Todo para el final

Por David Gómez

guadalajara-almagro

El once del Deportivo Guadalajara en su encuentro de ayer frente al Almagro | Imagen vía @deporguada

Hubo chaparrón en el Escartín, pero no de goles. Tampoco de buen fútbol. Deportivo Guadalajara y Almagro C.F. dejaron todo para el final para empatar un partido tremendamente igualado durante todo el choque, donde solo los minutos finales dieron dinamismo a un encuentro marcado por la intensa lluvia y las escasas ocasiones de ambos conjuntos. Apenas modificó Alberto Parras el núcleo duro que tan buen rendimiento le está dando a lo largo de lo que llevamos de campaña. Yelco en la portería y Guille Atance en el flanco derecho de la línea de tres centrales fueron las novedades del técnico vallisoletano con respecto al equipo que sacó en Mora. Eso en cuanto a nombres. Porque tácticamente, el preparador del Dépor decidió escorar a Adibe en la banda derecha para aplicarle más en tareas defensivas. Un 1-5-4-1 con Migue Montes como única referencia que venía a contrastar el 1-4-1-3-2 con el cual el Almagro pretendía hacerse con la superioridad en el centro del campo.

Y, precisamente, eso es lo que hubo: mucho ‘centrocampismo’. A pesar de un inicio prometedor del Dépor, con dos ocasiones de Adibe en apenas cinco minutos (una por medio de un córner y otra a través de un centro de Javi Robles), el partido comenzó a apagarse con los dos conjuntos alternando posesiones faltas de profundidad y creatividad. Respondería el Almagro al dominio inicial de los morados con un disparo desviado desde la frontal de Sevilla en el 14′, pero a partir de ahí, el partido parecía contagiarse del ambiente frío y lluvioso de Guadalajara. Así mientras el encuentro entraba en un ritmo tedioso y aletargado, los focos del Escartín se apagaban, obligando al colegiado Moriana Molero a preguntar a ambos capitanes por la continuidad del partido. Aquello fue el único sobresalto de una primera mitad soporífera para los 350 valientes que se encontraban en las gradas del campo alcarreño. Ni siquiera la tan ‘ansiada’ aparición de Colmenín -la nueva mascota del Guadalajara- en el descanso parecía dotar de vida a un partido que parecía condenado a la igualdad.

Para entonces, Alberto Parras había intentado cambiar las piezas sin modificar el dibujo. De esta manera, Adibe pasó a ocupar la banda izquierda con José Vega en la derecha. No hubo éxito. Con el nigeriano limitado en su zona de influencia, Parras intentó que se moviera por posiciones más centradas junto a Migue Montes en búsqueda de diagonales de dentro hacia fuera, y no al revés como en la primera mitad, para atacar mejor los escasos espacios que dejaba la zaga almagreña. Pero ni por esas. El Almagro, guiado por un genial Gascón en el pivote, defendía perfectamente los ataques estáticos de los locales a la par que realizaban alguna que otra combinación en la medular. Estéril, todo hay que decirlo. Porque si bien el Almagro no sufría, el Dépor empezaba a jugar más en la mitad de la cancha de los visitantes. Amenazó con un córner directo que casi se cuela en la portería de Astillero, seguido de un disparo de Migue Montes. Sin embargo, los ciudarealeños, con algo menos de posesión que en el primer periodo, avisaron en el 71′ de que estaban muy vivos en el partido tras un error de Yelco que Josevi envió desviado.

Ya en ese momento, la fase de los cambios había llegado. Parras sustituyó primeramente a Joshua por Pesca en el 68′ y a un desacertado Adibe por Luis Alberto en el 73′. Con el extremo alcazareño en el césped, el Dépor parecía ganar claridad y amplitud en tres cuartos. Suya fue una acción individual que terminó con un disparo de rosca ligeramente desviado por parte de José Vega. Pero justo entonces ocurrió lo que nadie imaginaba: tras un despeje providencial de Álex Alonso a un pase filtrado de Ureña, un gran centro de Ureña desde el córner era rematado por Juampe sin oposición desde el punto de penalti. Corría el minuto 80 y el Almagro rompía la igualdad preeminente en el Pedro Escartín.

