El impacto (local) del cambio climático

blog-13

La emisión de gases de efecto invernadero son la principal causa del calentamiento global.

Por Julio Martínez

Parece que algunas cosas están evolucionando de forma positiva. Aunque sea lentamente. Incluso, el PP de Guadalajara ha asumido algunos valores que, hasta hace poco, no tenía en cuenta. Pero la realidad llama a la puerta de todos. También a la de la formación conservadora. El daño que está sufriendo el medio ambiente es un ejemplo de ello. Ya estamos notando las consecuencias del calentamiento global. Sequías más severas, veranos extremos o inviernos muy suaves son algunas muestras de esta situación. Unas circunstancias que, también, sufrimos de forma clara en la ciudad y en la provincia. No hay duda de ello.

Ante esta coyuntura, el Ayuntamiento guadalajareño se ha puesto las pilas. Hace unos días daba el primer paso en la elaboración de una Estrategia Local para intentar remediar el cambio climático. El alcalde, Antonio Román, presentaba un diagnóstico medioambiental de la capital, en el que se incluía una huella de carbono en Guadalajara, que cuantifica la producción de gases de efecto invernadero en la localidad. Son unos datos iniciales para poder tomar decisiones encaminadas a reducir las iniciativas lesivas con el entorno.

Así, “podremos definir actuaciones y políticas para mitigar el efecto de las emisiones”, señalaba el alcalde, Antonio Román. “El cambio climático requiere de la adopción de medidas a nivel global y también local. Es lo que pretendemos en Guadalajara. Por eso, para la elaboración de esa Estrategia Local, queremos contar con todos los grupos políticos, dado que las disposiciones que incluya trascenderán a más de un mandato”, complementaba el primer edil.

Entre las informaciones arrojadas por el mencionado diagnóstico se encuentran, por ejemplo, que las emisiones generadas por la depuración, traslado y consumo de agua potable ascienden a 2.336,4 toneladas de CO2. Por ello, el munícipe recordaba que ya se están tomando resoluciones que propicien la eficacia y el ahorro en dicho ámbito. Pero, también, para evitar el derroche existente en el alumbrado público. La producción de luz emite gran cantidad de gases de efecto invernadero, pero gracias a la instalación de la tecnología LED y de un telesistema de control de la luminosidad, en las calles de Guadalajara se conseguirá un ahorro del 68,78%. Determinación que, asimismo, se verá reflejada en la factura que paga el Consistorio por este concepto. Ser ecológico, al final, sale barato.

Además, el equipo de Gobierno también quiere implantar un nuevo sistema de calefacción de biomasa por distrito, que será más eficiente y menos contaminante. Y, al mismo tiempo, el alcalde recordaba que el 74% de los vehículos de limpieza viaria y recogida de residuos emplean energías alternativas. Una situación que, según fuentes municipales, ha supuesto una minoración de las emisiones y del consumo del agua. Desde el Consistorio también mencionaban que gran parte de los autobuses funcionan con gas natural comprimido, por lo que son más sostenibles.

Precisamente, uno de los puntos clave en este ámbito es el Plan de Movilidad. Román señalaba que la mayor fuente generadora de gases de efecto invernadero son los vehículos privados. Anualmente, lanzan 85.000 toneladas de CO2 a la atmósfera. Una barbaridad. Según el regidor, para 2021 quieren reducir en un 10,23% esta cifra. Y lo pretenden hacer mediante el fomento del transporte público y a través de bonificaciones a aquellos automóviles menos contaminantes. Dos medidas que son muy positivas.

Sin embargo, estas ideas no fueron concretizadas por el munícipe. ¿Cómo se van a desarrollar estas deducciones? ¿Qué criterios se piensan aplicar? ¿Cristóbal Montoro envainará su neoliberal espada y dejará a Román tomar medidas que puedan dañar el sacrosanto equilibrio presupuestario? Si el alcalde ha hecho este anuncio es porque ya ha planteado ideas y conversaciones en este sentido…  Esperemos que sea así. De lo contrario, tendría que haber sido más prudente.

Pero, sobre todo, si el Ayuntamiento quiere una movilidad más sostenible, debe apostar por el transporte público. Algo que no se consigue con líneas interminables de bus, en las que tiene más importancia el kilómetro realizado que el grado de utilización por parte del usuario. De esta forma, si un vecino vive en Los Valles y quiere bajar hasta la estación de autobuses tomando la línea circular, ha de pasar primero por el bulevard Clara Campoamor para, seguidamente, recorrer Aguas Vivas y llegar finalmente hasta el destino. En definitiva, entre las esperas, el tráfico y el paseo turístico, se tarda casi igual que si se bajase andando. ¿Cómo se va a fomentar así otro tipo de movilidad? Al final, si se tiene prisa, se acaba cogiendo el coche.

Por tanto, si se desea fomentar el transporte público –y, por ende, mitigar el cambio climático– se ha de apostar por todas las ideas que mencionó el alcalde. Es obvio. Pero también se deben impulsar unos autobuses más directos, con mayor frecuencia y más rápidos. Y si para ello hay que volver a negociar con la empresa, que se haga.

Además, en esta movilidad sostenible hay que conceder mayor importancia al peatón. El ciudadano debe ir ganando terreno al coche. Durante las navidades se ha cortado al tráfico el primer tramo de la calle Miguel Fluiters, obteniéndose unos resultados muy positivos. Por tanto, hay que seguir peatonalizando el centro. En gran parte de las ciudades españolas y europeas se están tomando medidas en este sentido. Sólo hay que ver los buenos rendimientos obtenidos en la Gran Vía madrileña. Tal es así que Manuela Carmena ha propuesto cortar definitivamente esta arteria a los coches, previa consulta ciudadana sobre la mejor modalidad para hacerlo. ¿Qué votará Esperanza Aguirre? Es un misterio.

Por tanto, y aunque el cambio climático es un tema complejo en el que intervienen muchos factores, se deben atacar sus causas. A nivel local, la movilidad es uno de los principales problemas. Por ello, al Ayuntamiento de Guadalajara debe seguir poniendo cortapisas al vehículo privado y fomentar el transporte público. Aunque esto suponga volver a cambiar las líneas de autobús. Y peatonalizar gran parte del centro. Medidas que hasta el primo de Rajoy aceptaría de buen grado.

Anuncios

Un pensamiento en “El impacto (local) del cambio climático

  1. La clave es devolver la ciudad a la gente y hacer que sea un entorno más sano, en el que los coches no inunden absolutamente todo, con calles peatonales y parques, fomento del transporte público y mayor uso de la bicicleta. Pd: y menos comida basura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s