Del Halloween americano a las Brujas de la Alcarria

2016-10-30-monsalud

Un momento de la visita al Monasterio de Monsalud // Foto: JFO

Por Javier Fernández Ortea *

La Noche de Brujas por antonomasia, el llamado Halloween (“All Hallows Eve” Víspera del Día de Todos los Santos), se trata de una fiesta popularizada en EEUU aunque tiene un origen céltico, el samhain,  y por tanto, no tan ajeno al ámbito hispano como creemos.  Pese a la enconada resistencia de muchos de nosotros, lo cierto es que la asimilación de una festividad foránea como Halloween se está consolidando en nuestro país. Nuestro carácter latino, siempre abierto a sumar excusas para celebrar, choca con el sentimiento de agresión a nuestras tradiciones, en este caso, la fiesta de Todos los Santos. El avance de la ola estadounidense por razones comerciales, lúdicas o generacionales parece inexorable, por lo que tendremos que aceptar su lugar aunque no lo compartamos.

La siguiente cuestión que planteamos es la reasignación de significados de ésta celebración para adaptarla al lenguaje e idiosincrasia local.  Este es un proceso habitual de sinecismo entre poblaciones que sufren esa aculturación alóctona, circunstancia muy recurrente en un mundo globalizado como el actual. En este sentido, la historia nos ilustra con miles de ejemplos, quizá el más notable sea cómo la cultura romana bebe de la griega.

A continuación nos asalta la enorme duda de cómo hacer una conmemoración marcadamente extranjera como algo propio. La respuesta parece lejana y sin embargo existen casos que reflejan cómo Halloween ha revalorizado figuras netamente propias. Una muestra es cómo la Asociación Tierra Quemada, gestora del yacimiento de Numancia (Soria), recuperó la celebración del Samhain en 2015 como fórmula de dar visibilidad a la ciudad celtibérica. En la misma provincia vecina,  espoleados por la necesidad de dar una escenificación a la noche de los difuntos crearon un ritual en el monte de las ánimas del insigne Gustavo Adolfo Bécquer.

En Cedeira (Galicia) se enorgullecen de su pasado céltico con su particular samhain y en Cataluña con las castañas. En toda España proliferan las visitas guiadas nocturnas a cementerios con motivo de Halloween, una excusa para conocer este patrimonio fúnebre.

Guadalajara, tierra de cruce de caminos, Marca Media, rica en patrimonio de toda índole, no puede quedar fuera de ésta búsqueda reivindicativa. La muy noble y muy leal ciudad de Guadalajara puede presumir de tener dos camposantos de altura mundial para ser revalorizados en Halloween, el panteón de la condesa Vega del Pozo y el Fuerte de San Francisco. Desde aquí propongo que se abran en período nocturno, con una visita guiada especial en el día de Todos los Santos. A ello podría sumarse la capilla de Luis de Lucena con sus esculturas funerarias de Juan Sánchez Oznayo y Mencía Núñez, la iglesia de San Nicolás y su estatua de Don Rodrigo de Campuzano e incluso el palacio del Infantado y su sepulcro marmóreo de Doña Aldonza Mendoza. El resto de la provincia no desmerece el patrimonio de la capital con su doncel en Sigüenza o la cripta de la colegiata de la Asunción de Pastrana, última morada de la princesa de Éboli.

Las brujas de la Alcarria

La noche de brujas puede ser algo netamente alcarreño. Sí, como lo oyen. La festividad más yankee puede convertirse en homenaje a todas aquellas mujeres que sufrieron persecución, estigma e incluso tortura por ejercer prácticas heterodoxas. El mero hecho de reivindicar el papel de la mujer como protagonista es en sí un argumento de peso, a lo que se suma la justicia de revalorizar su papel en la sociedad pasada y futura.

En los siglos XVI al XVIII, época de mayor auge de la superstición y sus rituales asociados, las mujeres fueron chivo expiatorio de las calamidades, injusticias y pesares que sufría la población alcarreña. Su papel como sanadoras no oficiales, especialmente en el ámbito natal en un momento con una mortalidad infantil muy elevada, las convirtió en blanco fácil. Por otra parte, el hecho de que no pudieran ejercer trabajos por su prohibición de incorporarse a los gremios hizo que se encontraran en un desamparo absoluto sin la figura de un marido. Muchas mujeres, empujadas por la necesidad, realizaban clandestinamente ligazones y alcahueterías como fórmula de sobrevivir. La sociedad del Antiguo Régimen, iletrada, mezclaba con facilidad valores cristianos y mágicos en una época en la que proliferaban los místicos, iluminados y las reliquias. Por esta razón, todos participaban de las prácticas brujeriles, altos dignatarios y pobres campesinos, acusando, en última instancia, a la instigadora, la bruja.

Afortunadamente hoy conocemos los nombres de nuestras brujas, sus conjuros y avatares a través de los procesos que nos han llegado, conservados en el Archivo Provincial de Cuenca. Recuperar su memoria es acentuar el patrimonio inmaterial alcarreño, nuestro folclore, nuestros remedios ancestrales y recursos locales. Huelga decir que aparte de una fuente inestimable a nivel documental e identitaria, lo es a nivel turístico. En este sentido que se lo pregunten a los habitantes de Zugarramurdi, Salem, Cernégula o Trasmoz, por citar sólo algunos.