Aquel tanto fue el preludio de un final trepidante. En el 83′, Alberto Parras agotaba su último cartucho. Salía Guille Atance y entraba Óscar García al terreno de juego. Y aquellos fueron los mejores minutos del Deportivo Guadalajara. Mientras, David Martín daba entrada a Quizás los morados no desplegaran su mejor fútbol, pero a esta plantilla le sobra corazón. Y en una combinación de fe y paciencia, los alcarreños dispusieron de sus mejores ocasiones al final del partido. Primero Javi Robles, que solo tras una apertura a banda de Migue Montes se topó con un acertado Astillero. Y cuando el partido parecía agonizar, un balón prolongado de José Vega caía en las botas de Óscar García, que se giró a trompicones y batió al arquero visitante. 1-1 y 5 minutos de descuento por delante le quedaban al Dépor para mantener su pleno de triunfos en el Escartín. Pudo lograrlo por medio de José Vega en el 94′, pero su disparo, muy centrado, fue repelido con firmeza por Astillero. También tuvo su réplica el Almagro en la última jugada, pero su disparo no inquietó a Yelco. El Dépor reaccionó tarde y se dejó sus dos primeros puntos como local, aunque mantiene la 2ª posición de la tabla gracias al tropiezo del Villarrobledo ante el Albacete B.

El San Miguel frenó al líder y Marchamalo sigue en caída libre

Diez partidos después, tampoco ganó el líder esta jornada. Y no lo hizo gracias al buen hacer del Club Deportivo Azuqueca, que demostró estar capacitado para volver a estar en la zona más alta de la clasificación a pesar de su dubitativo inicio. En un partido trepidante en el San Miguel, con alternativas y ocasiones para ambos equipos, Azuqueca y Talavera brindaron un partido digno de dos de los mejores equipos de la categoría, capaces de pelear por el ascenso hasta el final de la temporada. No era una prueba cualquiera para los de Manolo Alfaro, a los que las bajas le están causando un auténtico quebradero de cabeza en estas últimas fechas. Con un equipo invicto hasta la fecha y con el daño que supone encajar un gol antes del descanso tras el tanto en propia puerta de Kin, los azudenses se mostraron muy superiores en el inicio de la segunda mitad, con ocasiones clamorosas que convirtieron a Sergio Arenas en el mejor jugador de los cerámicos, especialmente tras abortar un mano a mano frente a Javi Martín en el 63′.

Pero después de que el Talavera tuviera la oportunidad de sentenciar en un error en la salida de balón local, Javi Heranz materializó la justa recompensa al esfuerzo de los rojinegreos por igualar la contienda con un disparo ajustado en el 76′. Con las tablas en el luminoso, el líder se volcó contra la portería de un buen Gandía (sustituto de Javi Alonso hoy), pero los locales tendrían su oportunidad de ganar el partido al contragolpe en manos de Chilo, sin éxito. Finalmente, talaveranos y azudenses se repartieron los puntos dejando a los rojinegros 8º a 4 puntos de la U.B. Conquense, que ocupa la posición de acceso al play-off.

Mucho peor le fueron las cosas al Marchamalo en Ciudad Real. Los gallardos, en caída libre, visitaban el campo de un equipo repleto de urgencias. El Manchego, que acumulaba seis derrotas consecutivas desde su triunfo ante el Guadalajara, se jugaba la credibilidad del equipo ante su afición y el cargo de Armindo Ceccón como entrenador. Quizás por ello o quizás porque en el conjunto de Andrés García las cosas ya no funcionan bien, los locales salieron con el ímpetu y la certeza de ir a por el partido, de manera que pronto se encontraron con el 1-0 en el marcador, obra de Jesute a pase de Adriá. Con el viento en contra, los gallardos se vieron obligados a remar contracorriente. Hicieron suya la posesión del balón, pero solo un remate al palo de Cabanillas al filo del descanso pudo inquietar a los manchegos.

La segunda mitad presentó un guion distinto en el comienzo, con los locales intentando sentenciar una victoria que necesitaban como agua de mayo, a pesar de que estemos en noviembre. Ivanchu tuvo en sus botas el 2-0 en una gran jugada personal que Tomás salvó con solvencia. Obligado por el resultado, el Marchamalo subió sus líneas e intentó buscar el gol del empate sin mucha eficacia. Tampoco consiguió rematar el partido a la contra el Manchego, que se hizo valer de la sólida defensa que anhelaba jornadas atrás para reencontrarse con el triunfo y meter en problemas a un Marchamalo que se sitúa 15º, tan solo un punto por encima de los ciudadrealeños.

