Tócala otra vez, Borja

Por David Gómez

lapegadadelguadalaja_73362_7952

Migue Montes anotando el 0-1 del Guadalajara en Villarubia | Imagen: Lanza digital

Que el fútbol es una metáfora de la vida para los más apasionados del deporte rey resulta una evidencia. Algunos, los más locos, lo consideran el octavo arte. ¿Y por qué no? Hay veces en las que basta con un destello fugaz de magos, de virtuosos, para convertir un efímero instante en un recuerdo imborrable. Hay jugadas que enamoran como un verso de Shakespeare y goles que retumban como una sonata de Beethoven, la mayoría protagonizadas por actores brillantes, dignos del mejor guion de Tarantino (aunque, para gustos, los colores). Probablemente suene atrevido, incluso desmesurado, utilizar semejantes paralelismos para un encuentro de Tercera División. Pero, por una vez, este servidor se permitirá semejante licencia. Porque solo así se puede definir la aparición de Borja Cabanillas en este partido. Fugaz, efímera, brillante.

Sí, es cierto. Los partidos del Dépor no son de cine. O quizás su argumento sea solo agradable para aquel público paciente capaz de aguantar sentado para contemplar toda la acción al final. Seguramente el partido de ayer no invitaba al virtuosismo. Porque no, no era un partido más. Y no lo era por varios motivos. Primeramente, porque los pupilos de Alberto Parras llegaban después del tropiezo en casa frente al Almagro. Un empate que, si bien no encendía ningún tipo de alarma -el colchón en la tabla lo permite- incrementaba la necesidad de los morados de sacar un resultado satisfactorio fuera de su feudo. Segundo, porque la visita a Villarrubia se presumía como uno de los partidos de la jornada en el Grupo XVIII de la Tercera División, y no era para menos. Enfrente esperaba el 5º clasificado, ansioso por materializar un triunfo que le situara por encima del Conquense en los puestos de ‘play-off’. Y tercero, porque la semana que viene llega al Escartín el indiscutido líder de la categoría: el Talavera. Casi nada.

Demasiados alicientes en el ambiente que hacían de la visita a Villarubia un test de nivel para un Dépor a prueba de balas. Sin Joshua en el centro del campo ni Adibe en la delantera, Alberto Parras decidió apostar por Koke en la izquierda y Óscar Cabo en la derecha, con José Vega más liberado en la posición de segundo punta por detrás de Migue Montes. Cambio de piezas, sí. Pero la idea y la actitud permanecen intactas. Esa estabilidad que está identificando al equipo durante el transcurso de toda la temporada es la que se visualizó durante los 90 minutos en el Nuevo campo de Villarrubia. Con tramos más o menos brillantes de fútbol (la Tercera no requiere de florituras) el Dépor compitió con solidez en tierras manchegas ante un plantel que demostró por qué está destinado a pelear en la zona noble de la clasificación. El Villarrubia, fiel a su condición de local, intentó controlar la posesión, pero de manera estéril. Ambos equipos presentaron sus virtudes defensivas en el terreno de juego durante el primer período. Especialmente los blanquiazules, que llegaban al encuentro como el segundo conjunto menos goleado del grupo con 10 tantos, solo por detrás del Talavera.

Pero entre la igualdad y la escasez de ocasiones, Migue Montes. Él es el factor diferencial de este Deportivo Guadalajara. Sus compañeros lo saben, y le buscan. Y él responde. Siempre responde. De sus botas salían las jugadas más peligrosas para el arco de Javi Sánchez.Sin embargo, en el primer acto, ni él ni Guille Atance a través de un disparo desviado por la zaga local pudieron abrir el marcador. Habría que esperar al segundo período, cuando el cuadro de Javi Bermúdez salió decidido a llevarse el encuentro. Fue el momento para que Yelco se reivindicara con una parada prodigiosa a una chilena de Víctor Rodríguez. La magistral intervención del meta madrileño sacando el balón de la escuadra no amilanaría el empeño de los ciudadrealeños que, alentados por su público y la posibilidad de alcanzar el ‘play-off’, continuaron asediando a los alcarreños con un disparo al palo del propio Víctor y sendas ocasiones de Pirri y Manu Castillo.

