Del Periodismo a los fogones, historia de una reconversión

Juan Murillo, periodista-cocinero autor del artículo.

Juan Murillo, periodista-cocinero autor del artículo.

Por Juan Murillo*

Que el Periodismo da para comer, pero no para desayunar ni cenar, se lo oí decir a Ander Izagirre en una conferencia retransmitida en vídeo desde el Congreso de Periodismo Digital de Huesca. Por aquel entonces, más allá del chascarrillo, muchos compañeros sufrían ya las consecuencias de una crisis cuyos efectos no tardaron en alcanzar también a mi propia historia profesional. Y ahora, con casi 34 –un número mucho más feo que el 33, dónde va a parar-, aquí me hallo; haciendo valer eso de que mejor tarde que nunca para ver si la dicha es buena.

El aquí al que me refiero es junto a fogones y cacerolas en un restaurante, porque ahora se conoce que ya no soy periodista y trato de pasar por cocinero. Óscar Cuevas, que antes se dejaba leer con asiduidad por estos lares de El Hexágono de Guadalajara, me dijo un día –lo mismo ya ni se acuerda – que uno no deja de ser periodista mal que le pese. Todo lo más se puede aspirar a ser periodista-cocinero, como un personaje doble clase de un juego de rol cualquiera. Así que, aunque quiera creer que he tirado el violín por la borda del Titanic y he dejado al resto de la orquesta con las partituras al aire, no les miento si les cuento que me hace ilusión que me inviten a abrir en esta casa el curso de 2017, que es un año que así a priori no le ves la rima y lo puedes escribir como más relajado.

Bueno, el tema de este artículo es el de la reconversión profesional; la mía propia en carne viva y así en general también. Lo que pasa que me voy a veces por los cerros de Úbeda, que son unos cerros kilométricos, porque yo en Úbeda no he estado en la vida y mira. Total que un día, pensando en aquello del cenar y el desayunar que les decía al principio, concebí que estaría bien un giro profesional pelín radical, porque si uno se cambia de sitio se cambia como Dios está mandao. Y así, amigos, decidí que estaría bien probar a trabajar en el gremio de la hostelería, sección cocina.

No soy el primero en el mundo que se cambia de profesión, claro está. Ni el único que se decide por trabajar en una cocina, porque un bar es algo que todo español lleva dentro, como si fuese un órgano interno más, justo al ladito del hígado. Pero sí que mucha gente me ha reconocido que para reinventarse hay primero que atreverse, y a eso vengo yo, a decirles a ustedes que se atrevan, si quieren, y que sí, que de alguna manera se puede.

Un camino de rosas no es, también se lo digo. Pero con algo de planificación y de compromiso, mi experiencia es que iniciar una nueva carrera profesional cuando ya se supone que deberías estar en la cresta de la ola de una –o eso nos cuentan a veces- es gratificante y permite recuperar un poco la esperanza en uno mismo y en su capacidad de trabajo. Cada uno tiene sus circunstancias, claro, pero personalmente creo que el asunto, si quieres cambiar de carrera, está en aunar tres factores imprescindibles. Se los cuento, no vayan a decir que me los quedo para mí: interés, formación y voluntad.

Lo del interés lo digo porque no me gusta decir “pasión”, que es una palabra que los coaches y gurús han manoseado y devaluado hasta la naúsea. Sí, es verdad que para reconvertirte conviene buscar algo que te apasione –o que al menos te guste un poquejo, vaya-, pero ha de ir unido a un poco de investigación sobre la materia para ver si hay opciones de hacer de nuestra área predilecta una forma de ganarse la vida. En mi caso, sumé a mi interés por la cocina el hecho de que la hostelería ha resistido bastante bien la crisis económica en comparación con otros sectores laborales y hay trabajo disponible. Como también me gusta mucho viajar, imaginé las posibilidades de moverme de aquí para allá en cocinas de todo el mundo. Ojalá algún día Milán, mi ciudad favorita.

A esa motivación, en mi opinión, hay que sumarle el conocimiento. Sin formación no se va muy lejos en el mundo laboral y yo encontré en la Escuela de Hostelería de Guadalajara el aprendizaje necesario para al menos comprender el funcionamiento del sector y dar mis primeros pasos. Durante los dos últimos años he cursado un Grado Superior de Cocina que ya he terminado y que además de adquirir una base de conocimientos, me ha permitido conocer a gente interesante y hacer algunos amigos nuevos.

Por último está el tema de la voluntad, porque la verdad es que no es fácil asimilar un cambio de profesión tan repentino y tan radical. Hay que hacer acopio de toda tu fortaleza mental y apoyarte en quienes te rodean, te quieren y te soportan cuando te da el siroco del periodista-cocinero, que no sabes si el viento sopla del sudeste o del noreste, pero te enfadas con el mundo gratuitamente. En los momentos más duros, lo mejor es respirar hondo y recordarte a ti mismo por qué haces lo que haces y lo bien que te sentirás cuando lo consigas.

Juan Murillo habla de las claves para una reconversión profesional, por experiencia propia.

Juan Murillo habla de las claves para una reconversión profesional, por experiencia propia.

Así que, ahora que yo mismo ya sé que hay vida más allá de mi vocación primigenia, me alegro de decirle a aquellos que estén un poco perdidos que al final se encuentra uno, y que poniendo algo de interés y voluntad y buscando algo de formación hay oportunidades para empezar en una nueva actividad. Con todo, fíjense que lo del periodismo casi me ha quedado de hobby, pero lo mismo un día con un poco de interés y voluntad… convierto mi pasión en un empleo.

Feliz 2017 a todos.

*Juan Murillo nació en 1983 en Madrid, pero es guadalajareño de toda la vida. Como periodista ha pasado por medios de comunicación como la Agencia Efe, Digital +, Canal 7TV, Diagonal y Guadaqué, además de haber colaborado en otros medios de comunicación de Guadalajara. Ahora combina su actividad bloguera en Gualabi.com con una nueva carrera profesional como cocinero y continúa padeciendo una bulimia audiovisual pese a que siempre se queja de que no tiene tiempo de ver series. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s