¿Bienvenido, mr. Cordish?

Infografía de la proyectada ciudad del ocio a 30 minutos de Guadalajara.

Infografía de la proyectada ciudad del ocio a 30 minutos de Guadalajara.

Por Concha Balenzategui

Ha sido toda una sorpresa la presentación, hace apenas unos días, del proyecto “Live! Resorts Madrid”, un megacomplejo del juego, el ocio y el negocio que se va a implantar en el pueblo de Torres de la Alameda, a 30 minutos de Guadalajara capital, y unos pocos menos de Azuqueca de Henares. Sorpresa, porque mientras otras inversiones de este corte luego frustradas vinieron precedidas de mucho anuncio de grandes cifras antes de una ubicación en el mapa, en ese caso, los empresarios estadounidenses han adquirido con sigilo las 134 hectáreas de terreno que necesitan para desarrollarlo. La compañía Cordish, con sede en Baltimore y negocios en varios puntos de Norteamérica, pretende construir un complejo integral con 2.700 habitaciones repartidas en varios hoteles de 4 y 5 estrellas, 100.000 metros cuadrados de superficie comercial, tres centros de convenciones, varios edificios de oficinas y una zona de entretenimiento que incluye cines, circo, discotecas, teatro para musicales, salas de conciertos y, por supuesto, casinos de juego.

Una ciudad del ocio y de las compras surgida de la nada, bien comunicada con el aeropuerto de Barajas y que probablemente no se librará de la controversia que suele rodear alguna de estas actividades. De momento, todo parecen parabienes. Los embajadores de Cordish hayan querido transmitir que lo tienen todo bastante bien atado, con fases y plazos que empezarán a correr después de obtener los permisos y licencias necesarios, y la prensa española atribuye a este magnate de origen judío fama de acabar lo que empieza, de ser respetuoso con el entorno, de llegar a consensos con los socios locales e incluso de tener varios premios a la excelencia inmobiliaria.

El proyecto quiere desmarcarse de otros anteriores, como Eurovegas, y aseguran sus promotores que no pedirán cambios de legislación ni subvenciones. Lo primero, porque aprovechan la normativa creada para el frustrado precedente de Alcorcón (la Comunidad de Madrid deberá adjudicarle el proyecto a través de concurso público), y lo segundo, porque toda la inversión, entre 2.200 y 3.000 millones de euros, será privada. De entre las cifras aportadas, la que nos hace chiribitas en los ojos es, lógicamente la de los 56.000 empleos que se calcula se crearán, entre puestos de trabajo directos e indirectos. Entresaco también una frase de la rueda de prensa de presentación, pronunciada por Joseph Weinberg, socio de Cordish: “Trabajamos estrechamente con la población local, no creemos que este proyecto genere oposición porque trabajaremos con empresas locales para el suministro y también para el empleo”.

La consejera de Economía y Empleo, Patricia Franco, la pasada semana, en Azuqueca de Henares. // Foto: Álvaro Díaz Villamil

La consejera de Economía y Empleo, Patricia Franco, la pasada semana, en Azuqueca de Henares. // Foto: Álvaro Díaz Villamil

En la Comunidad de Madrid hay complacencia y también en Castilla-La Mancha, cuya consejera de Economía y Empleo, Patricia Franco, aseguraba en Azuqueca que el complejo va a ser “muy positivo” para el Corredor del Henares. De sus palabras –“la pena es que no lo hayan puesto aquí”, dijo- también se deja entrever que nuestra provincia se había barajado como uno de los emplazamientos probables para el megaresort. Lo que seguramente nunca sabremos es si hubo una posibilidad real, y de ser cierta, qué fue lo que decantó la decisión por la Alcarria madrileña, si la proximidad a Barajas y a Madrid, el precio de los terrenos o las facilidades normativas. Hay que recordar en este punto que Castilla-La Mancha cuenta con una legislación sobre juego, un “traje a medida” para el frustrado proyecto “El Reino de don Quijote”, que fue reformada en época de Cospedal para permitir minicasinos y pequeños espacios de juego. Seguro que alguien en las esferas yankees y toledanas ha estudiado cómo conjugaría con la legislación este macro complejo de ocio, en el que se insiste que el juego solo supone un 5 o un 10 por ciento de la superficie, aunque entendemos que un porcentaje mucho más alto de los beneficios finales.

No sé si es el momento de lamentarse por que no eche raíces entre nosotros un proyecto con el que aún nadie se había hecho ilusiones en nuestra provincia, o más bien es tiempo de centrarse en la repercusión económica que puede tener. Franco es optimista, espera que el proyecto “se materialice y genere mucha actividad y empleo también en la zona del Corredor” y augura tiempos mejores: “Hemos pasado años muy duros de crisis donde la inversión empresarial era mínima. Ahora todo se está despertando y tendrá un efecto directo”. Quizá la lectura de los nubarrones despejando el horizonte viene acompañada con los últimos datos del paro, en singular descenso en nuestra provincia.

Ubicación del proyecto en el Corredor del Henares y la Alcarria madrileña.

Ubicación del proyecto en el Corredor del Henares y la Alcarria madrileña.

Lo cierto es que si hay una lección que teníamos que haber aprendido de la crisis es la de no hacer cuentas con la lechera. Después de Eurovegas, los Monegros, el Reino de Don Quijote, los aeropuertos sin aviones (incluyendo el proyecto de Camporreal en lo que nos toca más cerca) o Avelandia, deberíamos estar curados de este tipo de ambiciones. Pero también, aprendimos que más nos valdría permanecer atentos a las oportunidades que puedan surgir. Y cuando hablo de influencia, no solo me refiero a las posibilidades para nuestros trabajadores o para nuestras empresas de hacer negocio. También hay que incluir la merma que a la actual oferta de Guadalajara puede suponerle una competencia cercana en ocio, comercio, convenciones y camas de hospedaje. Pensemos por ejemplo en las plazas hoteleras que se ocupan por efecto de la cercanía de Barajas o en el turismo de congresos, que tiene en nuestra provincia un cierto mercado y al que siempre se le vio más posibilidades cuando se proyectaron uno y varios palacios de congresos nonatos. Si se están sentando los mimbres de un nuevo plan de de desarrollo del Corredor del Henares guadalajareño, la variable del macroresort debería incluirse en los estudios de mercado, para lo bueno y para lo malo. Aprovechar las sinergias, sí, pero prepararse para complementar o competir en según qué servicios, también.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s