La hechicería y la brujería son fenómenos universales, pudiendo rastrearse la presencia de chamanes, sortílegas y aojadoras en todos los puntos del orbe y en todas las épocas. Siendo así, ¿Qué hace especial a las brujas de la Alcarria?, en realidad lo único es la cantidad inusitada de procesos que se han conservado en éste área geográfica concreta. Conocemos ejemplos de hechicería y brujería en toda la Alcarria, tanto alcalaína, de Guadalajara y Cuenca. Tenemos los rostros de las protagonistas en sus propias declaraciones judiciales.

Las brujas de Pareja son el ejemplo más famoso y relevante que podemos encontrar en Guadalajara. En primer lugar, porque se trata de brujas y no hechiceras al haber hecho un pacto explícito con el demonio y reiteradas reuniones en sabbaths o conventículos. Ellas mismas hablan de sus reuniones en el campo de Barahona (Soria) cada una montada en su demonio. Sea esto producto de la imaginación de los inquisidores, el consumo de plantas psicoactivas o pura fantasía, lo interesante es su fórmula de volar con el conjuro “De Viga en viga con la ira de Dios y Santa María”.  Este artificio que puede que no diga nada al lector es interesante al conocer que la variante “De Viga en viga sin Dios ni Santa María” ha sido documentada en otro proceso de México en el S.XVIII. Es decir, el conjuro se difundió en una red encubierta al otro lado del charco.

2016-10-30-monsalud2

El empleo de las últimas tecnologías permite vivir experiencias únicas al visitante // Foto: JFO

Exposición Brujas de la Alcarria en el monasterio de Monsalud

¿Un monasterio con una exposición de brujas? Parecía un contrasentido para algunas personas o algún tipo de fórmula morbosa sin correlato científico. Para argumentar el nexo que une a una joya cisterciense con el heterodoxo mundo de las brujas nos remontaremos unos años atrás.  Empezaremos diciendo que el monasterio de Monsalud es gestionado por un equipo de arqueólogos desde el año 2014 con la sana pretensión de dar mayor visibilidad al cenobio y presencia turística a la región. Con esta intención buscamos un recurso histórico que fuera atractivo y que actuara como reclamo dando contenido al edificio. No tardamos mucho en rastrear un rico folclore entorno a las brujas de Pareja y la fama mágica de Cuenca. Recuperamos los legajos y archivos documentales referentes a la hechicería y superstición en la comarca teniendo como epicentro el monasterio de Monsalud. Eso no es todo, conocemos por los testimonios inquisitoriales que las brujas eran condenadas a acudir en romería al monasterio para expiar sus culpas, caso de Quiteria de Morillas, una de las afamadas brujas de Pareja. Para cerrar el círculo, Domingo Miras, laureado autor de “Las Brujas de Barahona” sitúa al monasterio de Monsalud como escenario del último acto redentor.

En aras de dotar de un contenido educativo y lúdico compusimos una exposición de paneles con la historia de la brujería a nivel universal y uno a uno los casos locales de Pareja, Sacedón, Pastrana, Villanueva de Guadamejud, Tinajas, Gascueña… el monasterio se convertía así en un gran receptivo turístico redistribuyendo a los visitantes que habían empatizado con los protagonistas de los diferentes pueblos, queriendo conocer los escenarios reales de los mismos. Deseando romper la barrera unidireccional del discurso museístico tomamos un paso más, creando simuladores que permitieran al visitante ponerse en la piel de las brujas. De este modo, creamos a través de vídeos de 360º grados, drones e instrumentos de última tecnología tres experiencias únicas para el visitante. La primera es un interrogatorio con el mismo Alonso de Salazar, inquisidor de Zugarramurdi, un vuelo en escoba por todo el monasterio y la quema en la hoguera con el reto de poder salvarnos si el simulador detecta concentración suficiente.

Con motivo del próximo Halloween, la noche del 30 de Noviembre a las 22 horas haremos una visita guiada especial por el monasterio de Monsalud y su exposición de brujas. Adelantamos que inauguraremos un nuevo simulador esa noche.

Con este humilde artículo pretendo poner un granito de arena para cambiar calabazas americanas por miel alcarreña, pero ambas subidas en escoba.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA* Javier Fernández Ortea es licenciado en Historia (2007) y Antropología Social y Cultural (2010) por la Universidad Complutense de Madrid. Obtuvo la maestría en Gestión y Liderazgo de Proyectos Culturales (2013) en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid y el título de especialista en Virtualización del patrimonio por la Universidad de Alicante (2015).  Ha ejercido como arqueólogo profesional en proyectos de investigación en la provincia de Guadalajara, destacando la dirección en la carta arqueológica de Sigüenza.

Desde 2014 dirige la gestión del monasterio de Monsalud (Córcoles) y la ciudad romana de Ercávica (Cañaveruelas). Recientemente ha inaugurado la exposición “Brujas de la Alcarria”, una muestra de la recuperación documental de los procesos a este colectivo en el Archivo de la Inquisición de Cuenca.  A la exhibición se ha sumado la presencia de las Nuevas Tecnologías con videos 360º, vuelos de dron y el uso de la diadema mindwave.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s