Los 5 aBsueltos

2017-03-03-5-buero-ser

Concentración en apoyo a los 5 del Buero en las puertas de los juzgados // Foto: Cadena SER

Por Álvaro Nuño.

Finalmente se ha hecho justicia y los llamados “5 del Buero” han salido completamente absueltos de las acusaciones que pesaban sobre ellos. La sentencia que firma el magistrado del Juzgado de lo Penal nº 1 de Guadalajara, José Luis Cobio López, exculpa por completo a los acusados y entiende, además, que se “produjo indefensión durante la instrucción de todo el proceso”. Ninguno de los cinco -recordemos, cuatro profesores y un miembro del movimiento 15-M- cometieron ningún delito de desórdenes públicos, ni de resistencia grave, ni de desobediencia a los agentes de la autoridad, aquella noche del 7 de septiembre de 2011, en la que formaron parte de una numerosa protesta que obligó a suspender un acto meramente festivo, como era el pregón literario de las fiestas, tal y como ya dijo la propia Fiscalía, y por los que se les pedía cuatro años de prisión. El esperpento parece haber terminado con una sentencia dura contra el titular del Juzgado Nº 3 de Guadalajara, que mantuvo la causa durante estos años, sin pruebas ni testimonios concluyentes de ningún tipo.

Entiende el juez en la sentencia que se ha vulnerado de “forma plena el principio acusatorio causando evidente indefensión a la parte acusada por encontrarnos frente a una calificación de los hechos (../..) absolutamente vaga, inconcreta e imprecisa, haciendo casi inviable una defensa con ciertas garantías de los acusados, fundamentalmente en relación al delito de desórdenes públicos imputado en el mismo”. Es decir, que la acusación no tenía ni pies ni cabeza y no estaba argumentada. Así también lo vio la Fiscalía en su momento, pidiendo el sobreseimiento y su reconversión en un juicio de faltas. Aún con todo y con eso, el instructor de la causa elevó el auto de apertura de juicio oral en julio de 2015, de manera “sorpresiva” dice la propia sentencia ahora, imputando un delito de desórdenes públicos que pedía la acusación particular -no personada hasta noviembre de 2012, más de un año después de lo sucedido-, pero “en cuya descripción no se hace alusión alguna a ningún hecho que pudiera determinar la calificación, que finalmente se hace”.

La verdad es que la sentencia del magistrado titular del Juzgado de lo Penal nº1 de Guadalajara no tiene desperdicio de principio a fin y, además de exculpar a los acusados por una ausencia absoluta de pruebas, reprende severamente a su colega del Juzgado nº3 por mantener una causa que, a todas luces, se veía desproporcionada y sin base, como ya argumentó el propio fiscal. Pero el juez siguió adelante apoyado únicamente en las acusaciones particulares de cuatro policías locales que ni siquiera reconocieron a los acusados como autores materiales de unos hechos que no se han podido probar. Que se entró armando jaleo al Buero Vallejo es evidente, que la ruidosa protesta por los duros recortes que el Gobierno de Cospedal infringió a la educación pública en Castilla-La Mancha obligó a suspender el ya famoso pregón, también -por cierto, un “acto público al que tenían perfecto derecho a acudir” reza el magistrado, dudando incluso de que se impidiera a los manifestantes el acceso al recinto-; pero de ahí a pedir a cinco de sus “cabecillas” elegidos al azar cuatro años de prisión y 1.200 euros de multa era una sinrazón que clamaba al cielo. No niega el señor juez que “hicieran más ruido de lo debido golpeando con fuerza el suelo del teatro con los pies, ni que irrumpiera a destiempo el acto del pregón, pero esta conducta jamás puede integrar delito alguno de nuestro Código Penal”, algo que podíamos deducir los no letrados en esta materia, pero que ahora figura ya en una sentencia judicial. Tras visionar una de las grabaciones presentadas por la acusación, el juez dice que “no prueba sino un gran tumulto consecuencia de la intención de los presentes en el teatro de acceder a la parte del anfiteatro o al patio de butacas, sin agresión intencionada alguna de nadie contra nadie”, un argumento básico de los 5 del Buero, que siempre han defendido que el acto fue completamente pacífico.

2017-03-03-5buero-juicio-450x253

Los 5 acusados, durante el juicio // Foto: GuadalajaraDiario

Los acusados siempre han dicho que este juicio era político y que detrás de él estaba el Partido Popular, la formación que afiló las tijeras y se puso a rapar servicios públicos hasta dejarnos pelados. Una cosa si se consiguió, según los propios acusados, que la protesta amainara por miedo. Esta dura acusación y la posterior aprobación por parte del Gobierno de Mariano Rajoy de la todavía vigente “Ley Mordaza”, hizo que los sindicatos y las plataformas se pensaran dos veces llevar sus protestas a la calle, por miedo a terminar ante un juez que intentará aplicar la ley de Policía y Buen Gobierno como en la época de los grises.

Y otra de las consecuencias que ha tenido este largo proceso ha sido la congoja y el miedo con el que ha vivido estos últimos cinco años estos cinco ciudadanos en su ámbito personal, profesional y familiar. Ellos eran conscientes de su inocencia, así lo defendieron desde el primer día, sus familias, compañeros y conocidos también -a los que han agradecido sus “continuas muestras de solidaridad y afecto” en un comunicado difundido tras conocer la sentencia- , pero han tenido durante estos agobiantes cinco años la espada de la justicia sobre sus cabezas, sin dejar de pensar que podrían despedirse de sus alumnos y cambiar las aulas por las celdas y las pizarras por los barrotes. Afortunadamente no ha sido así.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s