Eso que algunos llaman educación

Por Celia Luengo

Ocurre que en un momento determinado de la vida, a algunas personas se nos enciende un interruptor, se llama maternidad (o paternidad) y lleva aparejadas muchas responsabilidades, entre ellas la preocupación por nuestros hijos.

Aún recuerdo a mi madre, allá por los años 80, advirtiéndome de lo mal que estaba la vida y del cuidado que había que tener con algunas cosas, el Sida y los embarazos no deseados eran la mayor preocupación de los padres y yo era una jovencita de apenas 18 años. Hoy,  más de 30 años después, me veo absolutamente reflejada en la imagen de mi madre y veo en mi hijo el peligro que entonces no quise o no pude ver.

Creo, efectivamente, que la vida ha empeorado, que nuestros jóvenes se exponen a muchos más peligros de los que sufrimos nosotros y que algo falla en nuestra sociedad cuando existen tantos ejemplos de abusos entre los jóvenes, situaciones de acoso escolar, violencia machista y fracaso escolar. Y ahí es donde yo quería ir a parar, a las aulas.

España es líder de la Unión Europea en fracaso escolar, duplicando la media comunitaria. Un 20% de jóvenes de entre 18 y 24 años abandonan prematuramente el sistema educativo sin haber terminado la ESO. Es un dato más que preocupante.

España tiene la mayor tasa de abandono escolar de los 28 países miembros de la Unión Europea.

Nuestro país nunca podrá avanzar si no encontramos las causas de esta alta tasa de abandono escolar, base fundamental para poder afrontar el problema y adoptar soluciones.

Quizás, seguramente, el problema de raíz está en las familias que no sabemos transmitir a nuestros hijos esos valores de respeto que nuestros padres nos transmitieron a nosotros. Y en este marco llegan muchos escolares a un sistema educativo que, lejos de integrar, cada día genera más injusticias, más segregación y, por tanto, más desmotivación y más dudas.

Uno de los motivos del mal funcionamiento del sistema educativo ha venido de la mano de los recortes. La falta de personal docente y especialmente de profesores con la formación lingüística suficiente hace que la educación plurilingüe en los centros escolares públicos sea muy deficiente. A ello se unen las bajas de los profesores que con frecuencia no se cubren o se hace con personal que no reúne la cualificación necesaria para impartir esa materia.

La UNESCO, en su informe “Educación para todos”, sitúa a España en el puesto 26 de la UE en desarrollo educativo, algo que atribuye a la disminución de la exigencia a los alumnos que pueden, por ejemplo, pasar de curso con varias asignaturas pendientes. O a la falta de tiempo durante el período escolar para impartir toda la materia lo que obliga a los profesores a pasar de puntillas sobre algunos temas o incluso a dejarlos sin impartir.

Pero si algo realmente y de manera palpable ha perjudicado a nuestro sistema educativo ha sido la falta de responsabilidad de nuestros políticos que han modificado una y otra vez las leyes educativas de nuestro país sin tener en cuenta los problemas de adaptación que eso podría generar a alumnos, padres, profesores y en general a todos aquellos involucrados en la educación de nuestros hijos.

Muchos años han pasado desde la Ley General de Educación del año 70, la de la EGB, BUP y COU, una ley trascendental que modernizó y ajustó el sistema educativo a las necesidades de aquella época. Y aunque incluso aquellos que fuimos a EGB podamos aceptar que se hicieran algunas modificaciones a esta norma para ir adaptándola a la realidad de cada momento, lo que nadie puede entender es todo lo que vino después: cuatro nuevas leyes en menos de 25 años, todas ellas con cambios radicales en la forma de enseñar, la LOGSE en 1990, la LOCE en 2002, la LOE en 2006 y para fin de fiesta, en 2013 llegó la más polémica y la peor para nuestro país, la LOMCE, más conocida como “Ley Wert”.

Esta ley ha condenado asignaturas tan importantes como la filosofía, vital para el desarrollo intelectual de nuestros hijos, a un segundo plano, ha determinado que sea el Gobierno el que establezca las asignaturas troncales mientras que las CCAA se encargan del contenido de las asignaturas específicas y de libre configuración lo que genera auténticas diferencias de contenido dependiendo de donde se cursen los estudios. Esta ley da a la religión plena validez académica en un estado que se llama laico y elimina la enseñanza de Educación para la Ciudadanía que tanta falta hace en un mundo cada día con menos valores.

La oposición a la LOMCE, conocida como Ley Wert, ha sido total entre todos los colectivos implicados en el sector educativo

Esta ley amplía las competencias de los directores de los centros frente a los consejos escolares, establece pruebas para obtener el graduado en ESO y Bachiller, elimina el compromiso del Estado de garantizar plazas en centros públicos en todas las etapas de la enseñanza gratuita, permite conciertos con colegios que separan por sexo, obliga a utilizar el castellano como lengua principal en una proporción razonable. Esta ley segrega a los alumnos según su nivel y capacidad de aprendizaje.

La contestación de esta ley por parte de todos los sectores educativos ha hecho que una parte de ella afortunadamente no se llegue a aplicar. Pero el mundo de la educación y especialmente los escolares de nuestro país, siguen esperando (y mereciendo) que alguien les aclare por dónde va a ir su futuro, cómo va a ser su educación, qué pueden esperar de un sistema que cada día les ofrece menos formación y mayores dudas. Es nuestra obligación darles una respuesta y para ello es fundamental un pacto educativo de todos los partidos políticos y sectores implicados en el sector. Tomemos nota.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s