Un punto de fe para el Dínamo

dinamo-san-pio

Las chicas del Dínamo haciendo piña en su visita a Los Cerros | Foto: Laura Horche

Quien dejó todo también para el final fue el Dínamo de Guadalajara en su visita al Complejo Deportivo Los Cerros de Valladolid. Con ambos equipos en la zona baja de la tabla, las chicas de Alberto Mendoza afrontaban el encuentro ante el San Pío X como una oportunidad de oro para salir del pozo y reforzar la moral ante la racha negativa de resultados que han ido cosechando en esta primera parte del campeonato. Consciente de la relevancia del encuentro, el técnico madrileño realizó modificaciones tanto en el once titular como en su sistema con el objetivo de recuperar la solidez defensiva de la temporada pasada. Con el regreso de Loreto al eje de la zaga, Miriam Recuero recuperaba su posición natural en el centro del campo junto a Berta en el doble pivote, secundadas por Lucía Delgado en la banda derecha y Teresa Fernández en la banda izquierda, respectivamente. Un 1-4-4-1-1 completado con Alba por detrás de Rocío Chueca, ‘9’ de referencia de las verdinegras en tierras pucelanas. La otra novedad en el once del Dínamo fue la vuelta de Diana Jiménez a la portería.

Una vez iniciado el partido, el Dínamo volvió a llevar la iniciativa del encuentro con el control de la posesión desde la zona de creación. Si bien la primera ocasión llegó en manos de las locales, con un disparo al que respondió firmemente Diana. Aquello no inquietó el plan de las alcarreñas, que comenzaban a gozar de situaciones claras frente a la portería de Lucía Alba, primero por parte de Alba y después en las botas de Miriam Recuero tras una jugada combinativa por la banda derecha entre Teresa Cabeza, Lucía y Alba. Sin embargo, el dominio de las visitantes volvió a truncarse como en jornadas anteriores con un nuevo jarro de agua fría. Corría el 36′ de partido cuando, tras una serie de rechaces, Nerea Fidalgo anotaba con un disparo desde fuera del área.

Con el 1-0 y tras el descanso, el plan del Dínamo no varió. Marcar implicaba necesariamente generar situaciones de gol, algo que las alcarreñas sí estaban logrando. Pero, una vez más, las chicas de Alberto Mendoza no conseguían materializar. No lo hicieron en primera instancia Berta y Teresa Fernández tras una buena jugada, ni después Rocío Chueca en una de las ocasiones más claras del partido. Ante tal asedio, las locales reaccionaron a mediados de la segunda parte con una gran ocasión que salvó Diana merced a una excelente parada. Sin embargo, pocos minutos después las vallisoletanas parecían dar la puntilla al partido con un gol de Paula Pastor (quien había saltado al campo 7 minutos antes) en posible fuera de juego.

2-0 y 20 minutos para el final parecían una distancia prácticamente insalvable. Pero una vez más, las verdinegras suplieron la falta de eficacia con un corazón inmenso y una persistencia implacable, impropia de un equipo inmerso en una crisis de resultados. Para entonces, Mendoza ya había introducido a Ana Vera y a Gemma Barrientos en detrimento de Rocío Chueca y Lucía Delgado. Poco después haría lo mismo con Laura Sparks sustituyendo a Nerea. Cambios que vaticinaban un auténtico aluvión de juego ofensivo por parte del Dínamo. Y tanto iba el cántaro a la fuente, que Teresa Fernández lo rompió con un auténtico golazo en el 79′. Apenas diez minutos más el añadido era lo que tenía el Dínamo para dar la vuelta al partido. Una reacción tardía, pero justa y efectiva. En el 87′, el entrenador madrileño agotó los cambios sustituyendo a Loreto y dando entrada a Sara Plaza en busca de un gol que igualara la contienda.

Y a pesar del riesgo asumido, el Dínamo encontró el premio en un penalti que señalaría Hernández Álvares y que transformaría Alba rozando el 90′ de partido. Nadie en el conjunto de Martín Olmedo daba crédito a la remontada alcarreña, que pudo venirse abajo si las castellano-leonesas hubieran aprovechado la última ocasión del encuentro. Finalmente, tablas que mantiene a las verdinegras en la zona baja de la clasificación con 8 puntos pero que suponen un punto de fe y de moral en las chicas de Alberto Mendoza, que recibirán la próxima jornada al C.D. Parquesol en el Jerónimo de la Morena.

alba-dinamo

Alba González, autora del 2-2 en Valladolid | Foto: Laura Horche

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s