Ante tal escenario, Parras decidió quitar a Koke a la hora de partido para dar entrada a Luis Alberto en busca de más control de balón y juego asociativo. Con él en el campo, el Dépor empezó a ganar presencia en el partido. Había aguantado el vendaval, ahora solo quedaba esperar. Y esperó a que el talento de Borja Cabanillas iluminara la contienda con dos pinceladas de calidad magistrales. Si al técnico vallisoletano se le ha achacado la escasez de oportunidades que está ofreciendo a los canteranos morados, actuaciones como las del futbolista alcarreño ayer bien pueden traducirse en un mayor número de minutos, quien sabe si titularidades. En esto del fútbol no conviene hacer cábalas ni especulaciones, solo centrarse en el hoy. Y el hoy fue ayer. Y ayer Borja entró para decidir el partido. Sustituyó a un combativo Óscar Cabo -canterano también, conviene recordarlo- en el 75′ para dar en el 79′ la asistencia que la cabeza de Migue Montes convertiría en su séptimo tanto de la temporada.

Dos minutos después, al más puro estilo Casablanca, Borja Cabanillas se disfrazó de Sam y tocó otra vez esa sinfonía en forma de balón que, de nuevo desde el flanco izquierdo y con su excelsa zurda, colocó en el corazón del área. En este caso, Migue Montes no se vistió de Humphrey Bogart. Quien sabe si después del primer tanto le habría susurrado aquello de “Tócala otra vez, Sam“. Sea como fuere, tampoco hizo falta. Diego Medina, en una jugada desafortunada para su equipo, puso el 0-2 marcando en su propia portería. Pero al huracán final morado le quedaba todavía la cadencia perfecta. En el 87′, Óscar García -que había salido en el 78′ sustituyendo a José Vega- aprovechó una mala salida de Javi Sánchez para disparar desde 35 metros y anotar el 0-3 que dejaba el partido visto para sentencia. Aún quedaría tiempo para que Luque maquillara el resultado final, pero los tres puntos viajaban hasta Guadalajara. Con el oficio del colectivo, la pegada de Migue Montes y la clase de Borja Cabanillas, el Dépor mantiene la distancia de 6 puntos con el Talavera antes de la trascendental visita de los cerámicos al Pedro Escartín la semana que viene.

Marchamalo respira a costa de Las Pedroñeras y Madridejos frena al Azuqueca

Si alguien necesitaba el triunfo de manera imperial esta jornada, ese era el Marchamalo. Los gallardos, que llevaban más de un mes sin conocer la victoria, recibían en La Solana la visita de Las Pedroñeras, el penúltimo clasificado del grupo. No sin sufrimiento, los hombres de Andrés García Soler consiguieron los tan ansiados tres puntos gracias al buen hacer de Dani Martín, que adelantó a los locales en el 16′ y puso la sentencia en el 73′ tras un penalti de Pedro Fuertes. Hasta ese momento, el conjunto gallardo se había visto obligado a jugar con diez jugadores tras la expulsión de Cabanillas por roja directa, que se vio compensada tras la pena máxima cometida por los conquenses. De esta manera, el Marchamalo asciende a la 13ª plaza de la clasificación, dejando el descenso a 8 puntos.

La nota negativa de la jornada la puso el Club Deportivo Azuqueca. Tras un excelente encuentro en el San Miguel en el que consiguió un meritorio punto ante el Talavera, los rojinegros se vieron sorprendidos en la segunda mitad por un tanto de Gustavo en el 66′ de partido. A pesar de que los futbolistas de Manolo Alfaro trataron de llevar la iniciativa del encuentro, los toledanos dispusieron de las mejores ocasiones, tanto en la primera mitad en un contragolpe que culminó Chata, como en los minutos finales. Con esta derrota a domicilio, los azudenses se sitúan 12º en la tabla empatados a 19 puntos con el Almagro, pero a tan solo cuatro de la promoción que marca la Unión Balompédica Conquense.

