El tren de la bruja, salida desde Guadalajara

La Diputación elevará una queja al Gobierno central para que mejore la línea C2. //Foto: Miguel Bustos

La Diputación elevará una queja al Gobierno central para que mejore la línea C2. //Foto: Miguel Bustos

Por Patricia Biosca

El tren con destino Chamartín estacionado en la vía dos tiene prevista su salida a las siete horas vientidos minutos”. Quien haya utilizado el tren desde Guadalajara como transporte al trabajo o a la Universidad conoce de sobra este anuncio matutino que se pega casi tanto como la canción de Mercadona. Una cantinela que, aunque debería ser informativa y puntual como las agujas del reloj de la Puerta del Sol, se torna en el caos y la incertidumbre más pura cuando no aparece en esos días inciertos en los que en la Comunidad de Madrid es fiesta pero en Castilla-La Mancha no (y viceversa). O ese momento en el que el familiar tren que suele transportarte de manera más o menos puntual a tu lugar de destino matutino y que siempre espera paciente a tu llegada (incluso con la calefacción puesta, ofreciendo una alternativa apetecible en esos días en los que arrecia el frío), no se encuentra en su sitio de siempre y nadie dice a qué se debe. Miradas inquisitivas entre desconocidos que comparten tren y caras de nerviosismo hasta que alguien se atreve a preguntar en voz alta: “¿Sabe algo del tren que va a Nuevos Ministerios?”.

Hace algunos años que no cojo este medio de transporte para ir a mi lugar de trabajo, pero me cuentan los amigos que aún lo hacen que sigue ocurriendo lo mismo. Y la inquietud aumenta cada vez más con el recorte de trenes y el incremento de tiempo entre uno y otro. No hablemos de la actualización de horarios, donde, según donde mires (incluidas páginas oficiales), aparecen tablas diferentes, y decir la palabra “huelga” es como alentar al espíritu del propio dios del caos. Mención aparte merecen los cambios en vacaciones (Navidades, Semana Santa o ese periodo incierto en verano. ¿Qué es verano para Renfe? ¿Alguien lo sabe?), que depende del año tienen una fecha u otra, y no me refiero a que el Miércoles de Ceniza caiga en febrero o marzo. “Pequeñas” circunstancias que hacen del uso de la línea C2 de Cercanías un placer comparable a comprar un jamón salado o un melón limonero en el propio Mercadona: te arriesgas a que te salga malo porque no tienes dinero para comprarte un Cinco Jotas o ir a la frutería que abastece a la Casa Real (ni para ir en coche con chófer, por supuesto).

De vez en cuando, igual que con los horarios inciertos de Renfe, algún grupo político, normalmente en la oposición, se acuerda de las miles de personas que utilizan este transporte público entre Guadalajara y la Comunidad de Madrid. Es una reclamación a no se sabe muy bien quién (¿el presidente del Gobierno? ¿Renfe? ¿Fomento? ¿Los reyes magos?), que siempre se publicita con gran vehemencia por parte de los políticos, pero que siempre queda en el aire, porque nunca se escucha (pero, ¡oye, qué bien queda en los programas políticos y a debate en entornos que poco pueden hacer al respecto!).

El último lugar en el que se ha vuelto a recoger este problema ha sido en la Diputación. El Grupo Socialista conseguía el apoyo unánime del pleno para instar al Gobierno de Mariano Rajoy (ni más ni menos. Podían haber aprovechado este fin de semana desde el PP y pedírselo también a María Dolores de Cospedal desde el Parador de Toledo para mejorar la efectividad de la petición) para que “mejore el servicio de Cercanías, que está sufriendo un alarmante deterioro en los últimos años”. Puede que les haya servido la plantilla de las quejas que Ahora Guadalajara elevó hace unos meses, o que el Ayuntamiento de Azuqueca de Henares lleva años planteando. La unanimidad ha sido la única nota original de este cántico que pide el aumento de las frecuencias de los trenes, de su capacidad de viajeros, mejora de la accesibilidad de las estaciones, así como ampliar el número de Civis (tengo un primo que tiene un amigo que tiene un conocido que dice que un día vio pasar uno de estos trenes a las 8 de la mañana), renovar los vagones y mantener en vacaciones (ese periodo incierto que cada vez estoy más segura que coincide con el periodo de asueto del propio maquinista) el mismo horario que el resto del año.

La línea C2 lleva años sufriendo recortes de trenes. // Foto: Miracorredor.com

La línea C2 lleva años sufriendo recortes de trenes. // Foto: Miracorredor.com

La línea C2 es un medio de transporte fundamental para miles de vecinos de la capital y de numerosos municipios del Corredor del Henares, que la utilizan a diario para desplazarse hasta la comunidad vecina por motivos laborales, estudios, ocio o salud.  Sin embargo, su funcionamiento es peor cada día, con retrasos continuos a lo largo de toda la jornada. También son constantes las averías causadas por la falta de mantenimiento de la maquinaria y las instalaciones, e incluso se anulan trenes ya anunciados debido a la falta de personal”. Así convencía el PSOE a todos los diputados para que votaran a favor de una queja que se lleva años repitiendo como un deja vú macabro, como el Día de la Marmota sin fin del que Bill Murray no consigue salir (aquí tenemos a Pablo Bellido, exalcalde de Azuqueca y secretario General del PSOE de Guadalajara, que es quien más ha puesto el grito en el cielo con este tema). Esto sin meternos en el debate sobre el AVE desde Yebes y las posibilidades que se nos vendieron en su momento a los guadalajareños al tener una parada a decenas de kilómetros de la estación de la capital.

A lo mejor me equivoco, y esta proposición llega a oídos de quien corresponde y mejoran un servicio para los ciudadanos de Guadalajara (y los de Madrid que trabajan o estudian en la provincia, que se utiliza en ambos sentidos) que merece una calidad igual que la que presta Renfe Cercanías en el resto de sus recorridos. Lo mismo si hacemos una verdadera declaración de amor (como la queja, no sé muy bien a quién, esa es la verdad… porque la amante ferroviaria siempre ha sido esquiva) se rompe el ciclo de lamentos que no son escuchados, como en la película. Lo mismo la plataforma de ayuntamientos afectados que planea crear el PSOE va por esa línea. Por probar, que no quede, porque se ve que, para hacerlo rentable o que reparen en la provincia, habrá que poner en plantilla a enmascarados con escoba. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s