierros por el campo en Guadalajara.

Imagen del vídeo de PACMA sobre los encierros por el campo en Guadalajara.

Por Concha Balenzategui

El Diario Oficial de Castilla-La Mancha publicaba el pasado 20 de octubre la modificación del Reglamento de Espectáculos Taurinos de Castilla-La Mancha, que se aprobó en 2013, y que ya fue modificado en el año 2014. Estamos ante la tercera o cuarta versión de una norma que va camino de actualizarse más que el Windows de los ordenadores. En este caso, los cambios son bastante sustanciales en lo que se refiere a los festejos taurinos populares, y concretamente los encierros por el campo, que tanta polvareda levantan cada verano.

Una de las disposiciones más novedosas de la normativa se refiere a la posibilidad de suspender el espectáculo, en pleno festejo, por parte del presidente, si los veterinarios advierten que las reses están siendo maltratadas. Otro de los cambios importantes es que figura la prohibición expresa de que participen vehículos especiales, como motocicletas y quads, en todos los encierros por el campo.

Por otro lado, en la conducción por el campo de las reses desde la finca ganadera hasta la zona de los corrales, no podrán participar vehículos ni aficionados a pie, fijándose una distancia mínima de 300 metros entre la zona de espectadores y la zona de suelta, como seguridad. También hay limitaciones extra para los encierros de animales que después vayan a participar en una lidia, siempre que hayan transcurrido cinco horas entre la suelta y el toreo. En estos casos, los corredores no podrán citar a las reses, recortarlas ni quebrarlas.

Hay muchos cambios más. Unos se refieren a definiciones, como lo que se entiende por “festejos taurinos populares”, por “ciclo de festejos” o por“festejos tradicionales singulares”. Otros aumentan los trámites burocráticos exigidos a los organizadores de los espectáculos. Y algunos más afectan a la condiciones de las reses (reconocimientos, edad, astas). Se supone que todas las normas buscan una mayor seguridad de los participantes, aunque algunas de ellas inciden directamente en este aspecto, como la obligatoriedad de una segunda ambulancia cuando las reses tengan más de 36 meses o cuando sean mayores de 24 meses y se presenten con las astas íntegras.

Da la sensación, a la vista del nuevo Reglamento, que algunos de los encierros por el campo van a cambiar mucho en los próximos veranos. Para empezar, la estampa de safaris motorizados en que se habían convertido algunas citas, choca de plano con la prohibición de los vehículos especiales. Es pronto para analizar la incidencia, pero a priori da la impresión de que el aumento de los trámites y los requisitos a los organizadores, tanto ayuntamientos como las empresas que se encargan de todos los trámites, van a dificultar su celebración, e incluso alguno podría suprimirse. Porque es evidente que requisitos como la ambulancia o el aumento de la cobertura del seguro encarece notablemente los gastos de la organización, y hay pueblos donde se les va un buen montante ya entre las diferentes actividades que tienen vacas y toros como protagonistas, mientras cada vez son más las voces que las cuestionan.

Comportamientos denunciados por el partido PACMA, extraída del vídeo.

Comportamientos denunciados por el partido PACMA, extraída del vídeo.

Los motivos que el Ejecutivo castellano-manchego ha esgrimido para estos cambios son los de impulsar una mayor protección de los animales y mejorar los aspectos sanitarios, los técnicos y los organizativos. Dicen que para la elaboración de las nuevas disposiciones se han tenido en cuenta las opiniones, en forma de alegaciones, de los ayuntamientos, los colegios de veterinarios, las asociaciones ecologistas y asociaciones vinculadas a la tauromaquia. La modificación fue aprobada por la Mesa de Tauromaquia y por el Consejo Regional de municipios. Sin embargo, a buen seguro que la polémica no cesa, porque es imposible reconciliar intereses tan contrapuestos y posturas tan enconadas como las que rodean estas fiestas.

Otra de las cuestiones que merece más de un comentario es el momento en que la reforma se lleva a cabo. El Gobierno regional dice que la aprobación del decreto (y sui entrada en vigor, a los 20 días de la publicación) llega ahora, en temporada baja, para que las instituciones y entidades que organizan los festejos tengan tiempo suficiente para conocer la nueva normativa y adaptarse antes de que comience el grueso de los espectáculos, a partir de la primavera.

Portada del Daily Mirror sobre el maltrato en los encierros.

Portada del Daily Mirror sobre el maltrato en los encierros.

Pero el caso es que justamente el día en que salía a la luz el Diario Oficial con las modificaciones, el Grupo de Podemos en las Cortes de Castilla-La Mancha, preguntaba en el pleno al consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina, sobre el asunto. Concretamente el diputado por Guadalajara, David Llorente, inquiría al consejero, quien respondió que la Junta “no va a participar en ninguna cruzada antitaurina”. ¿Solamente una casualidad?

A nadie se le escapa que la aprobación del Decreto llega cuando la sensibilidad está a flor de piel, cuando se han sucedido varios hechos poniendo de manifiesto los abusos contra los animales en estos festejos y los animalistas están en plena campaña. Todo ocurre después de la difusión viral del vídeo del partido PACMA, de la denuncia formal interpuesta por este colectivo contra cuatro ayuntamientos de la provincia, con los mismos argumentos, y de la publicación de un reportaje en el diario británico Daily Mirror.

Hay que recordar, por ejemplo, que el diputado regional del PP Lorenzo Robisco, también de Guadalajara, llevaba tiempo reclamando los cambios en el Reglamento. Hace tres meses, sin ir más lejos, se quejó en rueda de prensa de que la Junta no hubiera realizado las modificaciones a las que se había comprometido. Lamentaba el viceportavoz del PP en las Cortes que el Ejecutivo no hubiera llevado a cabo los cambios antes del comienzo de la temporada taurina. Porque Robisco defiende al tiempo del Reglamento que su partido aprobó cuando gobernaba en Fuensalida, y apremia enérgicamente a que se reforme. No solo presume de que el PP aprobara el Reglamento y lo modificara en varias ocasiones, sino que asegura que hay que adaptarlo cada año a las necesidades de los festejos populares, de los municipios y de los vecinos. Lo dicho, casi como el software.

Confieso que unos y otros me confunden en este terreno. Porque si el Reglamento es bueno no habría que estar continuamente retocando sus lagunas y parches y de forma tan urgente. Y si necesitaba cambios tan sustanciales, no se entiende que el Gobierno espere a que pasara un verano más celebrándose decenas de espectáculos en esta situación tan poco propicia.

Probablemente la respuesta sea que no hay forma de poner sobre el papel una norma para celebrar estos festejos con mínimas condiciones aceptadas por las dos partes que viven estos festejos con tanta intensidad, a favor y en contra. Quizás eso mantenga la norma al pairo del grupo que presione más en un sentido o en otro en cada momento, en una búsqueda imposible del equilibrio.

El dato del año pasado es elocuente: Un total de 314 expedientes informativos abiertos sobre los festejos taurinos populares en la provincia de Guadalajara, de los que más del 91 por ciento acabaron en sanción (286) por incumplimiento del Reglamento. Habrá que reflexionar si, más que regular y modificar, el Gobierno debe emplearse en que alguna de las sucesivas versiones del Reglamento se cumpla de una vez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s