Un Dépor de miedo

Por David Gómez

guadalajara-mora

El Dépor celebrando el tanto de la victoria en Mora | Foto: David Loeches (@MrLoeches)

El fútbol es un deporte de paradojas y, por qué no decirlo, de coincidencias. Veinte años después, el Deportivo Guadalajara visitaba de nuevo el Estadio de Las Delicias en Tercera División. Una visita temible para aquellos amantes de las estadísticas, puesto que en sus dos visitas a Mora, el Dépor nunca había salido con un triunfo bajo el brazo. Es más, sus únicos precedentes se habían saldado siempre con derrotas por la mínima (1-0 en la temporada 93/94 y 2-1 en la 96/97). Tiempos muy lejanos para el servidor que hoy se estrena en este blog. Mucho ha llovido desde entonces en el Escartín. Sin embargo, toda vez que las fechas de Halloween se acercan, el conjunto morado salió al césped de la localidad toledana sin temor alguno. Más bien, es todo lo contrario. Este Dépor infunde miedo en sus rivales e hizo de Las Delicias su propio jardín.

No, los jugadores de Alberto Parras no son artistas excelsos como El Bosco, pero conforman un equipo temible y delicioso. Y eso es así porque, más allá de los argumentos futbolísticos de peso que, esta vez sí, posee la plantilla, el conjunto del técnico vallisoletano conforma un monumento al esfuerzo y a la fe inquebrantable de cada uno de sus futbolistas. Auténticos obreros de este deporte capaces de fajarse con el viento a favor o completamente en contra. En Mora, los alcarreños volvieron a encontrarse con más de una situación adversa durante el encuentro. De inicio, los morados presentaron tres novedades: el cambio de Yelco por Dani Ortigosa en la portería, el regreso de Luis Martínez tras dos partidos de sanción al centro de la defensa y el retorno del capitán Guti en la medular. Siguiendo su clásico 1-5-3-2 que tan buenos réditos le está otorgando, el Dépor entró al partido llevando la iniciativa y haciéndose con el control del juego.

El buen arranque morado encontraría recompensa rápidamente en el oportunismo de José Vega, quien aprovechó un rechace en el área rival para batir a Miguel Ángel en el 12′ de encuentro. A partir de ahí, los locales consiguieron equilibrar la balanza de la contienda acumulando un buen puñado de ocasiones. Sin embargo, bajo palos se encontraba Dani Ortigosa. Juega poco, pero amortiza cada minuto y lo convierte en oro. Tal y como ocurrió en el derbi frente al Marchamalo, el arquero murciano volvió a estar soberbio manteniendo la mínima ventaja en el marcador al final del primer acto. En el Dépor, Adibe se convertía en la principal amenaza para los toledanos.

La segunda mitad no hizo sino incrementar el dramatismo del partido. Nada más iniciar el segundo periodo, el Mora se encontró con un penalti a favor para igualar el marcador. Y de nuevo, Dani Ortigosa. Por si no fuera suficiente, el cancerbero del Dépor se lanzó a su izquierda y detuvo el disparo de Kike. Una nueva heroicidad que parecía congelar al Mora. Pero los locales, incansables e perseverantes en su feudo (bien lo sabe el Azuqueca, su última víctima en Las Delicias) encontraron premio a su constancia igualando el partido a veinte minutos del final con un disparo inapelable de Héctor Maqueda desde la frontal. Aquello hubiese sido un golpe casi letal en otras temporadas, pero este Dépor es de otra pasta. Y reaccionó. Vaya si reaccionó. No fue Migue Montes, tampoco Adibe. Esta vez el gol del triunfo llegó desde el banquillo bajo el sello de Guille Atance, quien había sustituido a Joshua en el 42′. El canterano, que está firmando una magnífica primera parte de campaña, aprovechó un barullo en el área para adelantar de nuevo al Deportivo. Y esta vez sí, el electrónico no se movería. Ganó el Dépor, y ganó con la inercia de un equipo actualmente imparable. Ya son seis las victorias consecutivas que atesoran los de Parras, que a su invicto en el Escartín le han sumado sus últimos triunfos en Carrión, Yuncos y Mora.

Azuqueca y Marchamalo, la de cal y la de arena

Siguiendo la estela del Guadalajara se encuentra un renacido Azuqueca, que ya se sitúa 8º a tres puntos de los puestos de play-off. Todavía sin el reconvertido Pancorbo, los rojinegros consiguieron un triunfo de prestigio en Villarrubia por la mínima, generando buen fútbol y ocasiones y consolidando su buena dinámica también fuera del San Miguel. Los de Manolo Alfaro anotaron el único gol del partido al filo del descanso, cuando José Luis Bretón culminó una gran jugada individual de Javi Martín. La nota negativa del encuentro llegó de la mano de Javi Alonso, cuya lesión propició el debut del cancerbero suplente de 17 años, Mario Organero, en Tercera División.

El borrón del fin de semana entre los equipos de la provincia la puso el Marchamalo, quien a pesar de su perseverancia comienza a desinflarse en la tabla tras cuatro partidos sin ganar. Esta vez, a La Solana llegaba un Conquense cada vez más crecido tras un inicio de temporada preocupante. El error inicial de Dani Ro en forma de penalti lastró en exceso el partido de los gallardos, que fueron incapaces de dar la vuelta a la contienda a pesar de poner el fútbol y las ocasiones, menos aún tras el segundo tanto de Gerika. Carlos Ballesteros pudo dar algo de emoción a los últimos instantes, pero el colegiado Gallego Sánchez-Nieta decretó falta del capitán gallardo antes del remate. Finalmente, el arbitraje y la invulnerabilidad defensiva de la Balompédica llevaron el triunfo hacia Cuenca, dejando al Marchamalo 13º con 15 puntos.

