El ‘superpatronato’

guada2027

El teatro Buero Callejón es la actual sede del Patronato de Cultura. // Foto: guadapress.es

Por Borja Montero

El Ayuntamiento de Guadalajara se plantea la posibilidad de unificar los dos actuales Patronatos especializados, el del Deportes y el Cultura, en un solo organismo, que se encargaría también de las competencias de Festejos, según avanzaba ayer la pluma de uno de los fundadores de esta tribuna, Rubén Madrid, en Cultura en Guada. Se trata de una decisión con diferentes matices, más técnicos que políticos, un cambio que, de producirse, probablemente tenga poca influencia en el disfrute por parte de los ciudadanos de los distitnos servicios ofrecidos por estos departamientos, más allá del lugar físico al que tengan que acudir a matricularse en cursos o a entregar solicitudes e instancias de diversa índole. Sin embargo, como toda decisión de carácter estructural en una administración pública, genera algunas reflexiones acerca de sus objetivos, su utilidad y sus motivaciones ulteriores.

La principal de las razones que se esgrimen para llevar a cabo esta fusión es el ahorro económico que supondría. En concreto, los informes técnicos que maneja el equipo de Gobierno hablan de más de 230.000 euros anuales, que se consiguen al eliminar duplicidades, principalmente en salarios de cargos gestores y dietas de vocales; al ajustar las plantillas existentes en los distintos servicios a un nuevo cuerpo administrativo unificado, lo que permitiría no cubrir algunas plazas vacantes tras redimensionar las necesidades de personal, y al racionalizar los suministros unificando las sedes. El informe técnico al que han tenido acceso los compañeros de Cultura en Guada incide principalmente en estos aspectos, y no tanto en otras sinergias más centradas en el contenido propiamente dicho de ambos patronatos, ya que, aunque la unificación de Festejos y Cultura sí tiene una justificación clara en términos de utilidad, ya que son muchas las citas y los eventos que , sin obviar que el titular de ambas competencias es actualmente el mismo concejal, Armengol Engonga, no parece que la absorción de la gestión de los teatros y las escuelas municipales por parte del Patronato Deportivo Municipal, el organismo independiente más grande de los dos existentes hasta ahora, vaya a suponer una mejora cualitativa en la prestación de los servicios.

Pensando ambiciosamente, a uno se le podría ocurrir que, si se puede lograr reducir los gastos con esta fusión, la lógica vendría a indicar que la asunción por parte del Ayuntamiento de Guadalajara de estas competencias, sin organismos independientes de por medio, tendría un efecto aún mayor en este mismo sentido, aumentando las sinergias, facilitando asimismo la movilidad de trabajadores de unos servicios a otros allá donde fueran más necesarios. Como suele ocurrir, las cosas no suelen ser tan siemples como parecen desde fuera. Habría que analizar cuestiones técnicas, de funcionamiento, económicas, de población… aunque todo parecería indicar que, en lo que a frias cuestiones numéricas se refiere, en una ciudad como la de Guadalajara, con su población, su tamaño y los servicios ofrecidos, sería más barato, que no necesariamente más efectivo o de mayor calidad, centralizando los recursos.

Si bien todas estas cuestiones pueden escapársenos a aquellos ajenos a las cifras reales y al funcionamiento administrativo, sí hay una faceta de la decisión sobre la que podemos conjeturar sin miedo a ser inexactos: la temporalidad de la misma. Ni los patronatos ni la crisis económica y las medidas de racionalización del gasto en las administraciones son nuevas, pero sí lo es la inexistencia de una mayoría clara que le permita al partido en el Gobierno actuar a sus anchas. Con este cambio, y dando por bueno el borrador de estatutos al que se refiere la noticia antes citada, el grupo gobernante contaría con cuatro votos en una ejecutiva de siete personas, suficiente para poder disponer sin oposición sobre el funcionamiento de estos servicios y los aproximadamente 10 millones de euros de presupuesto de los tres departamentos fusionados (un 15 por ciento del total del Ayuntamiento aproximadamente), sin olvidar que las reuniones de los órganos gestores de los patronatos no son tan públicas como los Plenos. Quiere la casualidad (o no) que una de las áreas afectadas por este proceso de unificación (y posible ocultamiento) es Festejos, que ha estado este año en el punto de mira precisamente por cuestiones relacionadas con la contratación de los conciertos, que pasarían a depender directamente del nuevo ‘superpatronato’.

Estas son solamente algunas consideraciones a vuelapluma de un proceso complejo y técnico del que iremos conociendo novedades, seguramente apasionantes, en próximas fechas. Así que seguiremos informando (más bien opinando)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s