Parque Natural de la Sierra Norte: la gran oportunidad

pico-lobo-techo-de-clm-con-2273-mok

Parque Natural de la Sierra Norte de Guadalajara // Revista de Medio Ambiente de Castilla La Mancha.

Por José Carlos Moratilla*

Alguien dijo alguna vez que la perseverancia marca la diferencia entre el fracaso y el éxito. Será la perseverancia la que consiga que una tierra conservada por sí misma a lo largo de los siglos suponga una oportunidad para mejorar la calidad de vida de sus habitantes y conseguir el crecimiento. Hablamos de una inigualable zona del noroeste de la provincia de Guadalajara, que el 10 de marzo de 2011 fue declarada Parque Natural por el Parlamento de Castilla–La Mancha, a iniciativa del Gobierno autonómico. Un reconocimiento que se extendió a lo largo de 117.155 hectáreas de 36 términos municipales diferentes. Con un clima mediterráneo de montaña, la Sierra Norte de Guadalajara forma parte del macizo de Ayllón. Cuenta, además, con una impresionante riqueza y diversidad geomorfológica, florística y faunística. Una variedad que es mejor contemplar y disfrutar in situ que describir en este breve artículo.

La declaración de Parque Natural lleva implícito el establecimiento de un marco normativo que se centra en la “conservación de los recursos naturales, así como también de sus valores ecológicos, geológicos, estéticos, educativos y científicos, de forma compatible con el desarrollo sostenible de los municipios de la zona”. De esta forma se contribuye al desarrollo sostenible de los municipios que forman parte del Parque. Y es precisamente en este aspecto en el que quiero incidir. La zona cuenta con una media de densidad de población de cuatro habitantes por kilómetro cuadrado y una estructura territorial caracterizada por el predominio de los pequeños municipios rurales –en cuyos genes se han instalado problemas estructurales como el despoblamiento, el envejecimiento, la debilidad de las actividades económicas o la falta de oportunidades laborales–. Unas circunstancias que, en muchos casos, provocan dificultades para poner en valor los recursos locales o adaptarse a los nuevos retos y demandas de una sociedad en vertiginoso cambio.

El Parque Natural debe de convertirse, en consecuencia, en el recurso endógeno que provoque el resurgimiento socioeconómico de la comarca y que, unido a un conjunto de medidas de apoyo, atraigan población. Unas iniciativas que deben ir desde la promoción de las telecomunicaciones, al fomento de inversiones productivas compatibles o a la sostenibilidad del territorio en asuntos como la agroalimentación, el turismo, la economía verde, la economía social, o el desarrollo de infraestructuras ambientales. Todo ello para valorizar y cuidar de recursos como el agua, la biomasa o las energías renovables. Estos son aspectos que, sin duda, se pueden implementar y desarrollar en compatibilidad con los usos conservacionistas que la Ley prevé para La Sierra Norte.

Una de las líneas estratégicas a implementar y desarrollar –desde mi punto de vista– hace referencia al cuidado del medio ambiente como un posible activo para el desarrollo de la zona. En este sentido, sería necesario aplicar acciones públicas y privadas para mejorar la conservación de las áreas protegidas, así como una gestión eficiente de los recursos forestales, o el tratamiento de los residuos forestales –mediante el aprovechamiento de los restos procedentes de la limpieza de bosques y la poda de explotaciones agrarias– para generar energía limpia. Fomentar el consumo de biomasa en las pequeñas y medianas empresas y en centros dependientes de la administración, como en Hospitales, podría generar la puesta en marcha de fábricas de pellets en la zona. Todas ellas son actividades económicas que, siendo compatibles con la conservación, aportan otros valores añadidos y expectativas de presente y de futuro. Acciones concretas que requieren de la promoción, del apoyo y de la incentivación, con el fin de que la iniciativa privada apueste por invertir en la zona. Una tarea en la que deben participar –de forma continua y coordinada– todos los agentes sociales y administrativos con capacidad de decisión sobre la Sierra Norte.

jose_carlos_moratilla_guadanews*José Carlos Moratilla  es el máximo responsable del Parque Natural de la Sierra Norte desde marzo de 2016. Además, fue presidente de la Diputación de Guadalajara entre 2003 y 2007, y delegado de Bienestar Social de la Junta de Comunidades en Guadalajara de 2000 a 2003. Es licenciado en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid, donde también ha realizado estudios de posgrado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s