Un triunfo balsámico para el Dínamo

dinamo-2-0-parquesol

Las jugadoras del Dínamo celebrando uno de los goles | Imagen: Laura Horche

Si la pasada jornada el Dínamo de Guadalajara apuraba hasta el final para sacar un valioso punto frente al San Pío X en Valladolid, esta semana las chicas de Alberto Mendoza hacían bueno el empate cosechado en tierras pucelanas logrando un triunfo forjado por la vía rápida. Existía la duda de si los numerosos cambios introducidos por el entrenador madrileño podían dar resultado. Y es que en el once titular de las verdinegras se apreciaron bastantes novedades. En la defensa, Ana Vera ocupó de inicio lateral derecho mientras que Alba retrasaba su posición en el carril izquierdo, sentando a Nerea por primera vez en la temporada. En el centro del campo, el preparador de las alcarreñas dispuso un doble pivote con Teresa Cabeza y Miriam Recuero secundadas por Berta, quien veía adelantada su posición más hacia la mediapunta con el propósito de entrar desde la segunda línea. Y arriba, Gemma Barrientos modificaba su posición en banda a la izquierda, dejando el flanco derecho para Lucía y la punta de ataque para Rocío Chueca.

Sin embargo, todo salió a pedir de boca para las alcarreñas. En el primer minuto de partido, un error de la guardameta visitante propiciaba que Lucía Delgado anotara, de manera algo ortodoxa, el primer tanto del encuentro. Sin apenas tiempo para digerir el gol inicial, el Dínamo asestó otro golpe letal a su rival con Berta empujando el balón al fondo de las mallas tras una excelente jugada de Gemma Barrientos por la banda. Conviene resaltar los nombres de ambas protagonistas. La ‘7’ verdinegra, que ayer jugó a banda cambiada, realizó un encuentro sobresaliente haciendo gala de su desborde y velocidad. Por su parte, la ’11’ alcarreña mostró su capacidad de llegadora para contribuir a la faceta goleadora que tantos quebraderos de cabeza le ha dado al Dínamo en esta primera parte de campaña.

gemma-gol

Gemma Barrientos en la jugada del segundo gol | Imagen: Laura Horche

Enfrente no estaba un equipo cualquiera. El Club Deportivo Parquesol, 4º en la clasificación con 16 puntos, había quedado desdibujado en apenas cinco minutos. Poco a poco, las vallisoletanas fueron tomando el pulso al encuentro con alguna internada por su banda izquierda que solventó Diana con garantías. Fue en torno al ecuador de la primera mitad cuando la arquera local hizo gala de su mejor repertorio sacando un peligroso disparo desde la frontal del área. Aquella fantástica estirada despertó al Dínamo, que con el 2-0 gestionó de manera excelente los tiempos de un partido en el que apenas sufrió ni notó la ansiedad que se le presupone a un conjunto que llevaba siete partidos sin conocer la victoria. No solo eso, sino que al final del primer tiempo, las guadalajareñas pudieron aumentar su ventaja cuando un balón desde la izquierda que se paseó por el área le cayó a Rocío Chueca y esta lo mandó por encima del larguero, muy desviado, con todo a favor.

La segunda mitad no varió el guion en exceso. El Dínamo, que había mantenido un gran ritmo en la presión que imposibilitó la salida limpia de balón por parte del Parquesol, mantuvo la regularidad en el juego y el control de la posesión no tanto como para hacer daño a las visitantes como para controlar el tiempo del encuentro. Ya con las castellanoleonesas dejando defensa de tres en busca de un ataque desesperado que les permitiera recortar distancias, el Dínamo encontró los espacios necesarios para poder lastimar a su rival gracias en especial a la velocidad de Teresa Fernández, que cuajó muy buenos minutos con su entrada desde el banquillo sustituyendo a Rocío Chueca en el 63′.

Así fue como las locales empezaron a acumular un buen puñado de ocasiones para haber redondeado una justa goleada. Primero con un centro chut de Lucía en el 68′ que a punto estuvo de sorprender a la portera rival; después le siguió una clarísima oportunidad de Teresa Fernández que a punto estuvo de robarle la cartera a la arquera vallisoletana tras un pase muy comprometido de su defensa; incluso Nerea con una fantástica incursión por la banda pudo poner el 3-0 en el electrónico, pero su disparo se fue al larguero. Finalmente, tras un carrusel final de tarjetas incomprensibles por parte del colegiado, el Dínamo amarraba un triunfo balsámico que le hace salir de la zona de descenso y colocarse 10º con 11 puntos a la espera de su visita la próxima jornada al líder, el Madrid Club de Fútbol.

dinamo-antes-del-partido

El once alineado por Alberto Mendoza antes del partido | Imagen: Laura Horche

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s