Un terrorífico final para el Dinamo

Dinamo.jpg

Las jugadoras del Dínamo festejando su tanto hoy frente al Zamora | Foto: Laura Horche

Si realmente existe un ejemplo que explica la paradoja que es el fútbol, el encuentro disputado entre el Dinamo Guadalajara y el C.D. Zamora Amigos del Duero correspondiente al Grupo 5 de la Segunda División femenina es el mayor exponente de ello. Ni el guion más maquiavélico podría haber diseñado un desenlace tan fatídico para las alcarreñas. Y es que las chicas de Alberto Mendoza se presentaban a la cita con la necesidad imperial de lograr el triunfo en el Jerónimo de la Morena después de haber cosechado un punto de los últimos 15 posibles. Un pobre bagaje que colocaba a las verdinegras rozando los puestos de descenso al inicio de la jornada. Por si esto fuera poco, las múltiples bajas en el centro de la zaga de Horche, Loreto y Laura obligaron al técnico madrileño a situar a la centrocampista Miriam Recuero como central improvisada.

Los primeros minutos evidenciaron la relevancia del encuentro y su posterior tendencia. Un Dínamo dispuesto en 1-4-3-3 con Lucía Delgado e Isa de interiores que se hizo dueño y señor de la posesión ante un Zamora bien replegado con dos líneas de cuatro bien firmes y ordenadas a la espera de alguna imprecisión en la salida de balón local. Y esas imprecisiones llegaron, especialmente en el arranque del encuentro. En una de esas pérdidas, la jugadora visitante Sara Fernández envió un balón a la espalda de las centrales que terminó con Bea Esteban perforando el arco de Yaiza en el 8′ de partido tras enviar su primer disparo al poste y recoger su propio rechace. Pocos minutos después, las zamoranas volverían a avisar con una vaselina que se marchó alta, pero que terminó por despertar a las locales.

Sin excesivo brillo, pero con el dominio del balón, el Dínamo empezó a acercarse con frecuencia a la portería visitante. Las ocasiones empezarían a llegar poco a poco de la mano de una Lucía muy inspirada entre líneas. Rocío Chueca avisó con un primer mano a mano ante la arquera rival que se saldó sin éxito. Unos minutos más tarde sería María Barrios, ayer en la banda derecha, quien tentaría las redes del Zamora. Mientras tanto, las amarillas iban perdiendo presencia ofensiva más allá de algún balón a la espalda de la defensa que tanto daño habían causado en el inicio del encuentro. A pesar de ello, su repliegue intensivo en un marcado 1-4-4-2 se convertía en una muralla infranqueable para las guadalajareñas, que ante la imposibilidad de encontrar algún resquicio terminaban abusando del balón largo.

Cuando el primer periodo tocaba a su fin, un gran balón al espacio de Isa fue rematado de manera magistral por Alba para igualar el electrónico. Un disparo fuerte, con el empeine, inapelable para la portera. La efervescencia del gol hizo que el Dínamo dispusiera de alguna ocasión más antes de finalizar el primer acto en botas de María Barrios. Sin embargo, fue en la segunda mitad donde el Dínamo se lanzó de manera decidida a por el partido. Sin complejos y con una superioridad apabullante, las pupilas de Mendoza contaban las ocasiones a montones. Primero fue Berta, que durante todo el segundo acto se hizo con el control absoluto del centro del campo, quien se plantó ante la portera y fue incapaz de culminar la remontada. Dos minutos más tarde, Rocío Chueca en primera instancia y Teresa Cabeza tras rematar un córner posterior rozaron el tanto de las locales.

El dominio del Dínamo era cada vez mayor ante un Zamora incapaz de salir de su propio campo. Los problemas físicos ya habían obligado a las castellano-leonesas a mover el banquillo en tres ocasiones a los 60′, una vez en la primera mitad. Alberto Mendoza vio la posibilidad de ir a por el encuentro y no lo dudó metiendo más pólvora en la parte de arriba con Teresa y Gemma Barrientos ocupando las bandas en el lugar de Isa y María Barrios, lo que obligaba a desplazar la posición de Alba a zonas más interiores. Una mezcla entre amplitud y combinación que se tradujo en un sinfín de ocasiones que no acababan de materializarse ni constituir una amenaza total para las visitantes. Con el Dínamo completamente volcado al ataque ante un Zamora físicamente muy diezmado (incluso Alicia había gozado de un par de ocasiones tras incorporarse desde la defensa) llegó lo que nadie, ni el más pesimista de todos, podía imaginar. Balón largo a Cynthia, que controló y desde la frontal del área se dio la vuelta y batió a Yaiza. El Jerónimo contemplaba atónito el desenlace fatal. Corría el minuto 81 y el conjunto de Sami Merino, incapaz de superar el centro del campo durante toda la segunda mitad, se llevaba los tres puntos de Guadalajara.

Los últimos minutos no harían más que confirmar el desenlace fatal. Alberto Mendoza agotó sus últimos cartuchos introduciendo a Plaza por Alicia y dejando tres defensas en busca del mal menor. El aluvión de oportunidades no se hizo esperar. Si no era por precisión, sería por ímpetu. Pero en el tiempo añadido, ni Teresa Cabeza ni Plaza primero ni Berta tras una falta botada por Nerea conseguirían el anhelado y merecido premio del segundo gol. Al final, noche anticipada de Halloween para un Dínamo que se sumerge en la zona baja de la tabla con 7 puntos, uno más que San Pío X, que será su próximo rival en una visita que se antoja decisiva para el devenir a corto plazo de las chicas alcarreñas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s