Descubrir Guadalajara

2017-01-20-siguenza

La catedral de Sigüenza, uno de los monumentos más visitados de la provincia // Foto: turismoensiguenza.com

Por Álvaro Nuño.

Ayer se celebraba el Día de Guadalajara en el expositor que Castilla-La Mancha ha instalado en la Feria Internacional de Turismo (Fitur), que se celebra desde el miércoles y hasta el domingo en el Ifema de Madrid. Es esta una nueva oportunidad para sacar a relucir los muchos encantos que posee nuestra provincia, la eterna joya por explotar. Dicen los expertos que tenemos de todo: cultura, folclore, naturaleza, gastronomía y, además, todo a dos pasos de Madrid -como decía un acertado mensaje publicitario-, el gran mercado de millones de personas deseando de abandonar el asfalto, el ruido y el aire contaminado de la gran urbe y cambiarlo, al menos un fin de semana de vez en cuando, por paz, sosiego, trinar de pájaros, olor a campo, buen comer y cultura en muchos casos desconocida. Por eso hay que aprovechar todas las oportunidades como esta para dar a conocer a esa gran desconocida.

La Ruta de la Tapa Viaje a la Alcarria -que tendrá lugar todos los fines de semana de febrero con participación de 74 establecimientos de 13 localidades diferentes- y el geoparque de Molina de Aragón fueron ayer los dos reclamos que la Diputación de Guadalajara -verdadera impulsora de la promoción turística de nuestra provincia- presentó ante los medios de comunicación y los profesionales del sector que buscan lugares para enseñar a un público potencial que se cuenta por millones de personas. La comarca de la miel disfruta de un renovado impulso tras un año de celebración del centenario del nacimiento del autor del Viaje a La Alcarria, Camilo José Cela, que escribió el primer libro de viajes moderno de nuestra literatura, descubriendo “un país al que a la gente no le da la gana de ir”. Diputación quiere mantener este impulso y que la ruta no dure sólo un año sino que se extienda en el tiempo, al igual que -salvando las distancias- el Camino de Santiago no se hace solo en los años santos compostelanos.

Y hablando de centenarios de escritores relacionados con nuestra provincia, este 2017 conmemoraremos el de José Luis Sampedro, autor de “El río que nos lleva”, magnífico retrato del paisaje y del paisanaje de una de las maravillas que esconde Guadalajara, como es el Alto Tajo. Quien no haya surcado las orillas de ese primer Tajo, tan agreste como espectacular, se está perdiendo uno de los mejores destinos de turismo de naturaleza -sostenible lo llaman ahora-. Rememorar la historia de los gancheros que bajaban por él los troncos hasta Aranjuez es una ocasión perfecto para conocerlo, y si se puede hacer desde dentro -el que suscribe ha tenido la suerte de bajarlo en piragua-, mucho mejor. He aquí un reclamo también muy en boga, el del turismo deportivo y de aventura, que nuestra provincia en general y el Alto Tajo en particular pueden acoger y que, además, conlleva un visitante con un nivel adquisitivo medio-alto, con capacidad para comer en buenos restaurantes y pernoctar en hoteles y casas rurales pensando más en los planes y los paisajes que la tierra les proporciona, que en la billetera.

Brihuega y su Festival de la Lavanda; la medieval Hita y la 57 edición de su Festival Medieval -pionero en estas lides-; Pastrana, presentando el 350 aniversario de la donación de los Tapices y su Festival Ducal; y Atienza, recordándonos su Caballada y las Jornadas Gastronómicas; fueron las localidades que acompañaron a la majestuosa Sigüenza, el segundo destino turístico de toda Castilla-La Mancha tras la imperial Toledo y que este año exhibe como “razones para encontrarla”, el año Cisneros. Muy alto se ha puesto el listón la ciudad del Doncel, cuya Oficina de Turismo registró en 2016 110.000 visitantes, atraídos por sus muchos encantos y por la muestra Atempora, que el martes 24 recibirá un merecido premio como el acontecimiento cultural de año concedido por la Asociación de la Prensa de Guadalajara. No sólo hay que destacar de la exposición su calidad, su planteamiento universal, uniendo a dos figuras de las letras como Cervantes y Shakespeare, o si guiño local con la bandera arrebatada al Capitán Drake como excusa para alojarla en su magnífica catedral. La coordinación entre organismos como la Junta de Comunidades, el Obispado y el Ayuntamiento seguntino son dignos de elogio y muestra de que la unión hace la fuerza.

Entre junio y octubre, periodo durante el que permaneció la exposición abierta al público, la ciudad experimentó un aumento del 18,5 por ciento en las pernoctaciones registradas en sus establecimientos hoteleros, unas cifras positivas que se repiten en toda la provincia, que entre enero y noviembre ha registrado 268.981 viajeros y 426.887 pernoctaciones, lo que supone un aumento de un 16 por ciento en viajeros respecto a 2015, y del 13,8% de estancias en establecimientos hosteleros, según las cifras oficiales facilitadas por la Junta de Comunidades. A estas, el presidente de la Diputación añadía las de visitantes del castillo de Torija, donde se encuentra el Centro de Interpretación Turística de Guadalajara, en el que las visitas han experimentado un incremento del 21,04%, lo que se traduce en un total de 15.572 personas frente a las 12.865 que lo vieron en 2015.

Sin embargo, tras estas grandes cifras, se me queda un sabor amargo al escuchar las tajantes declaraciones de un profesional del sector, realizadas también ayer mismo en una tertulia de la emisora Radio Arrebato: “La gente viene a Guadalajara porque es la última provincia que le queda por conocer”. Respondía así de contundente un miembro de la Asociación de Guías Profesionales, Manuel Granado, que vive de esto del turismo y trabaja en la calle todos los días a la pregunta de por qué la gente viene a visitar nuestra provincia, por lo que se le presupone un conocimiento cercano de la situación. Granado echa en falta un lema que haya calado entre la población como el “Teruel existe” y campañas como la llevada a cabo con Atempora el año pasado, con cartelería y publicidad en las estaciones de Metro de Madrid. Por contra, piensa que la provincia y la ciudad sorprenden positivamente al perdido visitante, que no solo se queda con ganas de más sino que se convierte en el mejor embajador de la provincia, atrayendo nuevos turistas. Es decir que el tú a tú funciona como sistema de promoción, tenemos potencial para atraer a visitantes y que debemos incidir en el mercado más cercano y numeroso, Madrid.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s