Román sin rodillo

2017-01-05-roman

El Alcalde de Guadalajara flanqueado por sus concejales. // Foto: Ayto. Gu.

Por Álvaro Nuño.

“Más diálogo” es lo que reclamaba el alcalde de Guadalajara, Antonio Román, a los tres grupos de la oposición en el Ayuntamiento, en una comparecencia ante los medios de comunicación celebrada el primer día laborable del año. Consciente de que él y sus compañeros del equipo de Gobierno y del grupo popular suman un concejal menos que los tres grupos de la oposición unidos, el primer edil ofrecía una política constructiva y de “mano abierta”. ¿Quién no hace buenos propósitos de cara al año que acabamos de comenzar, para él y para los demás?

“Hemos pasado del rodillo de las mayorías absolutas a la tiranía de las minorías”, dijo Román en otro de los momentos de su comparecencia en el que se suponía que reflexionaba sobre la situación en Madrid, una coyuntura, sin embargo, que se reproduce en todos los ámbitos de poder que nos afectan este año, del europeo al local, pasando por el regional y provincial. ¿Estaba Román acusando a Mariano Rajoy de pasar ese “rodillo” en la pasada legislatura?, ¿la del rodillo era María Dolores de Cospedal en Castilla-La Mancha?, ¿o él mismo en el Ayuntamiento en el anterior mandato? Lo que, en su opinión, está claro es que el actual sistema democrático “da más valor al voto del que menos respaldo popular obtiene” y abogó por “modificaciones legislativas” que permitieran gobernar al más votado y evitar así “gobiernos en funciones o gobiernos que no son los más votados”. Por contra, el primer edil alcarreño es partidario de los “gobiernos fuertes”, eso sí, sin llegar al “rodillo”, gobiernos que, como el suyo, puedan seguir teniendo la sartén por el mango, independientemente de que si se unen todos los diputados o todos los concejales de la oposición -elegidos tan democráticamente como los del ejecutivo- y resultan ser la mitad más uno, puedan seguir haciendo de su capa un sayo, como se dice por estas tierras.

Al alcalde de Guadalajara parece no haberle sentado nada bien el estallido de la “burbuja absolutista” que ha sufrido durante este pasado 2016 el Partido Popular en todas y cada una de las elecciones a las que se ha presentado -exceptuando su feudo gallego- y la situación que arrastra en lo que llevamos de mandato en el Pleno del Ayuntamiento, donde, como poco, necesita siempre de la ayuda del minoritario grupo de Ciudadanos para sacar sus proyectos adelante. “Eficacia” frente a “participación”, “orden” frente a “representación”, “ejecutivo” frente a “legislativo”: este es un discurso ya muy manido y siempre sacado a relucir por aquellos que han detentado el poder y que sólo se plantean cambiar las reglas del juego cuando ven que pueden perder.

En nuestra ciudad, esta pelea se plantea al menos mensualmente en el Pleno del Ayuntamiento. Hasta ahora, el Partido Popular salía con el encuentro ya ganado: sus propuestas se apoyaban en sus mayorías absolutas -ganadas tan democráticamente en las urnas como perdidas-. Pero, de un año y medio a esta parte, el Alcalde y su equipo de Gobierno reciben acuerdos aprobados por la mayoría democrática del Pleno que parece que les cuesta cumplir. Así lo ha reconocido el propio alcalde en su alocución poniéndose como propósito de año nuevo “tratar de cumplir, en su totalidad o en parte, las iniciativas de control de gobierno planteadas al Pleno”, mociones o aspectos de las mismas que no se han podido cumplir por cuestiones de legalidad, viabilidad económica, oposición vecinal o sobrecarga de trabajo de los funcionarios, razones o excusas que enumeró para no cumplir con su obligación como primer edil, que es la de llevarlas a cabo.

Román destacó también el “respaldo mayoritario” obtenido casi siempre a sus propuestas en los plenos del Ayuntamiento por parte de PSOE, Ahora Guadalajara y Ciudadanos. “Todos, menos uno”, el de su intento de volver a ejercer como alcalde con retribución pero no a jornada completa sino manteniendo marginalmente el desempeño de su profesión sanitaria. “La unión de los otros tres grupos políticos impidieron esa posibilidad”, aceptó y, por consiguiente, “el alcalde de Guadalajara sigue sin cobrar”, lo que, en su opinión, “no tiene trascendencia para la gestión municipal”. La mayoría del Pleno o esa “tiranía de las minorías” no parece pensar lo mismo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s